Alega razones técnicas para no devolver lo cobrado de más

Hacienda adeuda a los cogeneradores 70 millones por el ‘céntimo verde’

El ministerio prometió una norma antes de junio

El impuesto entró en vigor en enero

Acogen amenaza con ir a los tribunales

Planta de cogeneración de Cepsa.
Planta de cogeneración de Cepsa.

La aplicación de los impuestos energéticos que entraron en vigor el pasado 1 de enero está resultando conflictiva. Tal es el caso del impuesto de hidrocarburos al gas natural, que grava el consumo de este combustible con 0,65 euros/gigajulio para todos los usuarios, excepto para la industria, que se le aplica uno reducido de 0,15 euros/gigajulio. Es el denominado céntimo verde.

 Ya en febrero, los cogeneradores (que no estaban incluidos en este último grupo) denunciaron ante Hacienda que se trataba de un tributo discriminatorio y el ministerio les dio en parte la razón al decidir que, del gas que consume la cogeneración, una parte irá al tipo mínimo (la del gas utilizado para producir calor, considerada la parte industrial) y otra al tipo máximo (la del gas para generar electricidad). De esta manera, de los 210 millones que hubiesen tenido que pagar estas plantas, se reducían en 70 millones, según los cálculos de la patronal del sector, Acogen.

Sin embargo, Hacienda decidió, por razones “técnicas” y dada la premura, que gravaría todo el consumo de gas al tipo máximo (los citados 0,65 euros/GJ) y que posteriormente iría devolviendo lo cobrado de más a cada planta, una vez se aprobase una nueva regulación. Para la asociación del sector,  las empresas están pagando entre un 22% y un 55% más del impuesto que les corresponde (el tributo lo pagan a las comercializadoras que les suministran el gas natural).

Aunque el ministerio les prometió un cambio normativo antes de junio, no se conoce borrador alguno del desarrollo legal para recuperar el importe pagado hasta ahora. Las compañías de los distintos sectores industriales que tienen plantas de cogeneración (química, papel, etc.) han reclamado celeridad en la devolución de los importes, “ya que no está la situación de la industria en España como para ir adelantando impuestos”, aseguran.

Acogen: "No está la situación de la industria como para ir adelantando impuestos"

Hasta el momento, las afectadas han pagado de más unos 30 millones, que se convertirán en los citados 70 millones a finales de año.

Además del céntimo verde, las cogeneradoras están pagando también el nuevo impuesto a la electricidad (un 7% sobre los ingresos) y un 2% por el CO2.

Ante la futura reforma energética, Acogen recuerda que la nueva fiscalidad supone un 14% de merma de ingresos y, en el caso de las plantas con más de 15 años, un 31% menos, por lo que están abocadas al cierre, haga ya lo que haga el ministerio, según fuentes de esa asociación.

La industria amenaza con ir a los tribunales

Las razones que Hacienda ha dado a las cogeneradoras para seguir aplicándoles el tipo máximo del impuesto de hidrocarburos al consumo de gas y para no devolverles el importe cobrado de más, son de tipo “legales y operativos y de eficiencia administrativa”, seguran las afectadas.

La situación se ha vuelto tan tensa que la asociación del sector, Acogen, está pensando en reclamar “administrativa y judicialmente todas las liquidaciones” (la recaudación del céntimo verde es mensual). Esto se haría empresa por empresa.

Estas consideran que el origen del problema es que la redacción del impuesto incluido en el RDL 15/2012 fue “una chapuza”, que ha provocado inseguridad jurídica y está siendo complejo y difícil de aplicar.

En este sentido recuerdan que el sujeto pasivo es el comercializador que vende el gas, pero lo paga el consumidor. Además, se distingue a las industrias según su clasificación en el impuesto de actividades económicas y fija distintos tipos según la industria.

La cogeneración paga 400 millones en peajes del gas y representa un 40% del consumo de este combustible en el sector industrial en España.

Normas