El club del Gentleman

Entre la necesidad y la virtud

Tras Ginebra y Basilea, la industria relojera ajusta su oferta para un año tranquilo

Reloj Jaeger
Reloj Jaeger

Puede deberse a que los resultados de algunos mercados, pese a todo, transmiten la energía suficiente y necesaria para que el negocio siga marchando, o tal vez a que la relojería aprendió del pasado y ahora evita cualquier locura. En cualquier caso, el panorama de la creación relojera para 2013 es de absoluta tranquilidad. En todos los aspectos. En cuanto a la oferta, son perceptibles inequívocas claves de estilo que dicen mucho de por dónde circula la industria.

De una parte, el creciente aprecio por los cronógrafos. El cronógrafo de rueda de pilares –acompañado de las funciones flyback o rattrapante– es tan común en las colecciones de este año como los relojes de tres agujas, y eso es sin duda un beneficio añadido para el comprador, que este 2013 tiene bastante donde elegir. Pocas complicaciones, o digamos que las justas, y en manos de los que siempre se lo pueden permitir (y no es una cuestión económica).

Y cada vez más, otra consideración importante, cada cual a lo suyo, es decir, “exprimir” las bondades de sus referencias estrella, que al fin es lo que demanda el público, y no solo el asiático, cuyo papel protagonista sigue en alza –Europa continúa sufriendo y los datos no son optimistas–, solo comparable al crecimiento de Latinoamérica, con México y Brasil ala cabeza. Estose plasma en la reducción de tamaños, el estilo de los acabados –reaparece con fuerza una combinación que muchos dieron por desaparecida, la de los relojes bicolores–, y en algunas líneas que nacen exclusivamente para satisfacer sus gustos estéticos (y por parejas).

Por lo que respecta a la mecánica, la necesidad ha hecho que en muchos casos aparezcan calibres fabricados in-house que, al margen de sus aportaciones particulares, ofrecen una visión mucho más real –incluso se podría decir que sensata– dela relojería. De la de cada uno. Es tiempo de reclamar que el futuro siga por esa línea, como ya ocurre en la investigación de nuevos materiales, lo que ofrece todavía mayor credibilidad a cada una de las nuevas apuestas, incluidas las femeninas.

Porque tanto en el Salón de Ginebra como en la Feria de Basilea –este año con nuevo espectáculo arquitectónico, casi de concurso, resumido en más metros de exposición y más público visitante–, se ha comprobado que, más allá de la imagen, la mujer busca lo mismo que el hombre: la calidad y la precisión de los buenos relojes. Primero fue el turno del tamaño, ahora llegala mecánica Ypara terminar, una nota de color, o más bien muchas. Las esferas se han animado de forma muy colorista, aunque si hay que hablar de un tono dominante, entonces la respuesta es sencilla: manda el azul... de todos los colores.

Suscripciones a Gentleman: 902 101 146. www.prisarevistas.com/gentleman.

Pistas

La nueva juventud

Ferrari no piensa solo en el presente o el futuro. Lo demuestra su taller Ferrari Classiche, especialmente creado para sus modelos históricos. Gentleman viaja hasta Maranello, el pueblo italiano donde se ubica, para descubrir hechos como que, en 2012, un 250 GTO (de los 36 realizados entre 1962 y 1964) fuera vendido por 35 millones de dólares, convirtiéndose en el coche más caro del mundo. O que esta división, de casi 1.000 metros cuadrados, alberga el Ferrari 275 GTB4 –que perteneciera al actor Steve McQueen–, ya en etapa final de restauración.

Verano de moda

La tienda de estilo multimarca Santa Eulalia, en Barcelona, presenta un nuevo espacio dedicado al creador Orlebar Brown, con una colección de bañadores, polos y pantalones que refleja la filosofía de la firma inglesa, a través de una mezcla de siluetas clásicas que son, al mismo tiempo, divertidas y sofisticadas. Santa Eulalia se tiñe así de estampados sesenteros que nos trasladan al mundo del fotógrafo Slim Aarons. Es una de las paradas Gentleman en la ruta de shopping del mes de junio.

¡Ave, bici!

La bicicleta vive un nuevo auge, un renacimiento que incluye, entre otros muchos progresos, modelos con asistencia eléctrica. Y las más bellas expresiones estéticas. “Yo he sido transparente viajando en bicicleta, con brisa en los pedales y trigo en la chaqueta”, escribía Leopoldo Panero. Gentleman se detiene en los modelos que mejor representan esa vida lenta, artesana y nostálgica del vehículo de dos ruedas.

Normas