El 48% rechaza trabajar más para poder cobrar la pensión

España ‘catea’ el examen de preparación a la jubilación

La crisis limita la capacidad de ahorro de las familias

Un pensionista lee el periódico en una plaza de Sevilla.
Un pensionista lee el periódico en una plaza de Sevilla. REUTERS

España es uno de los países donde menos preparación y concienciación existe de cara a la jubilación. A la tradicional falta de previsión entre los trabajadores para contratar algún tipo de producto de ahorro que complete la pensión pública, se une ahora una crisis económica de larga duración que ha dejado esquilmada la capacidad de ahorro de las familias.

Un reciente estudio de la aseguradora holandesa Aegon –con más de un millar de encuestas a trabajadores y jubilados españoles y 12.000 entrevistas en todo el mundo–, revela que, por primera vez, España suspende en el índice que elaboran sobre preparación para la jubilación.

Este indicador se configura preguntando a empleados que valoren una serie de aspectos: desde su conciencia de la necesidad de ahorrar para la jubilación hasta el grado en el que lo están haciendo de forma activa. El resultado es una nota, entre 0 y 10, que indica el grado de preparación para la jubilación.

De acuerdo con el último informe, basado en encuestas realizadas a comienzo de 2013, España suspendió por primera vez este examen, obteniendo un 4,4, frente al 5,02 que registró en 2012. El dato es el peor entre todos los países occidentales. Incluso China obtiene un grado de preparación algo mejor. Tan solo Japón registró una nota inferior a España. El país que encabeza la clasificación en cuanto a preparación a la jubilación es Alemania, con un 5,88; seguido de Estados Unidos, con un 5,57.

Entre las causas que explican este bajo nivel en la preparación para la jubilación destaca el aumento del paro y la presión fiscal durante 2012, lo que ha mermado la capacidad de ahorro de las familias.

A la difícil coyuntura económica se une la poca concienciación sobre las soluciones a adoptar para luchar contra la difícil situación de la Seguridad Social española. El 48% de los encuestados rechaza frontalmente aumentar la edad para poder cobrar la pensión pública.

Eso sí, los trabajadores españoles son conscientes de que tendrán dificultades para tener una buena jubilación. De acuerdo con la encuesta de Aegon, el 72% de los españoles asegura que las futuras generaciones tendrán una jubilación peor que los jubilados actuales.

Los jóvenes también son sabedores de esta situación, y el 58% de los encuestados con edades comprendidas entre los 18 y 24 años estima que deberá proporcionar respaldo económico a su familia durante su jubilación.


Promoción de los planes privados
“Debemos concienciar a los españoles de la importancia de planificar su futuro financiero”, explica Jaime Kirkpatrick, consejero delegado de Aegon España. “Es un hecho que España tendrá que asumir el pago de un número creciente de pensiones durante períodos cada vez más largos y con una población activa cada vez menor, lo que pone en duda la sostenibilidad del sistema”, comenta.

El estudio también revela que el 70% de los españoles no ha planificado su futuro en caso de no seguir trabajando una vez alcanzada la edad de jubilación. Además, el 40% desconoce si está en el camino correcto para lograr el ahorro necesario para su jubilación.

La rentabilidad, punto débil del plan privado

M. M. M.

Los más críticos respecto a la expansión de los planes de pensiones privados como alternativa a la pensión pública alegan la baja rentabilidad obtenida por este tipo de productos. Un informe de la OCDE realizado en septiembre de 2012 ponía de relieve que España es uno de los países donde las gestoras obtienen menor rendimiento para los planes de pensiones. Así, mientras que el país con mejores rentabilidades ha obtenido un 12% de rentabilidad para estos productos (descontada la inflación y las comisiones), durante el periodo 2010-2011, en España el rendimiento es negativo, del 2,2%. En la media de los países analizados, la rentabilidad es negativa, del -1,7% (-1,1% si se pondera por el volumen de la economía analizada).

En plazos más largos, los niveles de rentabilidad son mejores. Los últimos datos facilitados por la patronal del sector en España, Inverco, revelan que los planes de pensiones con una antigüedad superior a 20 años presentan rentabilidades de más del 4% (aunque sin descontar inflación y gastos de administración). Entre abril de 2012 y abril de 2013, estos productos han conseguido, de media, un rendimiento del 9,53%.

Otro producto de previsión social complementaria que está comercializándose mucho durante los últimos meses es una modalidad de seguro conocida como Plan Individual de Ahorro Sistemática (PIAS), que tenía registraba hasta marzo de 2013 un incremento del 25%, hasta 3.542 millones de euros.