Su líder asume el cargo de de viceprimer ministro
Cartel que reza "Ser robados, larga vida a Portual", en Lisboa.
Cartel que reza "Ser robados, larga vida a Portual", en Lisboa. REUTERS

El partido que causó la crisis gana peso en el Gobierno portugués

El minoritario partido de los democristianos, que desencadenó los 23 días de crisis de Gobierno en Portugal, emerge hoy como gran ganador del remodelado Ejecutivo cuya principal misión es concluir el rescate financiero del país.

Su líder, el experiodista de 51 años Paulo Portas, que con solo 24 de los 230 diputados tiene la llave de la mayoría absoluta del Gobierno de coalición conservadora, la dejó en el aire el pasado día 2 con su renuncia al ministerio de Exteriores.

Ahora es también quien cierra la crisis al asumir el cargo de viceprimer ministro, un puesto nuevo en el Gabinete que refleja su poder para garantizar la estabilidad y los votos parlamentarios que necesita el Gobierno para aplicar las próximas medidas de austeridad.

El jefe de Estado de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, preside hoy la toma de posesión de los seis miembros del Ejecutivo de Pedro Passos Coelho que se incorporan o cambian de funciones.

El pasado domingo, Cavaco aceptó esta solución, que recompone la alianza conservadora, por el fracaso del pacto de salvación nacional entre esos dos partidos y la oposición socialista que propuso el jefe de Estado hace dos semanas.

Además del ascenso a un cargo que no se veía en Portugal desde hace décadas, el líder democristiano ha conseguido elevar de tres a cuatro los ministros de su partido, el Centro Democrático Social Partido Popular.

Su cargo de número dos del Ejecutivo incluye también la potestad de coordinar las políticas económicas del Gobierno y las negociaciones sobre el cumplimiento del rescate con la troika, compuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión y el Banco Central europeos.

Ese papel clave pondrá a prueba la solidez de la alianza de Gobierno, en el que Portas destacó precisamente por sus discrepancias sobre las políticas de austeridad y su rechazo a recortar más las pensiones.

Cavaco, que no aprobó en un primer momento esta remodelación ministerial, anunció el domingo que, además de la conclusión exitosa del rescate en junio de 2014, la prioridad del remozado Ejecutivo será promover la reactivación de la economía, en su tercer año de recesión, y la lucha contra el desempleo, que roza el 18 %.

De los ministros que juran hoy sus cargos tres son nuevos (Exteriores, Economía y Ambiente) y otros tres (Agricultura, Solidaridad y viceprimer ministro) cambian de funciones.

Del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), al que pertenecen Passos Coelho y Cavaco, se incorporan al Ejecutivo el veterano ex ministro Rui Machete, como nuevo titular de Exteriores, y el dirigente Jorge Moreira da Silva, en Ambiente y Administración Territorial.

El cuarto ministro del CDS-PP en el Gabinete es António Pires de Lima, que reemplaza en la poderosa cartera de Economía a Alvaro Santos Pereira.

La lista de cambios ministeriales la cierran los democristianos Pedro Mota Soares y Asuncao Cristas, que conservan sus respectivas carteras de Seguridad Social y Agricultura pero con competencias modificadas.

La remodelación restaura la normalidad en el seno del Gobierno luso, tras 22 días con el titular de Exteriores dimisionario, aunque en funciones.

La izquierda marxista y el Partido Socialista (PS) que lleva una amplia ventaja en las encuestas de opinión, criticaron la remodelación de un Gobierno que consideran moribundo y reclamaron elecciones anticipas para poner fin a la austeridad e impulsar el crecimiento económico y el empleo.

 

Normas