Hasta el nivel más alto desde septiembre de 2007

Aumenta la confianza de los consumidores alemanes

Las expectativas económicas y de ingresos mejoraron ligeramente

Destaca la la baja tendencia al ahorro, que cayó a un nuevo mínimo histórico en mayo

La confianza de los consumidores alemanes de cara al próximo mes de junio se incrementó tres décimas hasta los 6,5 puntos, su nivel más elevado desde septiembre de 2007, según la encuesta elaborada por el centro de estudios GfK, que destaca que el estado de ánimo de los consumidores germanos ha continuado siendo positivo en el último mes.

En concreto, destaca que las expectativas económicas y de ingresos mejoraron ligeramente, al aumentar desde los -1,5 puntos hasta los -0,2 puntos y desde los 30,8 puntos hasta los 33,9 puntos. Por su parte, la voluntad de comprar se mantuvo prácticamente estable en nivel “extremadamente elevado”, al pasar desde los 37,6 puntos a los 37,7 puntos.

La encuesta, realizada a alrededor de 2.000 consumidores, destaca que, aunque la Comisión Europea (CE) ha señalado que la recesión en la eurozona continuará este año, “aún existe un inquebrantable optimismo entre los consumidores alemanes. “Evidentemente, su atención está principalmente concentrada en las buenas y estables condiciones generales en Alemania”, añade.

En este sentido, añade que el alto nivel de empleo y los buenos acuerdos logrados en la negociación de los convenios colectivos, junto con la caída de la inflación, están fortaleciendo la confianza. “En consecuencia, tanto las expectativas económicas como de ingresos mejoraron ligeramente en mayo”, agregó.

Por otro lado, el GfK también subrayó que la evolución positiva de la confianza de los consumidores se vio impulsada por la baja tendencia al ahorro, que cayó a un nuevo mínimo histórico en mayo, debido en parte a la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de reducir los tipos de interés para impulsar la economía.

La economía alemana evita la recesión en el primer trimestre

El producto interior bruto (PIB) de Alemania creció en el primer trimestre de 2013 un 0,1% respecto a los tres meses anteriores, cuando había registrado una contracción de siete décimas, según la segunda estimación publicados por la Oficina Federal de Estadística (Destatis), que confirma que la locomotora europea logró evitar la recesión.

Sin embargo, la oficina estadística, que mantiene sin cambios la estimación preliminar, añade que en términos interanuales la economía alemana registró una contracción del 1,4%, en comparación con el estancamiento que se registró en el cuarto trimestre del año anterior en comparativa interanual.

Destatis destaca que la economía alemana está “ganando impulso”, aunque de forma “lenta”, y explica que una de las razones de este “pequeño crecimiento” en el comienzo del año ha sido un tiempo “extremadamente frío”.

En este sentido, subraya que la principal, “y casi única”, contribución positiva al crecimiento del PIB fue el consumo final de los hogares, que aumentó un 0,8% en los tres primeros meses del año, en contraste con la caída de tres décimas registrada en el trimestre anterior.

Por su parte, la balanza comercial apenas tuvo efectos en el crecimiento económico en el primer trimestre del año, ya que, aunque las exportaciones cayeron un 1,8%, las importaciones descendieron un 2,1%. Por su parte, el gasto público se redujo un 0,1% y la formación brutal de capital descendió un 0,6%.

Normas