Los analistas siguen mostrando su cautela

Siete empresas del Ibex 35 que despuntan con sus cuentas de resultados

Aspecto del parqué madrileño, donde el principal indicativo de la Bolsa de Madrid.
Aspecto del parqué madrileño, donde el principal indicativo de la Bolsa de Madrid. EFE

Demasiado pronto para cantar victoria. Esa es la conclusión que se puede extraer de los resultados presentados por las compañías que hasta la fecha han desfilado por la pasarela de resultados. Con un entorno macroeconómico repleto de incertidumbres y una recesión que sigue haciendo mella en las economías de la zona euro, las empresas parece que empiezan a dejar atrás la tendencia bajista que hasta hace poco, y salvo contadas excepciones, predominaba en sus balances. Aunque todavía no se puede hablar de un rumbo consolidado, algunos expertos consideran que la disparidad de los resultados son un síntoma que apunta a que lo peor ya ha pasado. César Sánchez Grande, responsable de small y medium caps de Ahorro Corporación, uno de los partidarios de esta idea, señala como positivo el hecho de que en líneas generales no se hayan observado retrocesos.

Los tres primeros meses de 2013 no han dado lugar a sorpresas y las compañías se han comportado en línea con las estimaciones. El desapalancamiento, la débil demanda interna y los efectos negativos de la depreciación de las divisas latinoamericanas son algunas de las características fundamentales de un inicio de año en el que las mayores expectativas están puestas en el segundo semestre.

Repsol

La mayoría de los analistas no dudan en situar a la petrolera como una de las sorpresas positivas de este año. Su beneficio neto en el conjunto de los tres primeros meses superó en un 25% las expectativas al situarse en los 631 millones de euros, frente a los 540 millones esperados. Si en 2012 la expropiación de YPF hacía temer lo peor, doce meses después ese miedo parece haber desaparecido de un plumazo. La compañía se enfrentaba esta semana a una prueba de la que consiguió salir airosa después de demostrar que la pérdida de su filial en Argentina ha pasado menos factura que lo estimado por el mercado. No obstante, a pesar de las leves subidas iniciales (0,55%) el viernes los inversores se decantaron por la recogida de beneficios (1,23%).

Sin el control de YPF, el negocio de gas natural licuado (GNL) así como el área de refino se han convertido en este periodo en los principales motores de una compañía que continúa adelante con su proceso de desapalancamiento. La venta de activos, como los efectuados a comienzos de año en el apartado de GNL, “han conseguido evitar otras opciones de fortalecimiento de balance más dilutivas para el accionista, como hubiese sido el canje de preferentes por convertibles”, según lo señalado por Renta 4.

Aunque todavía es pronto para conocer el veredicto de las casas de análisis, algunas han empezado a mover ficha. Así Société Générale ha reducido su recomendación y su precio objetivo a retener (desde comprar) y a los 18 euros por acción (frente a los 19 euros anteriores). Por su parte, el 61,9% de los analistas consultados por Bloomberg recomienda comprar frente al 33,3% que se decanta por mantener y el 4,8% que aconseja vender. El precio objetivo lo sitúan en los 19,16 euros, es decir, le conceden un potencial de revalorización del 6% después de que sus títulos cerrasen en los 18,07 euros.

 Telefónica

Los resultados de la operadora no sentaron demasiado bien al mercado en un primer momento. Nada más conocerse las cuentas del trimestre los inversores apostaron por las ventas. Los números rojos han acompañado a la cotizada en el parqué madrileño a lo largo de una semana en la que se dejó un 1,7% mientras que en el conjunto del año se anota una subida del 9%.

La falta de unanimidad es la principal característica de las recomendaciones de los analistas. De acuerdo a la información proporcionada por Bloomberg, el 39% de las firmas aconseja comprar, el 28% prefiere vender y el 33%, mantener.

