Informe sobre los presupuestos de 2008 y 2009

El Tribunal de Cuentas afea la forma de gestionar de todas las comunidades autónomas

El organismo las acusa de presupuestar de manera "deficiente"

Su abultado sector empresarial les obligó a conceder subvenciones a esas entidades públicas

Ramón Álvarez de Miranda, presidente del Tribunal de Cuentas.
Ramón Álvarez de Miranda, presidente del Tribunal de Cuentas.

Ninguna comunidad autónoma cumplió el objetivo de estabilidad presupuestaria marcado para los ejercicios 2008 y 2009, una vez que la crisis había estallado en toda su virulencia, y varias de ellas tuvieron que realizar planes de ajuste porque su déficit superaba el 0,75% del PIB regional. Además, en aquellos años mantuvieron un sector empresarial autonómico grande y deficitario, lo que obligó a los Gobiernos regionales a conceder subvenciones y ayudas públicas a estas sociedades.

Así se recoge en el informe autonómico elaborado por el Tribunal de Cuentas sobre esos dos ejercicios, años en los que la situación de las autonomías ya era deficitaria y obligó a varias de ellas a planes de reequilibrio, una situación similar a la actual.

El déficit conjunto de las regiones y ciudades autónomas en 2008 fue del 1,49% del PIB, cuando debieron registrar un superávit del 0,25%. Ninguna de ellas, individualmente, cumplió el objetivo. Tampoco lo hicieron en 2009, cuando registraron unos números rojos equivalentes al 1,92% del PIB en lugar de alcanzar el equilibrio presupuestario, que era el objetivo marcado. Y como en el año anterior, ninguna autonomía cumplió.

La situación obligó a muchos Gobiernos regionales a realizar planes de reequilibrio, como a los que ahora obliga la Ley de Estabilidad Presupuestaria, con la novedad de que se incluyen medidas coercitivas para quien los incumpla; en 2008, tuvieron que elaborar estos planes el País Vasco, Cataluña, Cantabria, La Rioja, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha, Navarra, Extremadura y las Islas Baleares; y en 2009, todas las autonomías salvo Galicia, Madrid y La Rioja. Y en paralelo a este aumento del déficit, su endeudamiento pasó de sumar 45.472 millones el 1 de enero de 2008, a alcanzar los 70.581 millones el 31 de diciembre de 2009, es decir, incrementos del 16% y del 33,8% en ambos ejercicios, respectivamente.

Las comunidades que más incrementaron su deuda en 2008 fueron País Vasco (63% de aumento), la Rioja (52,2%) y las Islas Baleares (46,1%). En 2009, fueron de nuevo el País Vasco (323%), Castilla y León (88,7%), Castilla-La Mancha (81%) y Murcia (80%). El informe pone también en evidencia muchas carencias en la forma de presupuestar de las autonomías, que es “deficiente”, dado el “elevado volumen” de modificaciones que realizan después, una vez aprobadas las cuentas. Y los presupuestos por programas, añade entre otras muchas deficiencias, “no especifican suficientemente los indicadores que permiten el seguimiento de los objetivos programados”.

 

Normas