La economía española logró en marzo el primer superávit comercial de la historia

España, el único gran país de la zona euro en el que suben las exportaciones

Las ventas al exterior crecen un 3,9% en el primer trimestre y tocan máximos históricos

Fuerte repunte de las empresas exportadoras, con un alza de 4.000 en tres meses

España, el único gran país de la zona euro en el que suben las exportaciones Ampliar foto

El sector exterior se ha convertido en el clavo ardiendo al que se aferra el Gobierno para encauzar la salida de una crisis que amenaza con perpetuarse por la falta de consumo e inversión. Si no fuera por el vigor de las exportaciones, la caída del PIB el pasado ejercicio no habría sido del 1,4%, sino que se habría ampliado por encima del 3%. El Ejecutivo ha fiado gran parte de la recuperación al sector exterior y este por ahora está superando todas las expectativas. En 2007, el déficit comercial, que mide la diferencia negativa entre ventas y compras al exterior, rozó los 99.000 millones y tocó máximos históricos. En los cinco años de crisis, ese desfase se ha recortado en 60.000 millones. Así lo aseguró el viernes el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, tras anunciar que la economía española registró en marzo el primer superávit comercial de su historia (la serie histórica data de 1971), con un excedente de 634 millones de euros. Un logro que para el Ejecutivo no es flor de un día y que va a consolidarse en el corto y medio plazo. García-Legaz justificó esa previsión sobre tres factores: la ganancia de competitividad de la economía española a través de los menores costes laborales y de unos precios más bajos, el incremento de la base exportadora y la diversificación geográfica de las ventas.

Aumento de la base exportadora

El secretario de Estado de Comercio ilustró esa ganancia de competitividad comparando la evolución del pulso exportador de España con el resto de socios europeos. En el primer trimestre de 2013, las exportaciones españolas han crecido un 3,9% en tasa anual, mientras que el resto ha experimentado fuertes caídas, encabezadas por Francia (-3,4%) tras Alemania (-1,5%) e Italia (-0,7). El descenso medio en la zona euro se situó en el 1,5%. Ese vigor de las ventas al exterior es lo que, en opinión de García-Legaz, ha hecho ganar peso al sector exportador, que a finales del pasado ejercicio ya representaba el 33% del PIB. Solo Alemania tiene un peso superior en términos relativos.

En la consecución de esa cifras han jugado también un papel relevante el incremento de la base exportadora y la diversificación geografía de las ventas. Los últimos datos del ICEX así lo avalan:en los dos primeros meses del año el número de empresas exportadoras ha crecido un 8,8% y se ha situado en 58.932. De ellas, 32.500 exportan con carácter regular (cuatro años consecutivos), con un incremento del 6,6% en esos dos meses.

El deterioro de la zona euro, que ha encadenado seis trimestres consecutivos en recesión y en la que tan solo Alemania crece con timidez, ha obligado a las empresas exportadoras, tanto las que lo hacen de forma regular como las que no, a reorientar sus ventas a otras zonas geográficas. La zona euro ya solo representa el 48,5% de las exportaciones y ha sufrido una caída del 3,2% hasta marzo. La menor demanda de socios estratégicos como Francia, Alemania o Italia (que absorben el 33% de las exportaciones españolas) ha sido compensada por el impulso de los pedidos procedentes de otras áreas emergentes, como África o Asia. Especialmente significativo es el crecimiento del 58% experimentado por los países de Oriente Medio (Arabia Saudí y Emiratos Arabes Unidos), que ya absorben el 4% de las exportaciones españolas, casi al mismo nivel que lo aportado por Canada y EEUU. La estadística también muestra la relevancia adquirida por los países africanos, especialmente Marruecos y Argelia, a los que se destina el 7% de las ventas al exterior.

 

 

.

 

Normas