Tragedia ferroviaria

Allianz y QBE aseguran el siniestro

Allianz y QBE son las aseguradoras que se harán cargo, de entrada, de las indemnizaciones derivadas del accidente ferroviario.

 Renfe tiene concertado el seguro obligatorio de viajeros con Allianz, que cumplirá con las prestaciones y cuantías que establece el reglamento del seguro obligatorio a viajeros en el Real Decreto 1575/1989 del 22 de diciembre. Este decreto contempla la indemnización a los viajeros afectados que sufran daños corporales en un accidente provocado por la empresa ferroviaria Renfe, situando los pagos por fallecimiento en 36.000 euros.

Por otro lado, Renfe tiene el seguro de responsabilidad civil con QBE Insurance Group, una aseguradora australiana que opera en 49 países y que comenzó a trabajar para Renfe el pasado enero, cuando recibió la adjudicación del contrato. El seguro está otorgado por la filial española de la firma. Esta póliza entraría en funcionamiento si se determina que la responsabilidad civil de la tragedia corresponde a Renfe. Si la causa fue la infraestructura, la responsabilidad recaería en el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias de España (Adif), una entidad pública empresarial dependiente del Ministerio de Fomento.

El Consorcio de Compensación de Seguros, dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda, no se hará cargo de ningún tipo de indemnización porque solo cubre “los riesgos extraordinarios”, como fenómenos de la naturaleza o los ataques terroristas. Solo toma cartas en el asunto en caso de que las aseguradoras no puedan hacerse cargo de sus responsabilidades por insolvencia. Por su parte, las tarjetas bancarias suelen llevar aparejadas un contrato de seguro con diversas coberturas, que dependen de cada entidad bancaria y de cada tarjeta.

Un informe de la Asociación de Bancos y Seguros (Adicae) indica que el 90% de los consumidores desconocen las pólizas que las tarjetas de crédito ofrecen. Sin embargo, según Fernando Herrera, su director de comunicación, más de la mitad de las tarjetas tienen al menos un seguro de viaje y de vida, aunque la cuantía no sea muy elevada debido a que no es un servicio contratado.

“Eso sí, para poder reclamar indemnizaciones es preciso que el viaje haya sido contratado mediante la tarjeta bancaria”, recuerda. Así, aunque las coberturas de los seguros obligatorios de Renfe están garantizados, Herrera afirma que el seguro de las tarjetas es acumulativo, ya que ofrecen “enfoques diferenciados”.

 

Normas
Entra en El País para participar