Espera mantener el 100% de su patrimonio
Luis Bárcenas, en una de sus llegadas a los juzgados de Madrid.
Luis Bárcenas, en una de sus llegadas a los juzgados de Madrid.

Bárcenas: "Efectivamente, estábamos incumpliendo la Ley de Partidos"

“Le cuento la realidad: efectivamente, estábamos incumpliendo la Ley de Partidos Políticos”, afirmó rotundo el extesorero del PP Luis Bárcenas en su última declaración ante el juez Pablo Ruz, y añadió que era porque las donaciones que recibía en B “superaban normalmente la cuantía permitida y las personas que donaban no podían donar porque la ley expresamente lo prohibía”.

Así se refleja en la transcripción literal de su declaración prestada ante el juez el 15 de julio, cuando reconoce la autoría de los manuscritos con una supuesta contabilidad B compuesta de donativos de empresarios y pagos a altos cargos del partido -“es mi letra y son mis papeles”, asegura-.

“Una vez dicho esto -añade-, los donativos jamás han sido finalistas, salvo uno en Castilla-La Mancha recientemente, en el año 2007”.

Se refiere a un dinero supuestamente entregado por el expresidente de Sacyr Luis del Rivero al PP de Castilla-La Mancha para la campaña de María Dolores Cospedal -muy mencionada en la declaración- después de que una filial de Sacyr, Sufi, se hiciera con el servicio de limpieza de Toledo meses antes.

Bárcenas añade que su predecesor al mando de la tesorería del partido, Álvaro Lapuerta, “dejaba muy claro que la cantidad que se recibía no llevaba aparejada ninguna contraprestación de ningún tipo”. Sin embargo, aclara que cuando uno de los donantes necesitaba que le hiciesen una gestión, se hacía. “Yo he sido testigo en varias ocasiones en las que Álvaro Lapuerjta llamaba a la persona que fuese en la administración pública y le decía: 'Oye, tengo interés en que recibas a esta persona, que es una persona que nos ayuda'”, aunque él, como gerente que era entonces, nunca hizo este tipo de llamadas.

Según indica, el dinero que donaban los empresarios en efectivo se metía en una caja fuerte ubicada en su despacho, no en el de Lapuerta, y de la que sólo él tenia la llave.

Explica que nunca se daba cuenta a la dirección del partido del saldo que había en esa caja fuerte porque “Álvaro Lapuerta es una persona tan honorable, de tanta confianza y tal, que no tenía ninguna necesidad de justificar nada, porque la confianza que había en él era ciega”.

Aportará más información en un futuro

En otro momento de la declaración, el juez pregunta a Bárcenas si, aparte de los documentos que ya ha aportado al juzgado -incluyendo los papeles manuscritos con la contabilidad-, tiene alguna otra documentación que refleje estados contables, a lo que responde que sí y que la aportará en un futuro.

Bárcenas, en prisión desde el 27 de junio, asegura que esos documentos son fundamentalmente confeccionados por él o “con anotaciones aclaratorias sobre el porqué se hacían determinados pagos”. Y añade: “Se trata de documentación ampliatoria a ésta. Eso es. Algún soporte documental con recibo de percepciones y alguna otra cosa”.

Por otro lado, Bárcenas expresó al juez Ruz su deseo de mantener “el cien por cien” de su patrimonio. Yo espero mantener el cien por cien de mi patrimonio”, espetó en respuesta a una pregunta sobre si abogados que le visitaron en la cárcel le ofrecieron mantener un 25 por ciento de su capital si guardaba silencio.

El imputado, que, según cálculos de la Policía llegó a tener 48,3 millones de euros en varias cuentas en Suiza, no fue preguntado durante este interrogatorio sobre el origen de sus fondos. Días antes, durante la declaración prestada el 27 de junio, antes de ingresar en prisión, había atribuido sus millonarios ingresos “a afortunadas inversiones” y compra-venta de cuadros.

Normas
Entra en El País para participar