España había exigido al buscador la retirada de una página molesta para un usuario

La UE exime a Google de la obligación de borrar datos personales

Fotografía de archivo tomada el 11 de enero de 2013 que muestra el logotipo de Google en las oficinas de la compañía en Mountain View (Estados Unidos).
Fotografía de archivo tomada el 11 de enero de 2013 que muestra el logotipo de Google en las oficinas de la compañía en Mountain View (Estados Unidos). EFE

Por primera vez desde que existe internet, el Tribunal de Justicia Europeo se pronunció ayer sobre la responsabilidad de los motores de búsqueda en el tratamiento de datos personales. Y a falta del veredicto definitivo, el resultado preliminar no podía haber sido más favorable para unas empresas a las que, según el dictamen, no se puede considerar responsables del tratamiento de los datos personales incluidos en los 40.000 millones de páginas de internet que “rastrean constante y sistemáticamente”.

El informe servirá de base para una futura sentencia sobre un caso que enfrenta a Google con la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), y que se tramita ante la Audiencia Nacional. El fallo del Tribunal Europeo tardará meses en llegar, pero los jueces suelen seguir los argumentos del abogado general encargado del expediente.

En este caso se trata del magistrado finlandés Niilo Jääskinen (1958), que en un dictamen previsiblemente polémico rechaza la posibilidad de que las autoridades de protección de datos puedan exigir a los buscadores la retirada de ciertas páginas, salvo en casos excepcionales en que el sitio de internet de donde procede la información haya solicitado su invisibilidad o exclusión.

Jääskinen va aun más lejos. Y concluye que la actual directiva europea sobre protección de datos no recoge el derecho al olvido. Y que tampoco sería conveniente que la jurisprudencia consagrase ese derecho por encima de otros tan fundamentales como el derecho a la libre expresión y a la información.

La Agencia de Protección de datos subraya que es un fallo preliminar

El magistrado advierte contra la tentación de retirar de la web contenidos controvertidos sobre una persona, porque la búsqueda de información sobre ella en internet daría un perfil “bowdlerizado”, adjetivo que el dictamen toma de la versión “aséptica” de las obras de Shakespeare publicada por Thomas Bowdler “para las mujeres y los niños del siglo XIX”.

Las tesis de Jääskinen supone un varapalo para la AEPD, que en julio de 2010 avaló en parte la petición de un particular que deseaba retirar de internet la versión digital de una página de periódico en la que apareció un anuncio sobre el embargo y la subasta de algunas de sus propiedades para saldar una deuda con la Seguridad Social.

La AEPD rechazó la petición contra la editorial del periódico porque “la publicación de los datos en la prensa tenía justificación legal”. Pero instó en cambio a Google a adoptar las medias necesarias para retirar de sus índices los datos relativos a esa página e imposibilitar así el futuro acceso a la misma.

El abogado general sigue el razonamiento contrario. “El motor de búsqueda”, señala su dictamen, “no ejerce ningún control sobre los datos personales incluidos en las páginas web de terceros” y, además, “carece de medios para modificar la información”.

El ponente considera que no se puede aplicar de forma general a los buscadores las normas europeas sobre protección de datos. Y de hacerlo, llega a afirmar, supondría que “los motores de búsqueda son incompatibles con el derecho de la UE, una conclusión que a mi juicio es absurda”.

La AEPD reconoció ayer en un comunicado que algunos puntos de vista del Abogado “se separan total o parcialmente” de los suyos. Pero recordó que se trata de un dictamen preliminar, y que falta la sentencia definitiva.

La prensa europea, contra el buscador

Las principales asociaciones europeas de prensa escrita, incluidas las españolas ARI y AEDE, suscribieron ayer un manifiesto conjunto para pedir al comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, que “rechace de plano” los compromisos ofrecidos por Google a cambio de cerrar el expediente sobre presunto abuso de posición dominante del buscador. La Comisión Europea ha sometido a consulta (hasta mañana, 27 de junio) las propuestas de Google. Pero las compañías que presentaron la queja inicial y muchas de las terceras partes que se han pronunciado, consideran que la oferta de Google no corrige su conducta abusiva y, en ciertos casos, incluso la agrava.

La compañía californiana, que controla más del 90% del mercado de búsquedas en Europa, ha ofrecido identificar claramente los resultados ligados a sus propios servicios o de sus anunciantes, así como permitir a las empresas retirar sus contenidos de los servicios de búsqueda especializada. A los periódicos les permitiría controlar página a página la aparición de sus informaciones en Google News, la página del buscador especializada en noticias. “La autoexclusión no tiene sentido dado el monopolio de Google”, señalaron ayer los editores, que recordaron que esa opción ya existe.

Otras empresas, desde agencias de viajes a creadores mapas online, acusaron ayer a Google de aprovechar su dominio absoluto de la publicidad y las búsquedas en internet para apoderarse de otros negocios.

Normas
Entra en El País para participar