Propuestas innovadoras

Las ‘start-ups’, en el punto de mira de las grandes

Cada vez más compañías cuentan con programas destinados a emprendedores

Directivos de Siemens, General Electric, Everis, Abengoa, Agbar, Endesa e Iberdrola participaron de un foro sobre el papel de las multinacionales como motor de los emprendimientos.
Directivos de Siemens, General Electric, Everis, Abengoa, Agbar, Endesa e Iberdrola participaron de un foro sobre el papel de las multinacionales como motor de los emprendimientos.

Tras una experiencia en Estados Unidos, el ingeniero aeronáutico David Benavente, alicantino de 36 años, regresó a España con una idea para montar su propio negocio y muchas ganas de emprender. En plena crisis económica, encontrar financiación para una empresa de sistemas aéreos no tripulados se presentaba como una misión imposible. Hoy, sin embargo, Benavente lidera una firma que factura medio millón de euros anuales y emplea a 10 ingenieros. Su proyecto se hizo realidad porque, hace tres años, la multinacional Everis proveyó a Benavente los fondos y el asesoramiento que necesitaba para hacer despegar su emprendimiento. El suyo no es un caso excepcional.

Cada vez son más las grandes empresas que están abiertas a escuchar propuestas innovadoras y dispuestas a apostar por ellas. A pesar del terremoto financiero, o quizás a causa de él, España ha visto desde 2008 el surgimiento de una docena de fondos corporativos destinados al capital riesgo. Repsol, Mercadona, Prosegur, Siemens, General Electric, Everis, Abengoa, Agbar, Endesa e Iberdrola son solo algunas de las compañías que en los últimos años han puesto la mira en las start-ups.

El profesor de la escuela de negocios de Esade y fundador de la plataforma Start-Up Spain, Javier Santiso, afirma que se ha dado un fenómeno contra cíclico. “Las empresas han empezado a dotarse de estos instrumentos de ayuda a los emprendedores en los años del gran declive económico”. El profesor cree que el momento no es casualidad: “La sociedad se ha dado cuenta de que solo con la innovación podemos escapar a la recesión”.

El papel de las multinacionales como motor de los emprendimientos fue el tema de un foro que tuvo lugar en Madrid el pasado jueves. Reunidos por la mencionada escuela de negocios y la Fundación Rafael del Pino, los directivos de varias compañías debatieron sobre las dificultades a las que se enfrentan las start-up en España y expusieron los programas con los que sus organizaciones tratan de facilitarles el camino.

General Electric centra su actividad principal en dos terrenos, contó el presidente de la compañía para España y Portugal, Daniel Carreño. El programa Ecoimagination cuenta con 10.000 millones de euros para proyectos innovadores en el sector de las tecnologías verdes, con énfasis en las fuentes de energías renovables para el hogar del futuro. La otra pata de su apuesta por la innovación y el emprendimiento es Healthimagination. Se trata de un fondo de 6.000 millones de euros para desarrollar innovaciones que ayuden a reducir los costes sanitarios, y así aumentar la calidad de los servicios médicos y ampliar el acceso a ellos. “Buscamos buenos proyectos en todo el mundo, sin importar el país de origen”, señaló Carreño.

La presidenta de Siemens en España, Rosa García, habló sobre las condiciones que deben reunir las nuevas empresas para estar en el radar de ese gigante industrial con sede en Múnich (Alemania). Siemens invierte en compañías con un cierto grado de consolidación. “No miramos a cualquiera”. Entre los requisitos se cuentan el de tener al menos un millón de euros de facturación anual, una base mínima de clientes y, lo más importante, “aportar sinergias” a alguna de las áreas a las que se dedica la multinacional (sanidad, infraestructura, ciudades, energía e industria).
García recomendó a los emprendedores estar “muy atentos” a las necesidades de la empresa en todo el mundo. “Hoy la innovación no es local. Cuando buscamos algo, pegamos un grito global”.

Hace dos años, la consultora que financió el proyecto de Benavente creó Everis Digital, una aceleradora para las start-ups. Para se seleccionadas, las nuevas empresas deben ofrecer un producto orientado a las necesidades de los clientes de la multinacional. A través de este programa, la compañía que preside Fernando Francés ayuda a los emprendedores a entrar en contacto con su red comercial, y muchas veces entra en el capital de las nuevas firmas.
Todos los involucrados salen ganando.

Las start-ups amplían su mercado y tienen la oportunidad de internacionalizarse rápidamente. Las multinacionales, por su parte, se mantienen al día con la innovación disruptiva que suelen propiciar las pequeñas empresas. “En Everis éramos mejores emprendedores en nuestros inicios. Cuando eres muy grande, creces porque ganas mercado, pero innovar se vuelve más difícil”, reconoció Francés. Desde hace 12 años la empresa ofrece además dos premios anuales de 60.000 y 40.000 euros para cualquier idea tecnológica o científica con posibilidades de convertirse en una empresa exitosa. “Cada vez tenemos más candidatos y de mayor calidad”, afirmó Francés. El premio no se agota en la ayuda monetaria. La multinacional nombra a un socio que trabaja para el proyecto ganador como asesor en los primeros pasos de la empresa.

El director de innovación de Endesa, Federico Fea, afirmó que la compañía trata de fomentar la innovación tanto dentro como fuera de la organización. Entre las iniciativas de la multinacional destacó a Enel Lab, un fondo de 15 millones de euros para apoyar a start-ups de España e Italia que aspiren a “cambiar las reglas del juego en el mundo de la energía”. Además del dinero, los proyectos seleccionados reciben asesoría contable y legal, y sus impulsores, la posibilidad de hacer cursos de gestión y acceso a las instalaciones y centros de investigación del grupo.

A diferencia del resto de los ponentes, el director de innovación de Iberdrola, Agustín Delgado, reconoció que la empresa energética mira “con más cariño” las ideas que nacen en España. En 2008, la multinacional creó Perseo, un fondo corporativo que busca emprendedores con ideas innovadoras para el desarrollo de energías sostenibles.

Cambiar el país de los funcionarios

¿Cómo transformar a España en un país de emprendedores? Los ejecutivos reunidos en el foro de Esade y la Fundación Rafael del Pino coinciden en que ese cambio es fundamental para el despegue de la economía, pero a la hora de recomendar un camino para conseguirlo, sus opiniones difieren.
La presidenta de Siemens España, Rosa García, afirmó que a corto plazo es fundamental resolver el problema de la financiación. “Es muy difícil para las empresas pasar de pequeñas a medianas. Al final, no pueden salir al mundo y se mueren”. Con la vista en el largo plazo, apuntó a un cambio en la educación. “Triunfarán las empresas que puedan generar un valor diferenciado. Para eso necesitamos el mayor talento”.
También la directora de innovación tecnológica de Abengoa, Ana Díaz, cree que la educación es clave. “La Administración y los centros de investigación tienen que aunar esfuerzos y dirigirlos a los sectores en los que somos buenos, con la mira puesta en las necesidades de las industrias”.
Otros ejecutivos rechazaron la idea de que la Administración tenga mucho que hacer para facilitar los emprendimientos. El director de innovación de Agbar Aqualogy, Fernando Rayón, fue contundente: “Hay que cambiar la cultura. En España todos queremos ser funcionarios”. El directivo no cree que la crisis haya traído un cambio fundamental en este campo. “Si hubo una mejora, es coyuntural, porque en el sector público han bajado los sueldos”, ironizó.

Normas