La firma gallega cuenta con un crédito fiscal de 1.200 millones

La banca pide más de 3.000 millones en ayudas para comprar Novagalicia

Las entidades interesadas en Novagalicia y en Catalunya Banc reclaman fondos públicos

BBVA, La Caixa y el fondo estadounidense Guggenheim apuestan por crecer en Galicia

Puerta de entrada de la sede central de Novagalicia Banco en La Coruña
Puerta de entrada de la sede central de Novagalicia Banco en La Coruña EFE

La polémica está servida. El proyecto del Gobierno anunciado el lunes y concretado ayer por el director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Antonio Carrascosa, de vender Novagalicia Banco (NCG) antes de octubre tuvo una respuesta contundente por parte de la Xunta. Su vicepresidente, Alfonso Rueda, aseguró que el Gobierno gallego “seguirá poniendo como condición” de la venta de la única entidad autóctona que queda en la comunidad autónoma que “siga mirando hacia Galicia”.

Carrascosa, que ayer participó en un curso sobre reputación del sistema financiero organizado por la Universidad Complutense, explicó que el Gobierno a través del FROB será el que cubra “las posibles garantías”, es decir las ayudas, para incentivar la participación en la subasta de Novagalicia, primero, y de Catalunya Banc después.

De momento, todos los bancos españoles que han sido tanteados por el FROB para conocer su posible interés en ofertar por NCG han reclamado lo mismo, ayudas para su compra.

Los primeros cálculos realizados por la gran banca dan que estas entidades reclaman alrededor de 3.000 millones de euros en ayudas para pujar por la firma gallega. De ahí, que el FROB esté dispuesto ahora a volver a realizar subastas con esquemas de protección de activos (EPA). Uno de los atractivos de la operación es el crédito fiscal de 1.200 millones que puede aportar NCG al potencial comprador.

BBVA es el banco más interesado en hacerse con NCG. Su presidente, Francisco González, de hecho, ya mantuvo hace casi dos años algún acercamiento con la cúpula de la firma gallega. Pero no es el único. CaixaBank también quiere crecer en Galicia, y todas las fuentes consultadas aseguran que está dispuesto a pujar por NCG. Santander también lo hará, pero su presa apunta a Catalunya Banc.

Guggenheim, que junto a otros tres fondos americanos llevan más de un año negociando para ofertar por NCG, tiene interés por la firma gallega sin recurrir a un EPA, pero sí está interesado en el crédito fiscal.

 

NCG: Guggenheim es una entidad financiera

El presidente de Novagalicia, José María Castellano, no desiste. Pese a que el Banco de España será quien determine “la idoneidad” del futuro comprador de la entidad gallega, y siempre ha mostrado su rechazo a que un fondo se convierta en el principal accionista de un banco español, NCG mantiene su apuesta. Castellano defiende su proyecto de que sea Guggenheim la firma que se haga con el banco gallego. El argumento esgrimido ante Economía y el Banco de España es que este fondo no es una firma especulativa, sino una entidad financiera que cuenta con unos activos de unos 187.000 millones de dólares, posee otras participaciones financieras, tiene dos aseguradoras y cuenta con unos 3.000 empleados. Las tesis de Castellano parece que no son compartidas por el subgobernador, Fernando Restoy.

Normas