El PP dice que las entregas corresponden a un error contable

Blesa niega pagos del PP mientras fue presidente de Caja Madrid

El PP solo reconoce un pago de 9.000 euros al ex presidente de Caja Madrid

Blesa recibió el pago en 1994, con anterioridad a ocupar la presidencia

Los pagos se realizaron por tareas de asesoramiento

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa.
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa.

Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid , ha negado a través de un comunicado haber recibido cantidad alguna del Partido Popular mientras estuvo al frente de la entidad financiera, entre 1996 y 2010, con lo que sale al paso de las informaciones que apuntan a que habría recibido un total de 600.000 euros de la formación política, que el propio PP ha salido a rectificar.

 “Niego categóricamente haber recibido cantidad alguna del Partido Popular mientras ostenté el cargo de Presidente de la entidad de Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, desde septiembre de 1996 y hasta enero del año 2010”, ha declarado Blesa, que el jueves pasado fue enviado a prisión por su gestión de la compra del banco City National Bank de Florida.

Blesa explica que en 1994, y dos años antes de ser nombrado presidente de Caja Madrid, percibió honorarios por servicios profesionales por importe aproximado de 9.000 euros, “perfectamente fiscalizados y declarados en cumplimiento de mis obligaciones tributarias”. Y añade que “ninguna norma me prohibía o limitaba entonces el libre ejercicio profesional ni la correspondiente percepción de honorarios profesionales”. En aquel año, Blesa ya era miembro del consejo de administración de Caja Madrid.

Por su parte, el Partido Popular ha desmentido que haya pagado 600.000 euros a Miguel Blesa cuando aún era presidente de Caja Madrid. La información ha sido adelantada hoy por el diario Infolibre, según el cual habría recibido casi 600.000 euros entre 1999 y 2006. Estos pagos a Blesa figuran en la contabilidad del PP enviada a la Audiencia Nacional, pero el PP los atribuye a un error contable.

El partido solo admite un pago de 9.000 euros en 1994. "Como consecuencia del pago a Blesa del año 94, se creó un apunte contable con su nombre y con su correspondiente número, 410069. A partir de ese momento, en dicho apunte se fueron anotando saldos de distintos acreedores de todas las sedes del PP de España", explica en un comunicado.

Los pagos entre 1999 y 2003 no tendrían problemas de legalidad, en cambio los que se produjeron desde el 2003 al 2008 sí, porque la Ley de Cajas prohíbe desde 2003 a los presidentes de las entidades de ahorro cualquier actividad remunerada, aparte de la que realizan en las cajas, según publica la Cadena SER. A este respecto, Blesa puntualiza en su comunicado que el pago lo recibió en 1994 e insiste en que ninguna norma le prohibía entonces el libre ejercicio profesional ni el cobro de honorarios. Califica además la noticia de "manifiesta falsedad". 

El testimonio del exbanquero coincide totalmente con la versión del PP, que en un comunicado remitido horas antes aseguraba que en su contabilidad “únicamente” figura un pago a Blesa por un trabajo de asesoría profesional en 1994 por el que recibió unos 9.000 euros.

De esa forma, el PP negaba haber pagado al expresidente de Caja Madrid medio millón de euros, como publicó un medio de comunicación, que afirmaba que Blesa había percibido 594.000 euros de la formación política mientras era presidente de la entidad financiera.

Sobre dicha información, el PP recordó que proviene de una filtración del sumario que se sigue ante la Audiencia Nacional -que, según la ley, ha de ser secreta- y que corresponde a unos documentos procedentes del sumario analizados parcialmente. 

No es el único incumplimiento de la Ley de Cajas relacionado con Miguel Blesa, hace unos días conocíamos que recibió un préstamo sin la autorización expresa de la Comunidad de Madrid necesaria para que los miembros del Consejo de Administración obtengan crédito de la entidad financiera para la que trabajan.

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, Elpidio José Silva, tomará declaración este jueves a los miembros del antiguo Comité Financiero de Caja Madrid Gonzalo Alcubilla, Fernando Sobrini y Luis Crespo como imputados por el crédito de 26,6 millones de euros otorgado al ex consejero Gerardo Díaz Ferrán.

El magistrado ha reanudado hoy la ronda de interrogatorios de quienes formasen parte del Comité Financiero en noviembre de 2008 cuando tuvo lugar la concesión del préstamo, el cual fue posteriormente ampliado a través de un excedido de 1,9 millones de euros y refinanciado durante el mandato de Rodrigo Rato al frente de la entidad.

Sobrini, Crespo, Alcubilla y el ex directivo Matías Amat fueron llamados a declarar para este miércoles a las 9.00 horas, sin embargo los interrogatorios comenzaron con retraso y el instructor les trasladó durante la tarde que las citaciones de los tres primeros se postergaban para el día siguiente y la de Amat para el viernes.

El que fuera director de negocios en Caja Madrid Gonzalo Alcubilla ha afirmado ante el juez Elpidio José Silva que el préstamo de 26,6 millones de euros solicitado por el ex dueño del Grupo Marsans Gerardo Díaz Ferrán cuando era consejero contaba con garantías sobradas y con una oferta de compra por parte del Grupo Orizonia que superaba con creces el valor del crédito.

El magistrado ya tuvo el miércoles la oportunidad de escuchar al ex director general financiero y de riesgos de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj, quien aseveró que “nunca” en la historia de la entidad financiera un consejero les había “engañado” como lo hizo el ex presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, quien prometió que las acciones del Grupo Marsans estaban libres de cargas cuando, en realidad, habían sido pignoradas, según informaron fuentes jurídicas.

El empresario Gabriel María Subías ratificó, como testigo, que el grupo Orizonia no había ofrecido una oferta vinculante para la compra del Grupo Marsans. El antiguo consejero delegado de Orizonia Corporación ha corroborado que se trataba solo de una oferta indicativa sobre una compra que, finalmente, no llegó a cristalizar.

Finalmente, el juez preguntó al antiguo director de riesgos de Caja Madrid Juan Bartolomé, actual consejero delegado de Bankia Habitat, quien manifestó que las autorizaciones de la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid solían llegar con retraso y ha defendido que cada órgano cumplía con su competencia. 

Préstamo a Díaz Ferrán

El juez Silva abrió diligencias a raíz de una denuncia presentada por el sindicato Manos Limpias en la que se acusa a Blesa de conceder un crédito “doloso” por importe de 26,5 millones de euros a Díaz Ferrán en el que figuraba como “garantía un holding empresarial que se encontraba en quiebra”.

Ambos están acusados de un delito societario y de falsedad documental, mientras que el ex responsable de créditos a empresas de Caja Madrid Carlos Vela está imputado por delito societario.

El instructor aprecia en la actuación de Blesa y Díaz Ferrán indicios de criminalidad inherentes a manifiestas infracciones de buenas prácticas bancarias que además inciden en la proyección de una “imagen sumamente deteriorada de la llevanza del riesgo y la regencia de una entidad de relieve” como es Caja Madrid, según expuso en un auto notificado el pasado febrero.

El juez acordó en noviembre pasado reabrir las diligencias que se incoaron después de que Manos Limpias presentara una querella contra Blesa y Díaz Ferrán, que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu rechazó acumular a la causa en la que investiga la fusión y salida a Bolsa de Bankia.

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid también investiga en el marco de este proceso la compra del City National Bank de Florida por parte de la caja de ahorros al ver indicios “muy relevantes” de criminalidad, de los que se desprende un posible delito societario de administración desleal o bien uno de apropiación indebida con otro de falsedad de documento público.


Normas
Entra en El País para participar