Santiago Menéndez sustituirá a Beatriz Viana

Dimite la directora de la Agencia Tributaria por los errores del DNI de la Infanta

La decisión adoptada por Viana se debe a "motivos personales"

Beatriz Viana, directora general de la Agencia Tributaria
Beatriz Viana, directora general de la Agencia Tributaria

La directora de la Agencia Tributaria, Beatriz Viana, ha dimitido de su cargo después de que su departamento remitiera un informe al juez José Castro en el que se indicaba por error que la infanta Cristina había vendido hasta 13 inmuebles en 2005 y 2006. "Los errores son errores”, ha repetido el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras anunciar que Beatriz Viana había decidido tirar la toalla y abandonar la dirección de la Agencia Tributaria. Montoro alabó la “integridad” de Viana, que seguirá trabajando "no muy lejos" del ministro. La ya exdirectora ha realizado buena parte de su carrera profesional en el Ministerio de Hacienda. Muy respetada en el ámbito profesional por los funcionarios “de la casa”, Viana no ha podido evitar mostrarse incómoda ante los focos.

De hecho, no compareció el pasado jueves cuando el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, convocó una rueda de prensa para explicar los múltiples errores incluidos en el informe que la Agencia Tributaria remitió al juez Castro, que instruye el caso Nóos. En ese documento, Hacienda aseguraba que la infanta había participado en la venta de 13 inmuebles entre los años 2005 y 2006, un extremo que la Casa Real negó con una contundencia poco habitual.

Hacienda tuvo que reconocer su error. En ninguna de las operaciones había participado la hija del Rey Juan Carlos. La Agencia Tributaria responsabilizó a los notarios de once de los trece errores al inscribir el DNInúmero 00000014, que corresponde a la infanta, en la información que están obligados a remitir a Hacienda. La Agencia Tributaria solo asumió dos fallos que se limitó a justificar por “un error en el proceso desarrollado por la Agencia Tributaria al incorporar estas operaciones en sus bases de datos”.

Sin embargo, tanto la Fiscalía como el juez Castro mostraron su sorpresa por el hecho de que la Agencia Tributaria remitiera un informe sin contrastar y algunas fuentes señalan que Viana siguió de cerca la elaboración de ese informe, lo que elevaría su responsabilidad.

Sin embargo, oficialmente, Hacienda asegura que actuó conforme a derecho. Argumenta que el juez reclamó a la Agencia Tributaria una “cesión de información” sobre los datos fiscales de la Infanta. Siempre según Hacienda, ello implica que el departamento que hasta ahora dirigía Viana se limita a trasladar los datos en bruto que figuran en sus bases de datos, cuya información procede de terceros (bancos, notarios o registradores). De hecho, Hacienda remitió al juez Castro “pantallazo”, es decir, imágenes de lo que aparecía en sus ordenadores al buscar los datos ligados al DNIde la Infanta. Ferre explicó que Hacienda no verificó los datos porque el juez Castro no recurrió a la llamada figura del “auxilio judicial”, que implica que una colaboración más estrecha con Hacienda que, entonces sí, contrasta todos los datos.

A pesar de que el error de origen se cometió en 2005 y 2006, tanto los inspectores como los técnicos de Hacienda han criticado el papel de la Agencia Tributaria por su tardanza en dar explicaciones y por desviar la responsabilidad sobre los notarios. Viana, que será sustituida por el jefe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude, Santiago Menéndez, ha sido la primera víctima de este lío y falta por saber si será la última.

Santiago Menéndez, un hombre de la casa con perfil político

Santiago Menéndez será el nuevo director de la Agencia Tributaria. Como su antecesora, Beatriz Viana, es un hombre que ha desarrollado toda su carrera profesional dentro del Ministerio de Hacienda. Sin embargo, fuentes internas tributarias advierten que tiene un perfil mucho más político. “Es del PPhasta las trancas”, indican. Menéndez (Gijón, 1959) ganó las oposiciones a inspector de Hacienda.

Dentro de la Agencia Tributaria, ha ocupado el cargo de jefe de Unidad de Inspección en las delegaciones de la Agencia de Orense, Oviedo y Madrid. Fue director general del Departamento de Recaudación y delegado especial de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria en Asturias. Cuando el ministro de Hacienda destituyó en marzo de 2012 a toda la cúpula de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF), situó a Menéndez al frente. Y, como número dos, nombró a Pilar Valiente. Esta última se vio obligada a abandonar la presidencia de la CNMV por el caso Gescartera en 2001.

Normas