Lo justifica por una caída del 40% de las ventas

Altadis cerrará su planta de Cádiz a finales de este año

Prejubilará a 78 trabajadores y despedirá a otros 30

La empresa se queja de “la presión regulatoria sobre el tabaco

Imagen de un estanco
Imagen de un estanco

La tabaquera Altadis anunció ayer el cese de su planta de Cádiz previsto para el próximo mes de diciembre.Junto a esta medida, las empresa comunicó la puesta marcha de un “plan de reorganización” en sus áreas de marketing, ventas, servicios centrales y producción que afectará a 114 trabajadores de un total de 1.400 que forman parte de plantilla de la compañía.

Las razones que justifican estas iniciativas hay que buscarlas en la reducción en más de un 40% del volumen de cigarrillos en los últimos cuatro años. La caída viene motivada, según señala la empresa, por el incremento de la “presión regulatoria sobre el tabaco y el considerable aumento del comercio ilícito provocado en gran medida por la situación de crisis económica y cuyo índice se estima ya próximo al 12% de las ventas legales”.

El cierre de la planta de Cádiz, que a día de hoy da trabajo a 76 empleados, se debe, además de a la caída del volumen de venta de cigarrillos, al descenso “sustancial” de tabaco expandido que se elabora en este centro.

Según palabras de la compañía, el objetivo del plan, que ayer fue presentado a los representantes de los trabajadores, es “incrementar la eficiencia y competitividad” de Altadis en un momento en que el mercado de tabaco en España adolece de cierta debilidad.

La empresa propuso a los representantes aplicar la cláusula de garantía del expediente de regulación de empleo (ERE) aprobado por el Ministerio de Trabajo yAsuntos Sociales en marzo de 2009.Altadis considera que las causas que justifican el nuevo plan son muy similares a las del ERE de hace cuatro años.En aquella ocasión el número de trabajadores afectados ascendía a 794 empleados.Asimismo, alega que las condiciones del acuerdo alcanzado en 2009 contemplaba la posibilidad de aplicar esta cláusula en un futuro. Esto se traduce en que de los 114 trabajadores afectados, 78 pueden acogerse a la prejubilación.

Altadis se compromete a proponer a los 30 trabajadores restantes la “mejor solución”.Esta pasa por una baja incentivada con una indemnización de 45 días por año trabajado (frente a los 20 días por año que aprobó el Ejecutivo en la reforma laboral) y la opción de traslado a otras fábricas enEspaña para los 10 trabajadores fijos de la planta de Cádiz que no puedan acogerse a la prejubilación.

Las reacciones a la noticia fueron inmediatas. Según recoge Europa Press el Ayuntamiento de Cádiz emitió un comunicado en el que calificaba el cese de la actividad de la planta de “jarro de agua fría” y señala que hará “todo lo posible por conocer si hay alguna opción de vuelta atrás” en la decisión.

Por su parte, el secretario general de la Federación Agroalimentaria de CC OO en Andalucía,Antonio Perianes, afirmó que la verdadera razón del cierre de la instalación “es la apertura de un centro de producción en Polonia que va a realizar las mismas funciones”. Para Perianes la medida es “el punto final de un proceso de desmantelamiento” iniciado hace 20 años con la privatización de la empresa.

Normas