Está previsto para el viernes

El Gobierno aprobará la próxima semana el proyecto de ley de emprendedores

El Gobierno prevé aprobar el próximo viernes el proyecto de ley de Emprendedores, una norma a la que otorga una trascendental relevancia para superar la crisis económica y que será objeto de un acto solemne el martes en el Palacio de la Moncloa presidido por el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy.

A este acto, según han informado a Efe fuentes del Ejecutivo, asistirán varios ministros, así como representantes del colectivo de emprendedores.

El pasado 24 de mayo el Consejo de ministros tramitó el anteproyecto de esta ley, que el Gobierno prevé que vuelva el viernes a la mesa del Gabinete ya como proyecto para ser remitido al Parlamento.

El Gobierno considera que se trata de una de las reformas estructurales más importantes de su programa y que constituye una ley integral y completa que engloba la labor de prácticamente todos los departamentos ministeriales y que pretende facilitar toda la actividad emprendedora y empresarial.

Así, comprende desde la constitución de empresas y su régimen fiscal, al apoyo a la financiación y a la necesidad de hacer más fluida la relación entre las empresas y las Administraciones Públicas.

Para el Ejecutivo, la norma favorece igualmente la internacionalización de las empresas.

De acuerdo con esta ley, los emprendedores no tendrán que responder con su vivienda habitual (con un límite de 300.000 euros) de las deudas derivadas de su actividad empresarial, constituyéndose así la figura del “emprendedor de responsabilidad limitada”.

Incluye asimismo un mecanismo para favorecer la denominada “segunda oportunidad”, que permitirá a las empresas con un balance inferior a los cinco millones de euros acudir a una vía extrajudicial de negociación en vez de al concurso de acreedores.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, informó ayer tras la reunión del Consejo de ministros de que el Gobierno estudia que la ley amplíe hasta mil metros cuadrados la superficie de los negocios que pueden abrir sin necesidad de determinadas licencias municipales.

El anteproyecto fijaba esa superficie en 500 metros cuadrados, aumentando así la fijada por real decreto en mayo de 2012 y que era de 300 o menos metros cuadrados.

Normas