Santander, Indra y Repsol prevén expandirse en el país

Las empresas confían en que Brasil siga creciendo tras Mundial y JJ OO

Brasil seguirá siendo el núcleo principal de inversión y de negocio en Latinoamérica

Rafael Bernar, subdirector de Relaciones Internacionales de Repsol, rn Carlos Fernández, director de relaciones con las Universidades de Indra, y Fabio Pellizer, director de desarrollo de negocio de Banco Santander.
Rafael Bernar, subdirector de Relaciones Internacionales de Repsol, Carlos Fernández, director de relaciones con las Universidades de Indra, y Fabio Pellizer, director de desarrollo de negocio de Banco Santander.

Las grandes empresas españolas confían en que Brasil prosiga con su senda de crecimiento, iniciada ya hace más de una década, y siga ganando peso como uno de los principales mercados en el extranjero, si no el primero. Aunque, para ello, no sólo será necesario un crecimiento económico, sino solucionar algunos de los problemas que aún presenta la inversión en Brasil.

En torno a estas claves se dirige el negocio de tres de las principales compañías españolas que tienen en Brasil una fuente de beneficios en sus balances, Indra, Santander y Repsol. En un encuentro con CincoDías en la Casa de América, sus representantes no detectan lo que algunos llaman “burbuja brasileña” y confían en que el futuro siga siendo próspero: “Brasil ha sacado de la pobreza y puesto en el mercado a 40 millones de personas. Esa base no se va a caer de la noche a la mañana”, afirma Fabio Pellizer, director de desarrollo de negocio de Banco Santander, quien reconoce que, “como todo gran crecimiento, hay cosas que quedan por hacer”, pero confía en que “si el gobierno presenta un plan de inversiones bien hecho a medio y largo plazo, va a ser muy difícil que le pase algo a Brasil”.

Uno de los motivos, precisamente, es esa cantidad de gente que ha pasado a componer una clase media “muy sólida”, tal y como sostiene Carlos Fernández, director de relaciones con las Universidades de Indra: “Es un baluarte para ellos. Hay una clase media muy grande y muy potente. Es un país aún con desigualdades, pero han desarrollado una clase media que al final es la que tira del consumo”. Brasil es ya el segundo mercado más importante para Indra después de España. Lleva allí instalada desde 1996, y está presente en los sectores de la energía, la salud, el transporte, tráfico, defensa, telecomunicaciones...“casi todos”, reconoce Fernández, quien sostiene que “Brasil es un mercado en plena ebullición que hay que aprovechar”, y aspira a que Indra no solo mantenga tasas de crecimiento del 25% en el país, sino que “nos lleguen a percibir como una empresa brasileña”.

Las frases

Rafael Bernar, subdirector de Relaciones Internacionales de Repsol

“El potencial de las reservas petroleras de Brasil es un lujo. Yo no le auguro otra cosa al país que no sea un futuro estupendo”.

Carlos Fernández, director de relaciones con las Universidades de Indra

“Brasil ha creado una clase media muy sólida, muy grande y muy potente. Eso es un baluarte para el país”.

Fabio Pellizer, director de desarrollo de negocio de Banco Santander

“Las inversiones van a crecer, por la confianza y por los mensajes que envía Brasil a la comunidad económica”.

Clima de negocios

Brasil, que creció un 0,6% en el primer trimestre, según los datos conocidos ayer, posee para una compañía como Repsol “unas reservas petroleras que son un lujo. Además, la educación es cada vez más avanzada, y todas las inversiones están yendo hacia allí. No le auguro otra cosa que no sea un futuro estupendo”, afirma su subdirector de Relaciones Internacionales, Rafael Bernar.

Pese al amplio poder de la petrolera estatal, Petrobras, la multinacional española tiene en Brasil, a través de Repsol-Sinopec, dos de los diez grandes proyectos que tiene en marcha en todo el mundo, que representan el 25% del valor de todos ellos. “En Brasil y en Latinoamérica trabajamos muy bien, no tenemos grandes dificultades salvo alguna sorpresa como la de Argentina, que quedó en eso, en una sorpresa”.

Porque la seguridad jurídica y política son claves para toda inversión: “Brasil se aleja de cualquier sospecha de populismo”, sostiene Bernar. Pero aún queda trabajo por hacer, según argumenta Fabio Pellizer: “Hay que preguntarse si la velocidad con la que el Gobierno aplica las reformas y sus políticas es la adecuada para gran centro inversor que es Brasil. Hay que poner un poco más. Nada es para siempre”.

Normas