El 55% recurrirá a esta alternativa, según Cetelem

La crisis empuja a los españoles al trueque

El poder adquisitivo de los ciudadanos es cada vez menor

Billetes de cinco euros en Amsterdam (Holanda).
Billetes de cinco euros en Amsterdam (Holanda). EFE

La crisis económica, un índice de desempleo que alcanza sus cuotas máximas y las políticas de ajustes presupuestarios que se están aplicando en el país han modificado el comportamiento de consumo de los españoles, que para aminorar sus gastos han vuelto al trueque como forma de consumo alternativo con la que acceder a bienes y servicios, según el último Observatorio Cetelem Europeo del Consumo.

El estudio de Cetelem, que analiza el estado de ánimo de los europeos y el consumo de los principales mercados basado en las respuestas de 6.500 consumidores de Alemania, Bélgica, Eslovaquia, España, Francia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, República Checa, Rumania y Reino Unido, concluye que durante este año un 55% de los españoles acometerá la modalidad del trueque para disminuir sus gastos, una tendencia que seguirá aumentando durante los próximos cuatro años, según Carlos Gómez, director comercial y desarrollo de negocio en Cetelem España, grupo BNP-Paribas.

“Todos los indicadores reflejan que el poder adquisitivo de los españoles será menor para este año, esto se debe a todas las medidas de recortes, el desempleo y la crisis global que deben enfrentar. El consumo alternativo y colaborativo se afianza cada vez más entre los ciudadanos comunitarios: trueque, productos de segunda mano, compras colectivas, alquiler, compra directa del productor, y el intercambios de servicios, son algunos de los numerosos fenómenos que ya se están experimentando”, dice.

El golpe al poder adquisitivo de los ciudadanos se traduce en un severo adiós a las inversiones vinculadas al ocio, viajes, informática, bricolaje, muebles y decoración, por considerarlos gastos superfluos y de menos importancia que aquellos como la alimentación, salud y ropa, que califican como imprescindibles.

“En España y Portugal disminuyó la intención de aumentar el ahorro, a diferencia del resto de los países. Esta bajada a contracorriente se explica por la situación económica crítica de los hogares portugueses y españoles que estuvieron a la cabeza de quienes declararon percibir unos ingresos insuficientes para hacer frente a sus gastos (65% de los encuestados y 50% respectivamente) y también tendrían que hacer uso de sus ahorros (6% y 11% respectivamente) o que recurrirán a créditos para llegar a fin de mes (10% y 6% respectivamente)”, detalla Carlos Gómez.

Las compras baratas y por Internet, comienzan a tener más fuerza en la intencionalidad de consumo español. Un 89% de los preguntados aseguró que buscará los precios más baratos, y el 78% comprará por Internet, siempre y cuando los productos sean más económicos.

Normas