El juez rechaza la petición de recusación presentada por la defensa de Blesa

Un ex directivo de Caja Madrid dice que Díaz Ferrán les engañó

Los exdirectivos estaban llamados a declarar hoy por los créditos al grupo Marsans

El abogado del ex presidente ha pedido la recusación del juez

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa.
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. EFE

El juicio sobre la gestión de Caja Madrid debía continuar a primera hora de hoy con la declaración, como imputados, de seis ex directivos que conformaban el antiguo comité financiero de la entidad cuando esta concedió un crédito de 26,5 millones de euros al hoy malogrado Grupo Marsans, propiedad de Gerardo Díaz Ferrán.

La sesión, sin embargo, ha quedado suspendida hasta bien entrada la tarde ante la petición de la defensa del ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa, de que el juez instructor fuese recusado por su falta de imparcialidad.

El fiscal del caso ya habría solicitado la semana pasada la suspensión de la declaración de Blesa por este mismo motivo, si bien el magistrado realizó el interrogatorio, tras el cual ordenó su ingreso en prisión eludible bajo fianza de 2,5 millones de euros, que el banquero abonó al día siguiente.

La petición de recusación recrudece la situación de Silva después de que se hiciese público que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) le abrió un expediente disciplinario al juez el pasado abril por retrasos y falta de motivación en sus resoluciones, lo que supone dos faltas muy graves, y otra, grave, por “desconsideración” con sus funcionarios. La petición del fiscal de que la causa por Caja Madrid sea anulada, tampoco parece ayudar al juez Silva.

Este, sin embargo, ha terminado rechazando la petición de recusación presentada por la defensa de Blesa y, según fuentes de la acusación popular, retomó la sesión ya bien entrada la tarde, con lo que se espera que las declaraciones se alarguen al menos hasta mañana.

Las comparecencias previstas para ayer eran las de los ex directivos de Caja Madrid Idelfonso José Sánchez, Matías Amat, Gonzalo Alcubilla, Fernando Sobrini, Luis Crespo y Juan Bartolomé.

El ex director general financiero y de riesgos de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj, afirmó ante el juez que “nunca” en la historia de la entidad financiera un consejero les había “engañado” como lo hizo el ex presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, quien prometió que las acciones del Grupo Marsans estaban libres de cargas cuando, en realidad, fueron pignoradas, según informaron fuentes jurídicas citada por Europa Press.

En su comparecencia, Ildefonso Sánchez ha reconocido que el préstamo a Díaz Ferrán no contó con la autorización previa de la Comunidad de Madrid y que lo conveniente hubiera sido haber esperado a tenerla. Sin embargo, ha precisado que se trata de una cuestión “administrativa” y que, hasta la fecha, la Consejería de Economía no había denegado este tipo de operaciones.

Por su parte, el sindicato Manos Limpias, que actúa como acusación popular, pidió ayer prisión incondicional para Blesa, alegando que podría tener fondos ocultos en el extranjero. Para ello, el sindicato esgrimió un documento de la entidad que demuestra que Blesa obtuvo un seguro cambiario para dólares, por valor de 1,8 millones poco antes de la compra del banco de Miami, en 2008.

Dudas

Por su parte, el antiguo director de riesgos de Caja Madrid Juan Bartolomé remitió a quien fuera director de negocios de la entidad financiera Gonzalo Alcubilla un correo electrónico en el que manifestaba sus dudas sobre la concesión “de urgencia” de un préstamo a una de las sociedades que eran propiedad del dueño del Grupo Marsans Gerardo Díaz Ferrán y que no veía la “forma” en la que “montar” dicha operación.

Así figura en un email que obra en la causa instruida por el titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, Elpidio José Silva, que investiga el crédito de 26,6 millones de euros que Caja Madrid otorgó al ex jefe de la patronal a mediados de noviembre de 2008, informó ayer Europa Press.

En el correo, que tiene como asunto 'Teinver', consta que el remitente confiesa que le han informado de la inminente entrada de una operación de 14 millones de euros dirigida a esta sociedad. “Parece ser, que se trata de un préstamo a 24 meses con parte de garantía real sobre unos locales, en los que parece ser, que en algunos de ellos existen cargas con primer rango por unos 1,7 millones de euros” y que “contaría con el aval personal de los socios”, indica.

“No entiendo, además de por ser sociedad vinculada al consejero Gerardo Díaz Ferrán, por qué, tenemos que llevar este mismo lunes a la Ejecutiva por Urgencia esta operación. Tu me dirás, pero... o se monta una operación que tenga forma, o no veo como”, escribe a Alcubilla.

Bartolomé argumenta que se desconocen los valores de tasación de la sociedad de Díaz Ferrán y su socio, el fallecido Gonzalo Pascual, aunque espera que no superen los 8 millones de tasación y precisa que también se desconoce cuál es el plan de negocio.

“No conocemos si está dada de alta la operación. No existe plan de negocio. El avance de 2008 agosto, es con fondos propios negativos por 11 millones de euros. Se han repartido dividendos por 178,9 millones de euros, parece ser, que por la venta de Pulmantur”, señala en el correo fechado a 30 de octubre de 2008.

Durante su comparecencia en el Juzgado, que se ha prolongado durante cerca de tres horas, Bartolomé ha aportado documentos para defender que cada órgano de la caja de ahorros cumplió con su competencia y ha añadido que las autorizaciones de la Comunidad de Madrid llegaban con retraso, según informaron fuentes jurídicas.

La acusación popular, ejercida por el sindicato Manos Limpias, ha pedido prisión provisional bajo fianza de 500.000 euros para Bartolomé, quien actualmente es consejero delegado de Bankia Habitat, aunque el instructor ha rechazado esta petición. De forma subsidiaria, la acusación ha solicitado comparecencias periódicas en el Juzgado y la retirada del pasaporte.

Normas