Una de las razones que justifican la aparición de unos resultados más débiles de lo esperado hay que buscarlas en el impacto de las divisas, en concreto en la devaluación del bolívar. La fuerte presencia en Latinoamérica (Brasil ya supera a España) ha sido hasta la fecha una de las grandes bazas que han permitido a ésta y otras muchas compañías compensar las caídas del negocio nacional. Con un beneficio neto de 902 millones de euros, los analistas esperan que el mercado de divisas se normalice y con ello la cuenta de resultados.

BBVA

Una vez finalizadas las provisiones para cumplir con los dos decretos de Guindos, al sector bancario intenta la remontada y dice adiós a un año de saneamientos que repercutieron con fuerza en los balances.

Dentro del apartado financiero, BBVA es uno de los mejor posicionados en el ranking de las casas de análisis. Desde hace ya un tiempo, las firmas ven en el banco que preside Francisco González un mayor potencial que en sus competidores más inmediatos. Después de cerrar los tres primeros meses del año con un incremento de su beneficio del 72% (1.734 millones de euros), el 44% de los analistas consultados por Bloomberg recomiendan comprar. Entre los últimos movimientos efectuados a lo largo de estas dos semanas se encuentran los de Société Générale, que el jueves subió su recomendación desde retener a comprar, y Nomura, que ese mismo día la rebajó a neutral.

El comportamiento registrado por la compañía desde el pasado 26 de marzo en Bolsa ha sido positivo, reflejo de la buena acogida que los inversores están dando a sus cuentas. Mientras que en el conjunto del año la entidad acumula una revalorización del 11%, en los últimos 12 días ha subido un 2,5%. A pesar de estos ascensos, los expertos creen que la firma tiene recorrido hasta los 7,89 euros por acción, precio objetivo que fija el consenso de los analistas.

Santander, la segunda compañía del Ibex por capitalización bursátil –solo le supera Inditex con 63.000 millones de euros–, no ha alcanzado las expectativas de los analistas y a cierre de marzo su beneficio se situó en los 1.205 millones, es decir, un 26% menos que el registrado en el mismo periodo de 2012. La evolución del negocio en Reino Unido así como los bajos tipos de interés y el panorama nacional son las razones de explican este retroceso.

Ante estos datos, y a la espera de ver cómo evoluciona el negocio en la recta final del año, el 44% de los analistas apuestan por la cautela y recomiendan mantener, frente al 30% que prefiere vender y el 26% que se decanta por las compras.

Gas Natural

La incertidumbre regulatoria pesa y mucho sobre las cuentas de las energéticas. El incremento de los impuestos, que tiene por objeto erradicar el déficit de tarifa, han tenido su reflejo inmediato en los resultados. Pero mientras algunas han visto mermado su negocio, otras como Gas Natural han capeado la coyuntura.

De nuevo, vuelve a ser el área internacional la que tira del carro. En concreto, y según lo recogido por Renta 4, la división extranjera, que supone un 44% del ebitda, subió un 8% frente a la caída del 2% del negocio en España. Esta evolución se traduce en un incremento del beneficio del 1% desde los 407 millones del primer trimestre de 2012 hasta los 411 de este año.

No obstante, y a pesar de unos resultados que algunos califican de razonables, no se espera que tengan un gran impacto en el mercado. Las casas de análisis así parecen creerlo. Aunque todavía es pronto para ver si cambian sus valoraciones, desde que el martes se conocieron los datos, no se han registrado movimientos significativos. El 48,3% de los analistas consultados por Bloomberg recomienda comprar frente a un 31% que cree que lo más apropiado es mantener.

La otra compañía del sector energético que junto a Gas Natural se ha salvado en este primer trimestre es Enagás, con un aumento de su beneficio cercano al 10% hasta 95 millones. En el lado opuesto se encuentran Iberdrola y Endesa con una caída de su resultados del 14% y 23%, respectivamente.

