Pedirán 7.500 millones de inversión extra hasta 2015

Las constructoras de ANCI llevan sus diez reclamaciones a Pastor

Entre las peticiones figura la creación de un fondo nacional de inversión en infraestructuras

La patronal demanda el pago por uso en las autovías en busca de fondos para conservación

La ministra de Fomento, Ana Pastor.
La ministra de Fomento, Ana Pastor.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, y algunos de sus más íntimos colaboradores van a discutir con representantes de dos decenas de constructoras, pertenecientes a ANCI, un listado de propuestas llamadas a revitalizar la inversión en infraestructuras. El presidente del colectivo, Jaime Lamo de Espinosa, representa a firmas como Aldesa, Azvi, Sando, Grupo Puentes, Copcisa, Rover Alcisa y Copasa.

ANCI celebró la semana pasada su asamblea general, de la que salió un decálogo de iniciativas para el que resulta indispensable la participación del Gobierno. Las constructoras parten del planteamiento de que más de la mitad del ajuste fiscal se ha cebado con partidas de inversión de Fomento y Medio Ambiente. En segundo lugar, ANCI pone de manifiesto que España se ha ido al último puesto de la UE en ratio de inversión en obra civil, con un 1,8% del PIB en 2012 y una previsión del 1,2% al 1,5% sobre el PIB en 2013 (el récord se marcó en 2009 con el 4,5%).

La hoja de ruta diseñada por las constructoras arranca urgiendo un recorte del “gasto improductivo” en los Presupuestos Generales de 2014. La segunda medida es un incremento de la inversión pública, con 7.500 millones extra hasta el final de la legislatura. Las empresas también reclamarán a Pastor que se rebajen los plazos de pago de las obras –aseguran que Fomento está pagando a seis meses– y que se emitan puntualmente las certificaciones para que las constructoras puedan cobrar y no se genere “morosidad encubierta”.

Los empresarios animarán a la ministra a que incida en la selección de proyectos viables y necesarios. ANCI daría prioridad, por ejemplo, al desarrollo del ferrocarril de mercancías frente al arranque de nuevos proyectos de AVE.

En quinto y sexto lugar, ANCI expone dos clásicos: la necesidad de concursos de ingeniería, aunque las obras no puedan ejecutarse ahora, para dar lugar a una biblioteca de proyectos, y la tarificación de las autovías aplicando lo recaudado a conservación.

La implantación de un fondo nacional de infraestructuras es el séptimo punto que tendrá sobre la mesa la ministra. Herramientas semejantes funcionan en EE UU y, en este caso, sería alimentado con el pago por uso en las autovías, entre uno y tres céntimos de cada litro de combustible y aportaciones del ICO y BEI.

El octavo apartado del decálogo alude al problema de los avales cuando las constructoras salen fuera. Con el rating de la banca afectado por la crisis económica, las empresas están teniendo problemas para que los avales sean aceptados en concursos internacionales, por lo que se pide al Gobierno herramientas para facilitar la inversión en el exterior.

Otro asunto que se va a sugerir a Pastor es que las obras incluidas en redes transeuropeas de transporte, como el corredor Mediterráneo, sean financiadas exclusivamente con fondos europeos (Sarkozy propuso algo semejante seis meses antes de dejar la presidencia francesa). Y en décimo lugar, se meterá presión a Fomento para que la nueva Empresa Nacional de Autopistas, que rescatará nueve concesiones, se constituya tras un acuerdo “justo y equitativo”.

ANCI encuentra las puertas abiertas, pero la ministra suele advertir que el presupuesto dependerá del objetivo de reducción de déficit.

 

El 70% de las ventas dependen de la obra local

Las constructoras asociadas a ANCI tienen aún fuerte dependencia de un mercado local cada vez más exiguo y disputado. En 2009 ganaron contratos de Fomento por casi 1.600 millones, una cifra que cayó dos terceras partes en 2011 y hasta los 256 millones el año pasado. Una debacle que se repite en las licitaciones de Medio Ambiente, donde las constructoras de esta patronal han visto reducido el volumen de adjudicaciones de los 248 millones de 2009 hasta los 64 millones en 2012. Por último, en obras sacadas a concurso por las comunidades autónomas, las empresas de ANCI coparon un 6% de las adjudicaciones en 2012, frente al 12% que tenían el año anterior.

Según datos del colectivo que lidera Jaime Lamo, la facturación media de sus constructoras depende en un 70% del mercado local, en comparación con el 30% de las mayores constructoras del país. Las más de 20 asociadas a ANCI facturaron 2.100 millones en el exterior el pasado ejercicio y acumulan una cartera internacional de 4.000 millones. Lamo agradeció en la asamblea el apoyo de los ministros de Fomento y Asuntos Exteriores a la internacionalización del sector.

Normas