La mayor cadena de peluquerías en España entró en concurso a principios de 2012

Los hermanos fundadores y BNP Paribas pujan por Marco Aldany

La sociedad de capital riesgo MCH compró la mayoría del capital en 2007

BNP Paribas es el primer postor por la compañía y también su primer acreedor

Peluquería de Marco Aldany, en Madrid.
Peluquería de Marco Aldany, en Madrid.

La administración concursal de The Chic Corporation Worldwide, sociedad matriz de Marco Aldany, recibió a principios de mes las candidaturas de interesados en adquirir la cadena de peluquerías. De acuerdo a fuentes conocedoras del proceso la familia fundadora de la compañía, Fernández Luengo, y BNP Paribas, primer acreedor del grupo, son los principales postores. Las mismas fuentes estiman que por el proceso se han interesado 15 sociedades, la mayoría fondos de inversión.

Marco Aldany, creado por los hermanos Marcos, Alejandro y Daniel Fernández Luengo en 1997, hijos y nietos de peluqeros, es la primera cadena de peluquerías de España, con más de 300 centros, la mayoría gestionados en régimen de franquicia. 

En 2007 la familia fundadora vendió la mayoría del capital de la compañía a la sociedad de capital riesgo MCH, que ha participado en empresas españolas como Talgo, Azulev o Segur Ibérica. Fuentes del sector explican que MCH figura ahora en el proceso concursal de Marco Aldany como acreedor. Los hermanos Fernández Luengo controlaban las cadenas de peluqería Marco Aldany y Jofer a través de la sociedad Alfainterbeautex, que fue la que compró el capital riesgo.

La cadena recibió un préstamo de hasta 110 millones de euros de la entidad belga holandesa Fortis, con la que Marco Aldany tenía que negociar la refinanciación de su deuda. Los propietarios del grupo de peluquerías tenían previsto un ambicioso plan de expansión, tanto en España como en el exterior, contemplando incluso una futura salida a Bolsa y la apertura de locales en Latinoamérica.

A mediados de 2009 BNP Paribas se hizo con la mayor parte del negocio de Fortis; la entidad francesa negoció con la compañía española el préstamo de Fortis pero las partes no llegaron a un acuerdo, con lo que la matriz de Marco Aldany solicitó concurso de acreedores a finales de 2011; el juez declaró el concurso en febrero de 2012.

The Chic Corporation Worldwide, la sociedad que controla las cadenas de peluquería Marco Aldany y Jofer, mantenía en 2010 una deuda de 162 millones de euros, según las cuentas de ese ejercicio, las últimas depositadas en Registro Mercantil.

 De esa cantidad 81,1 millones eran deudas con entidades de crédito; 66,9 millones era deuda subordinada con socios, 11,2 millones pagos aplazados y un millón fianzas recibidas.
El grupo explica en esas cuentas que la deuda financiera responde a la financiación obtenida de BNP Paribas Fortis para la compra “de la sociedad absorbida Alfainterbeautex [Marco Aldany] así como para la financiación de otras adquisiciones”, y que al cierre del ejercicio 2010 el importe máximo de financiación asciende a 110 millones.

El grupo señala que los socios The Chic Corporation Worldwide concedieron en agosto de 2007 un préstamo subordinado a largo plazo de 49,3 millones de euros para llevar a cabo la adquisición de la sociedad Alfainterbeautex.

La compañía registró en 2010 unas pérdidas de 6,4 millones después de ganar un millón de euros en 2009. El grupo pasó de ingresar 48,9 millones de euros en 2009 a 37,2 millones en 2010.
Deloitte, auditor de The Chic Corporation Worldwide, advertía en su informe del ejercicio 2010 de la compañía que esta se encontraba renegociando el contrato de préstamo con BNP Paribas Fortis, sin haberse alcanzado acuerdo alguno. Los administradores de la sociedad clasificaron ese préstamo como pasivo corriente provocando que la empresa presentara a 31 de agosto de 2010 un fondo de maniobra negativo de 71 millones de euros “lo cual es indicativo (...) de la existencia de una incertidumbre significativa sobre la capacidad de la sociedad para continuar con sus operaciones”.

El artículo 43 de la Ley Concursal

El proceso de venta iniciado por la administración concursal de Marco Aldany está avalado por el artículo 43 de la nueva Ley Concursal. En un concurso de acreedores no está permitida la enajenación de bienes hasta la aprobación judicial del convenio o la apertura de la fase de liquidación, lo que todavía no ha ocurrido en el caso de Marco Aldany. Sin embargo la ley contempla como excepciones aquellos actos de disposición que la administración concursal considere indispensables para garantizar la viabilidad de la empresa.

La venta de la unidad productiva de Cacaolat, de Nueva Rumasa, el año pasado, a Damm y Cobega, estando la empresa de batidos en concurso de acreedores, se llevó a cabo gracias a las excepciones contempladas por el artículo 43 de la Ley Concursal.

En el caso de la venta de la unidad productiva de Marco Aldany concurren las peculiaridades de que el mayor acreedor de la empresa, BNP Paribas, está representado en el concurso por uno de los administradores nombrados por el juez –Javier Díaz Gálvez, del despacho DLA Piper, administrador concursal también en Afinsa–, y de que la misma entidad ha presentado una oferta para hacerse con dicha unidad productiva, de acuerdo a las fuentes consultadas. BNP Paribas no ha querido ampliar esta información; tampoco ha sido posible recibir explicaciones por parte de la administración concursal.

Normas
Entra en El País para participar