Escenario de los productos de ahorro

Depósitos y cuentas rentables para los bolsillos conservadores

Espirito Santo, Pichincha y Sofinloc lideran la lista con los productos más atractivos

Primero fueron los depósitos y en los últimos días, las cuentas remuneradas sufren las rebajas de los tipos

Depósitos y cuentas rentables para los bolsillos conservadores

Después de unos años en los que la guerra del pasivo permitió a los pequeños inversores sacar el máximo partido a sus ahorros sin correr riesgos, ahora es el tiempo de las rebajas.Los tipos de interés de depósitos y cuentas remuneradas están lejos de ser lo que eran. Mientras los analistas reciben este cambio con los brazos abiertos, ya que consideran que las nuevas oportunidades están en la renta variable y los fondos de inversión, el ahorrador de a pie mira con recelo el nuevo escenario.

Este descenso en las remuneraciones tiene su explicación en varios acontecimientos.Sin lugar a dudas el que más ha influido fue la recomendación efectuada a comienzos de enero por el Banco de España.En un momento en el que las entidades que habían recibido ayuda para sanear sus balances se encontraban ofreciendo rentabilidades que poco tenían que ver con su situación real, Luis María Linde, haciendo uso de las facultades que le otorgaba el Memorándum de entendimiento (MoU), decidió establecer límites a las remuneraciones. Aunque se trataba de una mera recomendación verbal, la banca optó por plegarse al supervisor. Las sanciones que su incumplimiento traería consigo (mayores exigencias de capital) calaron entre las entidades y en menos de tres semanas la banca se cuadró ante Linde.

El segundo motivo que explica los descensos de las rentabilidades es el BCE y su decisión de situar el precio del dinero en el 0,5%, su mínimo histórico.Desde que a comienzo de mayo Mario Draghi anunciara una nueva rebaja en los tipos de interés con el fin de impulsar el flujo del crédito, las caídas de las remuneraciones han vuelto a hacer acto de presencia. Hasta el momento, muchas entidades habían recurrido a la estrategia de los 13 y 25 meses para poder ofrecer un poco más sin incumplir los límites fijados por el Banco de España. Una estrategia que dejó de tener fuerza en el momento en que Draghi comunicó las nuevas condiciones de la política monetaria.

Todo esto ha provocado que la guerra del pasivo, instrumento que había servido a los bancos para atraer a nuevos clientes, quede reducida a escombros.No obstante, todavía existen algunas oportunidades que sobresalen por encima del resto en lo que a cuentas y depósitos se refiere.

Bancos extranjeros
Desde que entrara en escena la recomendación de Linde, los depósitos de las entidades extranjeras con presencia en España han encabezado la lista de los más rentables. Banco Espirito Santo es uno de los mejores ejemplos de esta tendencia.Al no estar sometido a la regulación del Banco de España tiene margen para ofrecer una política más agresiva. En la actualidad, y a pesar de haber recortado sus tipos como consecuencia de los cambios en la política monetaria de la eurozona, pone a disposición del cliente un depósito a seis meses al 2,6%.El importe mínimo son 50.000 euros y el máximo, dos millones de euros. Junto al depósito a seis meses también comercializa uno a doce, con los mismos requisitos de capital y condiciones en caso de retirada anticipada, momento en que pasará a remunerar al 1%.La rentabilidad para este último se sitúa en el 3%, ligeramente por encima.

La contrapartida de entidades como EspiritoSanto,Banco Finantia Sofinloc (dispone de un depósito a 25 meses al 3,2%) o Banco Pichincha(cuenta con el depósito a un año al 3%) se halla en que las cantidades mínimas exigidas son superiores a las requeridas por las entidades nacionales. En concreto en el caso de las extranjeras el mínimo son 50.000 euros.

ING Direct, entidad dependiente del Banco de Holanda, también dispone de margen para ofrecer unos tipos más elevados. Aunque ya en enero efectuó una rebaja de las remuneraciones de sus depósitos para mantenerse fiel a su política de situarse en línea con sus competidores, en la actualidad dispone de algunas de las ofertas más atractivas según el ranking que elabora el portal de finanzas HelpMyCash.com. La firma holandesa, que opera en España como sucursal, cuenta con el depósito a cuatro meses al 2% frente al 2,6% de hace unas semanas (no incluye penalización por retirada anticipada ni exige un capital mínimo).No obstante, la entidad dispone de una oferta de apertura de la cuenta naranja, acompañada del depósito naranja a cuatro meses al 2,6%.

