Economía cifra en 10.000 millones las provisiones en dos años

Guindos: El FROB y el Tesoro cubrirán las nuevas necesidades de capital de la banca

Advierte que la anulación de las claúsulas suelo de las hipotecas afecta a todo el sector

Ha pedido al Banco de España que supervise la aplicación de la sentencia del Supremo

Fachada del Banco de España.
Fachada del Banco de España. EFE

Un año después de que el Gobierno español solicitara a sus socios europeos un rescate dirigido a garantizar la solvencia del sector financiero, la sombra de nuevas necesidades de capital se cierne sobre la banca. Aunque el Ejecutivo de Mariano Rajoy tiene hasta finales del próximo enero para acceder a los casi 60.000 millones que no tomó de los 100.000 que el Eurogrupo puso a su disposición, el ministro de Economía, Luis de Guindos, considera que 12 meses después “las circunstancias son absolutamente distintas” y que existen otras vías preferibles para hacer frente a eventuales agujeros de capital.

“El Gobierno no ha identificado necesidades de capital de ninguna entidad en este momento”, sostuvo Guindos, valorando que “la realidad está siendo menos mala que el escenario estresado de Oliver Wyman”, que hizo el test de estrés que cifró el agujero de solvencia del sector. Ahora bien, Guindos, que participaba en la semana inaugural de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, organizados por la asociación de la prensa económica (APIE) y patrocinados por BBVA, admitió que las nuevas provisiones impuestas sobre créditos financiados arrojarán una nueva factura al sector.

En concreto, el ministro hizo referencia a las estimaciones del Banco de España que “dice que como mucho serán necesarios 10.000 millones de euros en dos ejercicios y eso llevará a unas necesidades de capital del entorno de los 2.000 millones” para hacer frente a este nuevo capítulo de provisiones.

Ante la posibilidad de afrontar este nuevo impacto con los fondos aún disponibles de la línea de asistencia europea, Guindos defendió que “si fuera necesario” inyectar nuevas ayudas “la situación ha cambiado mucho desde hace un año”, con lo que habría otras vías de actuación preferibles. “El FROB tiene mucha liquidez, en el entorno de los 10.000 millones de euros y el Tesoro tiene acceso a los mercados”, ilustró, manifestando que el Estado ha cubierto ya el 60% de sus necesidades de financiación para 2013.

Además, sostuvo Guindos, el temor que despertaba la banca española en los mercados se ha “disipado”. “No existen dudas de que los activos inmobiliarios estén correctamente provisionados. Las dudas surgen por la evolución económica a futuro, pero no solo para España”, asumió. “El año pasado el sector financiero hizo un esfuerzo tanto en saneamientos como en capital que no tiene parangón en Europa. Se inyectaron 50.000 millones y se pidieron 86.000 millones en provisiones”, detalló.

De hecho, horas después, el ministro avanzaba ante el Senado que la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) ha determinado que España ha cumplido con los objetivos previstos a la hora de reestructurar su sistema financiero y a día de hoy cuenta con unos bancos solventes, con niveles de capital “por encima de los mínimos regulatorios”.

Interés por las nacionalizadas

Un esfuerzo que debe permitir acelerar la recuperación del crédito, palanca clave de un crecimiento económico que Guindos ve a la vuelta de la esquina. Una gasolina especialmente urgente para las pymes que, según concretaba Guindos desde Santander, han recibido 12.000 millones en préstamos de las entidades nacionalizadas y contarán con otros 10.000 millones comprometidos por la banca sana.

En cuanto al futuro de las entidades intervenidas por el Estado, el ministro indicó que la decisión la tomará el FROB con la aspiración no solo de recuperar los fondos públicos inyectados sino de rentabilizar esta asistencia. Aunque Guindos arguyó que hay un plazo de cinco años para su venta y privatización, aseguró que “empieza a haber interés” en el mercado tanto por Novagalicia como por Catalunya Banc.

Linde vigilará la gestión de todas las cláusulas suelo

“Economía ha pedido al Banco de España que ponga especial atención al cumplimiento de la sentencia sobre las cláusulas suelo que sacó el otro día el Tribunal Supremo”, anunció ayer el responsable del Ministerio, Luis de Guindos, para advertir poco después que el fallo sienta jurisprudencia para todo el sector financiero. “El gobernador me ha indicado que va a poner especiales medios y recursos para que se aplique” la sentencia, manifestó Guindos, aclarando que “lo que el Gobierno le pide al Banco de España es que haga un seguimiento próximo”. “Una sentencia siempre se refiere a casos específicos pero existe la posibilidad de extenderla, ya que genera jurisprudencia”, advirtió. De momento, solo BBVA, Novagalicia y Cajamar, las tres entidades directamente afectadas por el fallo del Supremo han anunciado que anulan las cláusulas suelo de sus hipotecas, mientras que el resto de entidades que las aplican han decidido mantenerlas. Los analistas del sector prevén, en todo caso, que la presión reputacional y la judicialización de sus hipotecas culmine con la retirada de estas cláusulas en todas las entidades. Como mucho, opinan los expertos, podrán ganar tiempo. Pero Guindos avisó ayer de que espera respuestas rápidas. “Más allá de lo que ha sido la sentencia específica puede haber otras situaciones similares en las que se ha de aplicar la sentencia y se debe hacer con diligencia”, advirtió. Fuentes conocedoras del proceso aclaran que el Banco de España vigilará que cada entidad a la que le sea requerido –no solo las tres citadas– anule las cláusulas suelo de sus hipotecas y velará por que no cobren por otro lado lo que dejan de ingresar por esta vía. Guindos también recordó que la nueva ley exige más transparencia en estas cláusulas.

Normas