El juez le impuso 50 millones, la mayor fianza de la historia
Ángel de Cabo (izq) y Gerardo Díaz Ferrán.
Ángel de Cabo (izq) y Gerardo Díaz Ferrán.

La Audiencia reduce a tres millones la fianza a Ángel de Cabo

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha decidido rebajar de 15 a tres millones de euros la fianza impuesta al actual propietario del Grupo Marsans, el empresario Ángel de Cabo, imputado por el vaciamiento patrimonial de las sociedades del expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán.

El magistrado también ha rebajado a tres millones de euros la fianza para el imputado Iván Losada, considerado la ‘mano derecha’ de Ángel de Cabo. Ambas decisiones se han producido a instancias de la Fiscalía y después de que De Cabo y Losada hayan accedido a prestar declaración ante el instructor del caso.

El juez Velasco impuso en diciembre pasado a De Cabo una fianza histórica de 50 millones de euros, lo que determinó su ingreso en prisión preventiva, situación en la que permanece desde entonces. La Sala de lo Penal ya rebajó en marzo pasado esta fianza hasta los 15 millones de euros.

En cuanto a Losada, quien también se encuentra en prisión, la fianza inicial fue de 30 millones de euros, rebajada posteriormente a 10 millones. Tras negarse a declarar el pasado mes de diciembre tras ser detenido, De Cabo pidió en abril comparecer voluntariamente ante el magistrado. En su declaración, que tuvo lugar el 24 de abril, el actual propietario del Grupo Marsans aseguró que en realidad fue víctima de un engaño urdido por Díaz Ferrán, a quien responsabilizó del vaciamiento patrimonial de las sociedades del entramado.

Losada, que compareció el 30 de abril, dijo por su parte que intentaron reflotar el Grupo Marsans tras comprárselo al expresidente de la CEOE y realizaron un plan de viabilidad para las sociedades, pero señaló que finalmente este intento fracasó.

 El juez Velasco, en la resolución dictada el pasado 5 de diciembre, acusó al expresidente de la CEOE de haber diseñado una estrategia para simular su “insolvencia patrimonial” y de concertarse con el empresario De Cabo para traspasarle el Grupo Marsans así como su patrimonio personal y familiar.

A cambio, De Cabo se comprometió a pagar a Díaz Ferrán “100.000 euros mensuales hasta alcanzar la suma de 8 millones de euros”. El expresidente de la CEOE pudo de estar forma ocultar dinero, bienes y propiedades, entre ellos yates y apartamentos de lujo, para no hacer frente a las deudas contraídas por Viajes Marsans con cerca de 10.000 acreedores.

En base a estos hechos, el magistrado les imputa un total de cinco delitos: alzamiento de bienes, insolvencia punible con la agravante de ocultación patrimonial de notoria cantidad de dinero, estafa procesal concursal, falsedad documental y blanqueo de capitales. Díaz Ferrán también se encuentra en prisión preventiva, en este caso bajo una fianza de 10 millones de euros.

Normas