Tipos de Interés

Depósitos y cuentas remuneradas inferiores a un año: siguiendo las recomendaciones verbales del Banco de España para cumplir con las exigencias del regulador, las entidades no deberán comercializar productos con una remuneración superior al 1,50%.En un principio el límite estaba en el 1,75%, pero se actualizó de manera inmediata tras la rebaja del 0,25% efectuada por el Banco Central Europeo al precio del dinero.Este se sitúa a día de hoy en 0,5% su nivel histórico más bajo.
Depósitos y cuentas remuneradas de hasta dos años: aplicando el mismo procedimiento el tope quedaría fijado en el 2,5% frente al 2,75% de enero.

ING, que hasta hace poco había concentrado los recortes de sus tipos en los depósitos, ha empezado a meter la tijera en las cuentas remuneradas.De hecho, en los últimos días la entidad ha enviado información a sus clientes para anunciarles que rebaja la remuneración de la Cuenta Naranja al 1% a partir del próximo 1 de julio.Con este descenso, sitúa la remuneración de su cuenta en el mínimo histórico.

Mediolanum, perteneciente a un grupo italiano pero con filial en España y bajo la supervisión directa de Luis María Linde, ha rebajado la rentabilidad de la cuenta Freedom desde el 4% al 3,5% durante los seis primeros meses para la parte del saldo que exceda los 15.000 euros y no supere el millón, tal y como recoge la entidad en el folleto de emisión.

Bankinter
El grupo Bankinter, que a finales de 2012 lanzó al mercado el portal Coinc con el que buscaba fomentar el ahorro a través de las redes sociales, no ha escapado a la temporada de rebajas. Entre los productos que han sufrido un recorte de sus rentabilidades se encuentra la que durante unos meses fue su producto estrella, la cuenta Coinc. Según las últimas actualizaciones, esta ha pasado del 3% al 2,25% y la cantidad máxima a retribuir baja de los 50.000 euros anteriores a los 35.000 euros de la actualidad.Antes de las recomendaciones de Linde este producto llegó a ofrecer un 4%.

A pesar de este recorte, Bankinter sigue comercializando uno de sus buques insignias, la cuenta nómina al 5% durante al primer año y al 2% a partir del segundo.

Asimismo, los depósitos de Bankinter han sufrido una rebaja generalizada. La entidad ha recortado un 0,25% los tipos de sus depósitos a 13 y 24 meses, que pasan de ofrecer un 2,25% a un 2%, y del depósito a 25 meses que cae del 2,75% anterior al 2,50% de ahora.

Sin embargo, estas no son las únicas modificaciones. Los depósitos smart de Bankinter también han corrido la misma suerte. Así, los de tres y seis meses pasan del 1,75% al 1,50% mientras que el de 13 meses cae del 2,25% al 2%. Para el caso de los 25 meses su rentabilidad se sitúa en el 2,5% frente al 2,75% de antes.

Evo y Openbank
La marca comercial de Novagalicia tuvo unos meses de gran apogeo. La razón fue el lanzamiento del que hasta la fecha se ha convertido en su gran producto destinado a los pequeños ahorradores: la Cuenta Inteligente Evo. En apenas 11 meses consiguió captar 100.000 nuevos clientes.Sus elevadas rentabilidades hicieron de ella el reclamo perfecto para los ahorradores que buscaban sacar partida a su dinero en un momento de relativa sequía. Pero lo ofrecido antes con lo que existe a día de hoy presenta algunas diferencias. Al principio abonaba un 3% por los ahorros de sus clientes y un 2% por la liquidez utilizada para pagar gastos, ahora esas rentabilidades han pasado a ser del 2,25% y al 1,25%, respectivamente.

No obstante, a pesar del recorte, estas remuneraciones se encuentran ligeramente por encima a las de otras cuentas como por ejemplo la Cuenta Más Open de Openbank que ha caído del 1,75% al 1,25%. El banco online de Santander ha puesto en marcha una campaña de recorte de sus tipos en las cuentas remuneradas. Además de la anterior, también ha bajado la rentabilidad de la Cuenta Junio (del 1,2% al 1%) y de la e-cuenta (1,25% actual frente al 1,5% anterior).

Bankia
La entidad, que en los últimos días centra la atención del mercado a la espera de la entrada en circulación de las acciones procedentes del Frob y la conversión de las participaciones preferentes, ha efectuado una rebaja a las rentabilidades de los productos destinados al ahorro. El objetivo, como el de los otros, es cumplir con las recomendaciones. Así, la cuenta superior retribuye a día de hoy un 1%. La entidad decidió rebajar sus tipos el pasado enero y dos meses después (en marzo) su rentabilidad cayó del 1,75% que hasta la fecha venía ofreciendo al 1% de la actualidad.

