El Ecofin intenta cerrar una directiva que evite rescates con dinero público

La UE concederá un trato especial a grandes depósitos en caso de quita

El ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici; el ministro español de Economía, Luis de Guindos Jurado; el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaüble; el primer ministro italiano, Enrico Letta; y la ministra alemana de Trabajo, Úrsula von der Leyen
El ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici; el ministro español de Economía, Luis de Guindos Jurado; el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaüble; el primer ministro italiano, Enrico Letta; y la ministra alemana de Trabajo, Úrsula von der Leyen EFE

Los coletazos del caso chipriota han obligado a la UE a suavizar el proyecto de directiva sobre rescates bancarios, hasta el punto de conceder un trato especial a todos los depósitos, incluidos los superiores a 100.000 euros. El Ecofin intentará el viernes cerrar un acuerdo que solo prevé quitas a esos depósitos en casos extremos y les concede una protección especial si sus titulares son particulares o pymes.

El Ecofin (Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE) llega a su cita del viernes en Luxemburgo dividido entre los partidarios de una armonización total de los futuros procesos de rescate y quienes prefieren conceder cierto margen de maniobra a las autoridades nacionales para establecer la contribución de accionistas, acreedores y depositantes a la recapitalización de una entidad en dificultades.

El centro de la disputa gira en torno al tratamiento de los depósitos, que en el proyecto de directiva aprobado por la Comisión Europea en junio del año pasado recibían un trato dispar en función de su cuantía. El principio de acuerdo elaborado por Irlanda, país que preside la UE durante este semestre, coloca a los depósitos en el último lugar de la cadena de activos que pueden contribuir al rescate. Los inferiores a 100.000 euros quedarían totalmente excluidos (o con su contribución cubierta por el Fondo de Garantía) y el resto podrían quedar también exentos si sus titulares no son grandes inversores ni multinacionales.

Algunas delegaciones incluso quieren ir más lejos y conceder a las autoridades nacionales la potestad de excluir por completo a todos los depósitos de cualquier contribución a un rescate. La propuesta de compromiso de Irlanda, a la que ha tenido acceso CincoDías, no ve factible que esa propuesta logre el consenso necesario entre los ministros.

Dublín ofrece una solución intermedia, que permitiría a cada país excluir “en casos excepcionales” ciertos activos, solo hasta un cierto nivel (el 5% de los activos totales) y sujeto a la autorización previa de la Comisión Europea. Aun así, la propuesta que llega al Ecofin supone un giro importante en relación con el proyecto de directiva aprobado por la CE en junio de 2012.

En aquel texto, los depósitos inferiores a 100.000 euros estaban excluidos de quitas. Pero el Fondo de Garantía absorbía sus pérdidas al mismo tiempo que la deuda subordinada, es decir, en el segundo escalón más expuesto en la escala de potenciales quitas, solo por detrás de los accionistas.

Los depósitos superiores a 100.000 euros, según el mismo proyecto, sufrían pérdidas en último lugar, por detrás incluso de la llamada deuda sénior no garantizada. Pero durante la tramitación de la directiva, algunas delegaciones apoyaban la equiparación de grandes depósitos y deuda sénior en el riesgo de potenciales pérdidas para no dañar la emisión de bonos bancarios.

En la recta final de las negociaciones, sin embargo, el texto ha dado un brusco giro hacia un tratamiento preferencial para todo tipo de depósitos. Las fuentes consultadas atribuyen los cambios a la inquietud generada por el rescate de Chipre el pasado mes de abril, en el que se llegó a plantear una tasa sobre todos los depósitos bancarios.

Fuentes comunitarias advierten, sin embargo, que el acuerdo no está cerrado. Y la presidencia irlandesa augura una larga reunión del Ecofin, porque no tiene intención de levantar la sesión hasta que los ministros consensúen un texto que permita rematar la tramitación en el Parlamento Europeo.

Triángulo

Algunas delegaciones, como la de Reino Unido, insistirán probablemente en la equiparación de deuda sénior y grandes depósitos. Pero incluso el BCE se decanta por dar un trato preferencial a todos los depósitos, aunque con ello se encarezca la emisión de deuda bancaria.

La presidencia irlandesa asegura que el acuerdo final dependerá de un triángulo en el que la jerarquía de las quitas es uno de los puntos. Otro punto es el nivel de financiación del fondo de resolución (equivalente, según el proyecto de acuerdo, al 0,5% de los depósitos o al 1% si se le suma el fondo de garantía) y los fondos propios de cada entidad, donde se descarta una armonización a la vista de la variedad de modelos de negocio.

Normas
Entra en El País para participar