La ley puede obligar a una opa sobrevenida

Shuanghui asegura a la CNMV que no sabe aún lo que hará con su 37% en Campofrío

Trabajador de una planta de Shuanghui
Trabajador de una planta de Shuanghui

El grupo Shuanghui asegura en el hecho relevante que conoce sus obligaciones con respecto a Campofrío conforme al Real Decreto 1066/2007, de 27 de julio, sobre el régimen de las ofertas  públicas de adquisición de valores, en el caso de que se produzca el cierre de la operación de compra de Smithfield,  pero "aún no  no ha adoptado ninguna decisión al respecto. "Tan pronto como se complete la Operación, Shuanghui explica que comunicará su decisión sobre dicha cuestión", asegura el comunicado.

La oferta lanzada por la china Shuanghui sobre la estadounidense Smithfield Foods repercutirá en los accionistas de su filial española Campofrío, en cuyo capital controla una participación del 37%. En espera de posibles movimientos y de previsible contraofertas, la operación tendrá consecuencias también para el accionista español. La acción española subió un 2,2% tras llegar a subir un 6%.

Según la normativa de opas española, cuando a resultas de una operación sobre una sociedad con participación en una cotizada, un tercero consiga de forma indirecta un porcentaje de capital superior al 30%, es obligatorio lanzar una opa sobre la empresa.

Es el caso de Campofrío, controlada en un 36% por Smithfields, que a su vez ha recibido una oferta de compra por el grupo chino Shuanghui. En caso de que el grupo chino (o un potencial nuevo comprador) alcanzase el 84% del capital de Smithfields, tendría más de un 390% de Campofrío, umbral mínimo para estar obligado a lanzar una opa.

No obstante, las opas sobrevenidas no son obligatorias de forma automática. Según el reglamento de opas, cuando se da una toma de control indirecta el oferente tiene hasta tres meses para, o bien lanzar una opa, o bien vender acciones hasta que su participación quede por debajo del umbral del 30%.

El precio para el lanzamiento de la opa debe ser, además, equitativo. En todo caso, salvo que el grupo chino haya comprado alguna acción de Campofrío en los últimos 12 meses, no existe una referencia clara. Según la normativa, el precio debe basarse, en estos casos, en el valor contable de la sociedad, su valor liquidativo, la cotización media de los valores en los últimos seis meses, el valor de posibles ofertas de compra recibidas en el último año u otros métodos de valoración. Dicha valoración estará sometida al escrutinio, en todo caso, de la CNMV.

Con la subida del 11,8% registrada el miércoles, Campofrío cotiza a 5,4 euros, ampliamente por encima de los 4,75 euros a los que cotizó, de media, en los últimos seis meses. La empresa cotiza por debajo de su valor en libros, según datos de Bloomberg.

Normas
Entra en El País para participar