El Foco

Pymes y grandes empresas

Saber el porqué de las cosas es esencial. Oímos que, en España, la pyme es importante para la economía. Nuestro objetivo es averiguar por qué y ser capaces de cuantificarlo. El INE es una fuente de información imprescindible, para lograrlo. Según el Directorio Central de Empresas (DIRCE), en España hay 3.195.210 empresas. Ese es el universo. La primera pregunta es obvia: ¿Cuántas de esas empresas son pyme? Para el INE, un total de 3.191.416 son pyme o, lo que es lo mismo, todas aquellas que tienen entre 0 y 249 asalariados. Ese dato, en términos relativos, es revelador: las pyme son el 99,88% del total de empresas existentes en España, lo que constituye un motivo de mucho peso para considerar que la pyme es muy relevante para nuestra economía.

No quiero decir, con esto, que la gran empresa no sea importante para la marcha económica del país. En absoluto y, más bien, al contrario. Con los criterios del INE, en España hay 3.794 grandes empresas (el 0,2% del total): marcan tendencias, representan a España en el exterior y son causa de revitalización de las pyme. En nuestros estudios de investigación de mercado basados en encuesta cuantitativa, para obtener índices de confianza empresarial, con periodicidad trimestral, las pyme dicen que hay grandes empresas que les ayudan, desde diversos sectores: Telefónica, en Telecomunicaciones; CaixaBank, en Banca; El Corte Inglés, en Distribución; Abertis, en Gestión de Infraestructuras; SAGE, en Tecnologías de la Información, etc. El listado de grandes empresas, que las pymes consideran relevante para ellas, “porque les ayudan”, es importante, pero no es extenso.

Algunas grandes empresas, ajenas a esta realidad que describen la sociología y la economía, mediante la verbalización expresa de las pyme en encuestas, quieren sumarse a la moda. Da igual si se trata de Coca Cola a través de una campaña de publicidad en la que anima a ayudar a los bares (son el 5,81% de las pyme, según el INE), o Inditex, que apoyándose de un concepto al que ya está asociado La Caixa (“lo social”), dice que contribuye a la economía española “a través de la actividad de las más de 6.600 empresas nacionales proveedoras de la empresa”.

El dato es revelador: las pyme son el 99,88% del total de empresas existentes en España

SAGE, mediante su Estudio de la Radiografía de la Pyme 2013, demuestra empíricamente cómo las tecnologías de la información pueden ayudar, de manera tangible, a mejorar la productividad y la competitividad del 99,88% del tejido empresarial español. De hecho, si se quiere avanzar en la construcción de un nuevo modelo productivo sólido que saque a España de la crisis, es necesario apostar por la creación de la Sociedad del Conocimiento.

Estados Unidos ya ha recorrido este camino exitosamente: La OCDE, en su “Estudio sobre el impacto económico de las TIC”, de abril de 2013, y el “Informe sobre Competitividad Global 2013”, del World Economic Forum, presentado en Davos, muestran cómo la adopción e implantación de las tecnologías de la información en las pyme incrementan su productividad hasta en un 20,1%. La OCDE pone como ejemplo a Estados Unidos, que es la economía que más exitosamente ha conseguido aumentos de competitividad empresarial en las pyme, gracias a las TIC, de manera intensiva, desde 1995.

El famoso “Recovery Act” o Plan de Estímulo Económico del presidente Obama, de febrero de 2009, que inyectó 787 billones de dólares en la economía para salir de la recesión, dedicó un 10% del total a la implantación de las TIC en las pyme. Los frutos son evidentes: Norteamérica abandonó la recesión en junio de 2009, desde entonces, ha crecido una media aritmética trimestral del 2% y ha creado 6,2 millones de puestos de trabajo netos (“The New, New Deal”, Michael Brunwald, 2012), en los últimos cinco años.

La Agenda Digital del Gobierno de España tiene en cuenta el necesario desarrollo de las Telecomunicaciones e Internet para fomentar el crecimiento económico y empresarial. Desde este punto de vista, es más fácilmente comprensible el enorme peso que tiene Telefónica para el PIB nacional, o que CaixaBank (primer banco de España por segundo año consecutivo, Premio Euromoney) haya recibido el galardón de “Mejor Banco del Mundo en Innovación Tecnológica”.

Esos incrementos de productividad y competitividad de las pyme han de traducirse en empleo

Esos incrementos de productividad y competitividad de las pyme, en última instancia, han de traducirse en empleo. Ahí es donde la pyme tiene, también, mucho peso: genera el 62,9% del total de asalariados, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, El Ministerio de Industria y la Comisión Europea. Las pymes emplean a 8.488.179 trabajadores, y las grandes empresas, a 5.015.300. Y, dentro de la pyme, las llamadas “microempresas”, por el INE (0 a 9 asalariados), son las que más empleo sostienen: el 30,2% del total (4.076.179 trabajadores). Diremos lo obvio: la crisis se ha cebado en el empleo de las pyme. Los datos oficiales muestran que, en 2012, la caída interanual del total de empleados de las pyme fue del -5,47%, es decir, una reducción de 404.000 puestos de trabajo. La disminución, para las grandes empresas, fue de 246.900 empleados (variación interanual del -4,69%).

La relación entre pyme y gran empresa no es de antagonismo, sino de complementariedad, porque forman parte del mismo ecosistema. Por volumen de ingresos, el 97,4% de las empresas ingresaron menos de 2 millones euros; el 2% ingresaron entre 2 y 10 millones; el 0,5%, entre 10 y 50 millones, y, solamente, el 0,1% ingresaron más de 50 millones de euros.
El desglose sectorial de la pyme muestra que el 78,8% ejercen su actividad en el sector Servicios (24,2% en Comercio y 54,6% en Resto de Servicios); el 6,7% en la Industria y el 14,5% en Construcción. Desde 1979 hasta hoy, Industria y Construcción (por supuesto, también el Sector Primario) han perdido peso a favor de los Servicios.

El siguiente reto, cara a conseguir un modelo productivo y competitivo que nos saque de la crisis, será el de la evolución hacia la Sociedad del Conocimiento, donde el uso de las TIC, el acceso a la financiación y la colaboración entre las grandes empresas y las pyme, serán factores del éxito empresarial.

 

Jorge Díaz-Cardiel es socio director de Advice Strategic Consultants y autor de ‘Éxito con o sin crisis’ y ‘La reinvención de Obama’

Normas