Editorial

La economía pide estabilidad

Las grandes empresas españolas pidieron ayer a Mariano Rajoy un sólido compromiso de estabilidad política para salvaguardar el proceso de recuperación de la economía española. Representadas a través del Consejo Empresarial de Competitividad (CEC), las mayores compañías de nuestro país acudieron a la cita conscientes de que la convulsa situación política que vive España en este momento puede poner en peligro una pronta salida de la crisis. En medio de la espiral generada por las últimqs revelaciones del caso Bárcenas y con una prensa internacional pendiente de la tormenta política española, el presidente del Gobierno aseguró que la estabilidad política es uno de los grandes valores que tiene España y que hará lo necesario para preservarla. Tanto el propio Rajoy como los empresarios conocen de primera mano los devastadores efectos que una crisis política puede causar a la frágil situación de la economía española. El primero de ellos, una nueva oleada de desconfianza por parte de los mercados internacionales que vuelva a sumir a España en otra violenta tormenta de deuda sobernana. Tal y como el presidente recordó ayer, la labor del Gobierno es garantizar una estabilidad que permita seguir adelante con las reformas que el país necesita. Lo que está en juego es mucho más grave que una profunda crisis política.

Normas