El 44% cree que la reforma laboral generará más paro

Autónomos y pymes piden bajar impuestos para crear actividad

Retrasan al menos hasta 2016 la salida de la crisis en España

El 84% no solicitó crédito en 2012 ante la falta de expectativas de conseguirlo

Los ministros de Hacienda y Economía, Cristóbal Montoro y Luis de Guindos.
Los ministros de Hacienda y Economía, Cristóbal Montoro y Luis de Guindos.

La crisis iniciada en 2008 ha arrasado el tejido productivo de las pequeñas y medianas empresas. En cinco años han desaparecido 367.000 trabajadores por cuenta propia y 140.000 pequeñas y medianas empresas, lo que ha contribuido sin duda a engordar la lista de parados. El Ejecutivo confía en que la reforma laboral y las medidas aprobadas en el Plan Nacional de Reformas servirán para crear actividad y frenar la sangría del mercado laboral, que ya ha superado la barrera psicológica de seis millones de parados.

Autónomos y pymes no comparten ese optimismo. El 90% cree que la situación económica sigue siendo mala y retrasan la salida de la crisis al menos hasta 2015, según las respuestas recogidas en la encuesta “Radiografía de las pymes y autónomos 2013”, elaborado por la compañía tecnológica Sage tras encuestar a 1.800 empresas (1.500 pymes y 300 autónomos).

La divergencia con el Ejecutivo no se refiere en exclusiva al diagnóstico de las situación económica, sino también a las soluciones planteadas. Un buen ejemplo de ello es la reforma laboral, el principal eje que ha planteado el Gobierno para flexibilizar el mercado de trabajo y volver a generar empleo. La mitad de los autónomos y pymes consultados está en desacuerdo con la reforma laboral. La gran mayoría considera que fomenta el desempleo (un 44% de las respuestas) y que genera peores condiciones laborales (un 13%).

La encuesta refleja que los principales obstáculos que dificultan la actividad empresarial son la falta de crédito (el 25% cree que es el principal obstáculo para el crecimiento) y la fiscalidad gravosa a las empresas. Preguntados sobre cuáles serían las propuestas más adecuadas para salir de la crisis, uno de cada dos encuestados (tanto pymes como autónomos) considera que lo mejor sería reducir impuestos y cotizaciones sociales a las empresas. Algo que rechaza de plano el Ejecutivo, que se ha marcado como principal prioridad la rebaja del déficit y ha postergado las rebajas fiscales a partir de 2014.

Menos peticiones de crédito

El estudio revela un dato significativo entre las numerosas peticiones de las empresas para que la banca reactive las líneas de crédito. El 84% de los autónomos y el 76% de las pymes reconoce que no solicitó ningún crédito en 2012. Este dato puede ser interpretado como el reflejo de que el grifo del crédito está cerrado y que muchas empresas habrían desistido en pedirlo ante la seguridad de que obtendrían una respuesta negativa. La proporción de solicitudes concedidas fue tan solo del 11% entre las pymes y de un 8% entre los autónomos.

Dificultades para implantar el IVA de caja

La morosidad es otro de los principales problemas que ha provocado el cierre de muchas pequeñas y medianas empresas. Lorenzo Amor, presidente de ATA, calcula que los impagos han sido los responsables de uno de cada cuatro autónomos que han desaparecido desde 2008.

Al repunte de la morosidad se ha unido la obligatoriedad de pagar los impuestos de todas sus facturas, independientemente de si las habían cobrado o no. Para paliar esta situación, el Ejecutivo ha aprobado en el anteproyecto de ley de Emprendedores el criterio de caja en el IVA, lo que significa que solo pagarán el IVA cuando cobren la factura. El 60% se muestra dispuesto a adherirse a este sistema, aunque también reconoce que necesitará ayuda externa y que supondrá un cambio contable.

Normas