BA Vidrio toma el control de la empresa

La junta de La Seda rechaza el plan de Anchorage y destituye a su vicepresidente

José Luis Morlanes, exvicepresidente de La Seda.
José Luis Morlanes, exvicepresidente de La Seda.

La junta general de accionistas de La Seda de Barcelona (LSB) ha rechazado este miércoles la propuesta del fondo Anchorage para controlar la sociedad tras comprar un 40% de la deuda financiera con un descuento del 60%, y ha cesado al vicepresidente de la compañía, José Luís Morlanes, al considerar que ha defendido los intereses del fondo frente a los de la empresa química.

Así lo ha explicado en un comunicado el primer accionista del grupo, BA PET, y ha sostenido que Morlanes ha sido “un obstáculo para alcanzar cualquier acuerdo entre accionistas y acreedores y por su defensa abierta de los intereses económicos de Anchorage” frente a los derechos e intereses de todos los accionistas y demás acreedores.

Ha precisado también que Morlanes dimitió hace unos días como vicepresidente y presidente en funciones del consejo de administración de La Seda “tras fracasar en la reflotación de la compañía”, que la semana pasada presentó concurso de acreedores.

La junta ha nombrado a Carlos Moreira da Silva y a Jorge Alexandre consejeros en representación de BA PET, titular del 18% del capital social, por lo que el consejo queda compuesto por tres independientes y dos representantes del accionista principal.

Moreira ha afirmado que “nadie puede considerarse vencedor de un proceso que ha llevado a LSB a solicitar el concurso de acreedores y ha puesto en riesgo la viabilidad de la empresa”, y ha asegurado que la decisión de la junta supone un rechazo frontal a las intenciones del fondo Anchorage y la reprobación de la gestión de algunos consejeros.

Ha señalado que la primera tarea del nuevo consejo será la de retomar la negociación con el conjunto de acreedores, así como garantizar el proyecto industrial, el empleo y el futuro de la compañía.

BA PET propone convertir en capital una parte de la deuda financiera, al tiempo que se compromete de nuevo a suscribir un aumento de capital de 40 millones de euros, cantidad que considera necesaria para asegurar la viabilidad.

“Es una propuesta mucho más favorable y equilibrada que la presentada en su día por Anchorage”, ya que está respaldada por un plan industrial y pretende satisfacer de forma equilibrada los intereses de accionistas y acreedores y mantener la propiedad del grupo, ha reivindicado Moreira.

Normas