Sus depósitos corren la misma suerte.Así el depósito creciente remunera 1,75% hasta los 12 meses. Entre 12 y 24 meses el tipo de interés asciende al 2,25% y una vez superados los dos años la remuneración pasa a ser 2,75%. Estos productos no exigen requisitos de capital al igual que el depósito creciente a tres años que ofrece de media una TAE del 2,75%.De acuerdo a la información recogida en su página web el primer año entrega un 2,5%. Al segundo, la cifra asciende al 2,67% y en los últimos 24 meses la rentabilidad prometida se sitúa en el 3%.

Deuda pública, pagarés o fondos, la alternativa para el pequeño ahorrador

1 Desde que Mario Draghi anunciara que haría todo lo que estuviera en sus manos para evitar la ruptura del euro y que no dejaría caer a ningún país, la renta fija se ha tomado un respiro.La crisis de deuda, que en los últimos años han sufrido varios rebrotes, parecen algo lejano. Pero no hace mucho, en concreto en julio de 2012 la prima de riesgo española rozó los 650 puntos y la curva de tipos se invirtió.En aquella época la deuda pública de países como España e Italia eran algunas de las opciones de inversión preferidas por el ahorrador conservador.

Sin embargo, a día hoy y después de varias reformas encaminadas a la consecución del equilibrio y consolidación fiscal, la realidad es otra.Las emisiones de deuda, en especial las de los tramos más cortos, se sitúan años luz de los momentos en que tanto se especulaba con el rescate a España.Si en noviembre de 2011 coincidiendo con la dimisión del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, el Tesoro se vio obligado a pagar un 5% por colocar letras, ahora esas mismas emisiones se realizan a los precios más bajos desde que se tienen datos.

Esta tendencia no ha sido exclusiva de la deuda a corto sino que también ha tenido su reflejo en el bono a diez años.En concreto, en menos de un año este ha pasado del 7,6% al 4,4% actual.

Esto, que es interpretado como algo positivo, ya que aleja los fantasmas de una intervención, deja de interesar a los inversores que buscaban altas rentabilidades en el menor tiempo posible asumiendo un riesgo mínimo.
La deuda pública cede el paso ahora otro tipo de emisiones, en concreto las corporativas que, en los últimos meses y aprovechando la menor presión, viven una buena racha después de años de sequía.

2 Coincidiendo con la deuda pública se encuentran los pagarés. En la época en la que las letras rozaban el 5% las entidades decidieron contrarrestar la fuerte demanda de los particulares por la deuda soberana con los pagarés.Todo aquel que se acercaba a una entidad buscando información sobre los procedimientos necesarios para comprar letras del Tesoro acaba recibiendo documentación sobre este producto que no es otra cosa que deuda del banco avalada por la propia entidad.Las rentabilidades de estos superaban a las de los depósitos en un momento en el que la Ley Salgado penalizaba con mayores aportaciones al fondo de garantía a todas aquellas entidades que ofrecieran depósitos superiores a lo recomendado.

Sin embargo, y después de las dificultades que durante unos meses atravesaron las entidades españolas el interés por los pagarés cayó en saco roto.La desconfianza se instaló en los inversores que día a día asistían con incredulidad al nuevo escenario que se abría ante sus ojos. Una vez superado los momentos más críticos, los pagarés han pasado a un tercer plano y en la actualidad apenas se comercializan.Según datos recabados por la AIAF en lo que llevamos de este año se han emitido 20.000 millones de euros en pagarés, un 72% menos que lo emitido en el mismo periodo de 2012. En diciembre de 2011 y coincidiendo con el momento de esplendor se emitieron 21.000 millones, lo mismo en que todo lo que llevamos de año.

3 En enero y febrero las limitaciones del Banco de España a los superdepósitos, así como la incertidumbre generada por el rescate a Chipre y la solución que se la iba a dar los ahorros –se especulaba con la posibilidad de que los depósitos pagasen la intervención–, provocaron una caída del volumen total de depósitos que en marzo volvió a recuperarse tras situarse en los 1,5 billones de euros. Esta caída en el volumen total fue interpretado por algunos como el renacer de los fondos de inversión, y pruebas de este trasvase existen. Por ejemplo desde Gesconsult señalan que el fondo de renta fija flexible ha incrementado su volumen gestionado en lo que va de año un 40% pasando de los 35,8 millones a los 50 de la actualidad.Este incremento se produjo sobre todo en los dos primeros meses del año. La rentabilidad acumulada es ya del 4,6%, por encima de lo ofrecido por los depósitos y cuentas remunerada.

La caída de las rentabilidades lleva a especular con la idea de que productos de este tipo, con un riesgo moderado, pueden ser la salida perfecta para los más conservadores que buscan asegurar su dinero y superar la inflación.

No obstante, a pesar del atractivo, las familias siguen siendo reticentes y la mejor prueba de ello es que mes a mes los depósitos de este sector han seguido aumentando aunque la cantidad total bajara.

Normas