La compañía de coches eléctricos triunfa en el Nasdaq

Tesla no quiere parar de hacer milagros

Dio beneficios por primera vez en su historia en el primer trimestre de este año

Se acerca, con 10.000 millones de dólares, a la capitalización bursátil de General Motors

El Tesla Model S
El Tesla Model S REUTERS

A Nikola Tesla le llegó tarde el reconocimiento como uno de los mayores inventores de la historia. Una mente privilegiada que revolucionó la ciencia y a quien hoy se le debe que la sociedad moderna no pueda sobrevivir sin la red eléctrica. Tanto que, 70 años después de su muerte, sigue haciendo milagros. Pero, en vez de con ondas electromagnéticas, con pilas de litio.

Su acción ha subido un 57% tras publicar sus resultados, y su capitalización llega a 10.000 millones de dólares

Tesla Motors nacía en 2004 como una start up dedicada al desarrollo de mecánicas eléctricas para automóviles. Hoy es una compañía enfocada a los vehículos deportivos 100% eléctricos con una capitalización bursátil cercana a la de General Motors. Un milagro, dado que no ha dado beneficios hasta el primer trimestre de este año. Durante esos tres primeros meses consiguió ganar 11 millones de dólares, facturando 562 millones y vendiendo 6.500 unidades del Model S, su coche estrella, que cuesta 60.000 dólares. De ellos, la empresa reconoce unos 5.000 como aportación efectiva a los resultados. Una demanda por encima de lo previsto y que le permitió fabricar 400 coches más a la semana de lo planeado en un principio. A partir de ahí, se desató la euforia.

Tesla cotiza en el índice Nasdaq desde junio de 2010. Se estreno con un precio por acción de 19 dólares. En los casi tres años que han pasado desde entonces nunca había superado los 40 dólares, y se mantenía estable en una media de 35 dólares. Hasta abril. Entonces su fundador, Elon Munsk, avanzó que las ventas del Model S en el primer trimestre habían ido mejor de lo esperado. Cerró el mes en 54 dólares la acción, un 42% más de como empezó el mes. El 9 de mayo, tras conocerse los resultados trimestrales, su cotización se disparó un 24%.

Próximo reto: el primer eléctrico sin conductor

Aún sin consolidarse el mercado de los vehículos eléctricos, desde Tesla ya miran al futuro. Elon Musk ha mostrado en los últimos días la intención de la marca de desarrollar sistemas de “autopilotaje” de sus vehículos.

Para el multimillonario fundador de Tesla, “es algo positivo para tener entre nuestros planes, y deberíamos tenerlo en los automóviles”, y dice preferir sistemas basados en aplicaciones móviles. Y para ello no se ha buscado un socio cualquiera. Musk desveló en una entrevista a Bloomberg que podría colaborar con Google, que ya trabaja desde hace tiempo en su propio coche sin conductor: “creo que Tesla debería desarrollar su propio sistema de autopilotaje, aunque es también posible que hagamos algo conjuntamente con Google”, aunque al mismo tiempo afirma que “no estamos concentrados ahora mismo en esto. No es tan importante como acelerar la transición hacia los coches eléctricos o a un transporte sostenible. No es una prioridad”.

Pero Musk parece tener las ideas claras, tanto como para definir el sistema que está desarrollando Google, basado en un sistema de sensores, como “demasiado caro. Es mejor tener un sistema óptico, básicamente cámaras con un software capaz de averiguar lo que ocurre mirando las cosas”.

El sistema que viene desarrollando Google también utiliza cámaras, pero al mismo tiempo está equipado con sensores en las ruedas, láser de largo alcance y radares para evitar otros coches y obstáculos.

El día siguiente, otro 10,6%, y el lunes, un 14%. Su capitalización bursátil al cerrar 2010 era de 1.900 millones de dólares. Tras el boom de las últimas semanas, ya ha superado los 10.000 millones, más que un gigante del sector como Ford y muy cerca del mayor productor estadounidense, General Motors. Su acción ya vale casi 90 dólares. Desde la publicación de los resultados, se ha revalorizado en un 57%.

Objeto de especulación

Desde EE UU los analistas señalan que el repentino auge de Tesla no responde a otra cosa que a pura especulación: un convencimiento de que mañana la acción estará más cara que hoy, ya que no se espera que el mercado de los vehículos eléctricos vaya a ganar un peso relevante en el mercado de EE UU. Pero si Tesla sigue con la misma tendencia durante el resto del año, podría llegar a vender cerca de 20.000 unidades de su Model S, mucho más de lo que venden marcas de lujo consolidadas en el mercado.

Detrás de este truco de magia en que se ha convertido Tesla está Elon Musk, cofundador y actual consejero delegado. Si hay que poner un ejemplo práctico para una palabra tan de moda como emprendedor, el caso de Musk podría adaptarse a la perfección. Con 28 años contribuyó a la fundación de X.com, más conocida después como PayPal, la principal web de pagos online del mundo. Tres años después de su fundación, eBay compró PayPal por 1.500 millones de dólares, de los que acaparó la mayor parte .Un dinero que utilizó para poner en marcha la compañía aeroespacial Space X y Tesla, siempre con la idea de probar el uso de las baterías de ion litio en el transporte. Él diseñó el Tesla Roadster, considerado el primer coche eléctrico viable para ser producido. Una especie de Nikola Tesla en versión moderna y mediática.

Normas