Estimaciones del Colegio de Registradores

Un 80% de las hipotecas sobre viviendas estarían afectadas por la cláusula suelo

Un 80% de las hipotecas sobre viviendas estarían afectadas por la cláusula suelo

Cuantificar el número de hipotecas que en la actualidad disponen de una cláusula suelo en su contrato no es tarea sencilla. La ausencia de un registro y de datos oficiales es uno de los principales problemas de una medida que tiene como principal característica la falta de transparencia.

Desde que el Tribunal Supremo declarara nulas aquellas cláusulas que no cumplieran con los requisitos de transparencia, el baile de cifras ha sido una constante. Según el Colegio de Registradores la inmensa mayoría de las hipotecas que existen en la actualidad contarían con un suelo que impediría a los consumidores beneficiarse de la caída del euríbor.Así, y de acuerdo a lo señalado por Vicente Carbonell, miembro de la Junta de Gobierno del Colegio de Registradores, alrededor del 80% de las hipotecas sobre viviendas estarían afectadas por esta disposición.

Este 80% vendría a representar, según fuentes del mercado, unos cuatro millones de créditos destinados a la compra de casas. De esta forma y tomando como referencia estos cálculos las 400.000 hipotecas de BBVA equivaldrían al 10% del total.

No obstante, puede que el porcentaje anunciado por el Colegio de Registradores ayer durante la presentación del informe sobre cláusulas abusivas sea menor. Los últimos pronunciamientos del Banco de España al respecto se efectuaron en 2009. Hace cuatro años que el regulador no abarca el tema en sus informes y por aquel entonces afirmaban que una de cada tres hipotecas contaban con algún tipo de límite en la variación del interés, incluyendo en esta afirmación tanto el techo como el suelo.

A la espera de nuevos datos que arrojen algo de luz sobre el número de afectados por la medida, desde el Colegio de Registradores señalan la posibilidad de que en los próximos días el resto de entidades decidan seguir los pasos de BBVA, Cajamar y Novagalicia.

Este “efecto en cascada” se ajustaría a la demanda de algunos colectivos como la Confederación de Consumidores y Usuarios de Madrid. En un comunicado la asociación aplaudía la decisión del Tribunal Supremo de anular las cláusulas suelo de varias entidades por falta de transparencia e instaba al resto de bancos a que renunciaran a esta práctica por “atentar gravemente contra los derechos de los ciudadanos”. “La existencia de este tipo de contratos solo deben ser admitidos si al mismo tiempo existe la correspondiente cláusula techo y el consumidor, después de ser informado adecuadamente, lo acepta libremente”.

La complejidad de los contratos hipotecarios que se comercializan es uno de los principales causas de la escasa transparencia. Su extensión, copiada del modelo anglosajón, así como su lenguaje técnico (mezcla términos del jurídico, el contable y el bancario) dificultan su entendimiento a los particulares y es justo aquí donde la labor de los registradores adquiere una especial relevancia, tal y como recalcaron Carbonell y María José Pérez, directora de Relaciones Institucionales delColegio de Registradores. Estos tecnicismos provocan que el consumidor se sitúe en una situación de clara desventaja.La forma de compensar estos desequilibrios es por medio de la labor de profesionales como los registradores y los notarios que con su intervención tratan de arrojar algo de luz para acabar con las cláusulas abusivas, defienden.

A pesar de que en los últimos tiempos las ejecuciones hipotecarias han aumentado de manera considerable, Vicente Carbonell defendió el sistema hipotecario español así como las últimas modificaciones. No obstante, cree que algunas de las iniciativas adoptadas recientemente se quedarán en una declaración de buenas intenciones.La puesta en funcionamiento de proyectos como el reparto de las plusvalías procedentes de la venta de un bien embargado presentará “problemas prácticos” pues se trata de medidas a largo plazo que carecen de los instrumentos adecuados para su control.

Los notarios se suman a la protección del consumidor

El Consejo General del Notariado anunció ayer la creacón de un Órgano de Control de Cláusulas Abusivas (OCCA).

El principal objetivo de esta institución será impedir que se introduzcan cláusulas abusivas en los contratos con consumidores que se recojan en escritura pública.De esta forma se incrementará la seguridad jurídica en la contratación y se ayudará a prevenir impugnaciones judiciales.

Para conseguirlo, el OCCA creará un archivo informático con todas las sentencias firmes que declaren abusiva una cláusula, para que pueda ser consultado por los notarios antes del otorgamiento de una escritura.
El órgano servirá también para proporcionar interpretaciones y orientaciones válidas en el que todas las partes afectadas en la contratación tendrán un centro de diálogo.

Normas
Entra en El País para participar