Tasa inferior a las estimaciones del 7,5% para 2013

El ministro de Finanzas chino prevé un crecimiento del 7%

China rebaja las previsiones de crecimiento económico. El Ministro de Finanzas, Lou Jiwei, ha previsto un crecimiento del 7% del PIB para 2013, inferior al 7,5% esperado. “Un crecimiento del 7% no debería considerarse como algo crucial”, aseguró el ministro, que sin embargo añadió que “no hay duda de que China también puede llegar al objetivo de crecimiento”, establecido en el 7,5 %.

Lou hizo estas declaraciones el jueves en el marco del Diálogo Estratégico y Económico entre China y Estados Unidos, que terminó ayer en Washington y que reunió a varios altos cargos de ambos países.

 El PIB del gigante asiático aumentó un 7,7% interanual durante los tres primeros meses del año, una tasa que se espera que se reduzca durante el segundo trimestre y que se sitúe cerca del 7,5%, algo que se conocerá el próximo lunes, cuando el Buró Nacional de Estadísticas publique sus indicadores macroeconómicos.

“Un crecimiento económico más lento es necesario para llevar a cabo la reestructuración económica”, afirmó el alto cargo chino, que admitió una desaceleración de la segunda economía mundial y la atribuyó a que “las reformas estructurales están dando sus frutos”.

Según Lou, la contribución del consumo al crecimiento del PIB “ha aumentado”, la situación del empleo “es buena” y la inflación “no es muy alta”.

Un crecimiento del 7,5% supondría la tasa más baja de la segunda economía mundial en dos décadas, algo que parece “no importar” a los líderes chinos, que han mostrado la voluntad de sacrificar el crecimiento económico a corto plazo para llevar a cabo una reestructuración progresiva del modelo económico del país.

Según varios centros de estudio del Gobierno chino y las declaraciones de algunos altos cargos, el Ejecutivo estaría dispuesto a ceder crecimiento económico hasta un mínimo del 7 por ciento para este fin, un umbral que, de no superarse finalmente, sí comportaría la aplicación de medidas de estímulo.

Las declaraciones de Lou, sin embargo, son las primeras que sugieren que la economía china podría crecer menos de lo pronosticado por Pekín.

 

 

 

Normas