Cumbre bilateral en Madrid

Rajoy: "Estoy muy satisfecho con el resultado de la reforma laboral"

Llamada hispano-lusa para no demorar reformas como la unión bancaria

El presidente de Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro de Portugal, Passos Coelho, durante una reunión en Bruselas en noviembre pasado.
El presidente de Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro de Portugal, Passos Coelho, durante una reunión en Bruselas en noviembre pasado. EFE

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, han presidido hoy en Madrid la XXVI cumbre bilateral, tras la que ambos han realizado una llamada conjunta a las instituciones europeas y al resto de socios comunitarios para no demorar reformas como la unión bancaria que, según díjo el presidente español, habría impedido el rescate de Chipre si hubiera estado antes en vigor.

Rajoy contestó a quienes reclaman que España dé una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral -en clara referencia a un informe del Gobierno alemán conocido ayer- que de momento no se prevén cambios en esta materia. Adelantó, además, que los primeros resultados de la evaluación de los efectos de esta reforma que está llevando a cabo el Ejecutivo, llevan a sus responsables a "estar muy satisfechos de cómo ha funcionado esta cosa" y por ello, no rectificarán.

Además, el líder español ha considerado que "la Unión Europea puede y debe hacer más" a la hora de tomar medidas que sirvan para optimizar el resultado de las reformas que están llevando a cabo los Estados. En concreto, Rajoy ha precisado la necesidad "urgente" de que la UE actúe en tres campos: el cumplimiento del calendario de la citada unión bancaria; la adopción de medidas para que el crédito llegue a las familias y a las pymes; y para paliar el desempleo juvenil. Y ha añadido que estos dos útlimos puntos son "la prioridad de todas las prioridades" del Ejecutivo español.

España y Portugal no conocen el New Deal franco-alemán para jóvenes

Sin embargo, pese al énfasis puesto tanto por Rajoy como por Passos Coelho en la necesidad de que se intensifique la lucha contra el paro juvenil en toda la UE, ninguno de los dos conocía el plan, denominado New Deal para Europa, que previsiblemente presentarán Francia y Alemania el próximo 28 de mayo para movilizar hasta 60.000 millones del Banco Europeo de Inversiones (BEI), en créditos blandos, para las empresas que contraten a menores de 25 años. Pese a su desconocimiento, ambos dirigentes se mostraron a favor de esta medida. "Cualquier iniciativa contra el paro juvenil contará con mi apoyo" dijo Rajoy tras reconocer expresamente el desconocimiento del proyecto.

El Palacio de la Moncloa ha sido el escenario elegido para la segunda reunión de este tipo que presiden Rajoy y Passos Coelho y en la que estarán acompañados por un total de 15 ministros de ambos gobiernos. En este sentido el líder español empezó su intervención asegurando el compromiso de ambos mandatarios para celebrar anulamente un encuentro como este.

La cita ha servido para analizar las reformas que ante la crisis siguen poniendo en marcha en sus países y para repasar las que están en curso en la Unión Europea y que ambos consideran que son un complemento imprescindible a las de los socios comunitarios para allanar ese camino.

Rajoy ha explicado a Passos Coelho las medidas y previsiones incluidas en el Plan Nacional de Reformas y el Programa de Estabilidad enviados por su Gobierno a Bruselas.

Por su parte, el primer ministro portugués le ha expuesto sus planes económicos, que, tras el rechazo por parte del Tribunal Constitucional luso a algunas de sus medidas, ha avanzado otras como prescindir de 30.000 funcionarios, recortar el sistema de pensiones, retrasar un año la jubilación y ampliar la jornada laboral en la administración.

Por parte española estarán presentes en la cumbre los titulares de Asuntos Exteriores, Defensa, Interior, Industria, Fomento y Empleo, y los secretarios de Estado para la Unión Europea, de Comercio, de Medio Ambiente y de Hacienda.

Además, la ministra de Sanidad ha acudido al acto de firma de acuerdos, en el que los dos países suscribirán una serie de pactos que, según las fuentes del Gobierno español, reforzarán una relación bilateral “excelente”.

Las conexiones ferroviarias, la compatibilidad de los sistemas de cobro de peajes en autovías de ambos países, la homologación de títulos universitarios y el despliegue de patrullas policiales conjuntas en ambos lados de la frontera serán otros asuntos que se abordarán en la cumbre.

De forma paralela a la cita en Moncloa y como es habitual en las cumbres hispano-lusas, se reunirán en Madrid representantes de las organizaciones empresariales de los dos países para reforzar igualmente su colaboración y sondear las posibilidades existentes para nuevas inversiones.

Normas
Entra en El País para participar