 

Mediaset

La caída de la publicidad, la principal fuente de ingresos de los medios de comunicación, merma cualquier intento de mejora y los analistas esperan que esta tendencia siga predominando en los próximos trimestres. La razón no es otra que la débil demanda interna.

Pese a esto y al retroceso del 43% de su beneficio, los resultados correspondientes a los tres primeros meses de este año superan las expectativas del consenso de los analistas. El recorte de los gastos operativos le han permitido obtener 12 millones de euros, frente a los 20 millones registrados en el mismo periodo de 2012.

Todo esto no es suficiente para disipar las dudas de los analistas. Según el consenso de los analistas el precio objetivo se sitúa en los 4,7 euros por acción frente a los 6,34 de la actualidad. Asimismo, el 63% recomienda vender, frente al 30% que aconseja mantener y el 6% que se decanta por comprar.

 

OHL

En líneas generales el sector de la construcción sigue estando muy penalizado por el escenario de crisis. Sin embargo, dentro de este apartado existen dos grandes polos. Por un lado se hallan las compañías con fuerte presencia en el exterior y por otro, las que tienen su negocio concentrado en España.

En el primer bloque una de las grandes representantes es OHL, cuyo beneficio aumentó un 65% hasta los 68 millones de euros. Pese a esto, el resultado cosechado es inferior al esperado y el mercado así se lo hizo saber. El jueves el valor se dejó un 2,57%. Algunos analistas creen que las expectativas que existían eran demasiado elevadas, pero el incumplimiento de las mismas no ha ido más allá. Es decir, de momento las firmas no han efectuado rebajas en sus recomendaciones. El 78% de los expertos consultados por Bloomberg continúa apostando por las compras, frente a un mínimo 9% que aconseja vender.

Uno de los aspectos negativos de este trimestre fue el incremento de su deuda tras la compra de un 8,69% de Abertis. Quitando este repunte ocasional, es de esperar que en el conjunto del año la empresa siga hacia delante con su proceso de desapalancamiento.

La cara opuesta a OHL, donde el negocio fuera de España representa el 71% de sus ingresos y el 91% de su ebitda, es FCC. Esta última ha sufrido unas pérdidas de 140 millones de euros debido a la pobre evolución del negocio en España y el plan de reestructuración que se está llevando a cabo en Alpine.

 

Grifols

Después de los buenos resultados acumulados a lo largo del 2012 gracias a la consolidación de Talecris, en este primer trimestre, la compañía no ha cumplido con las expectativas. Pese a incrementar su beneficio 34,8% hasta los 91 millones de euros, el mercado esperaba algo más. Si a comienzos de año era una de las grandes apuestas de los analistas, ahora parece que esa situación de ventaja otorgada por la aparición de nuevos medicamentos empieza a perder fuerza.

En las seis jornadas bursátiles que han transcurrido desde que la compañía hizo públicas sus cuentas, el valor se ha dejado algo más de un 6,5% en Bolsa y ha pasado de los 30,47 euros por acción a los 28,43 euros del cierre del viernes.

A día de hoy las recomendaciones de los analistas han variado sutilmente. A la espera de nuevos catalizadores, y tras despedirse de la ventaja obtenida por la depreciación del euro en 2012, el 22,7% de los analistas recomienda comprar. La mayoría, es decir, el 40,9% cree que lo más acertado es mantener las actuales posiciones, frente a un 36,4% que opta por la venta.

Por su parte, el precio objetivo que maneja el consenso de los analistas son los 28,18 euros por acción frente a los 28,43 del cierre de esta semana.

Una de las decisiones directivas que más han llamado la atención de los expertos fue la adquisición de acciones clase B al fondo Cerberus como principal herramienta para financiar futuras operaciones. Desde Renta 4 no descartan que la compañía continúe comprando acciones Clase B en los próximos trimestres y creen que “es una alternativa más recomendable al cotizar con un descuento frente a los títulos originales que todavía nos parece excesivo (25%), si bien se ha estado estrechando en 2013”.

Normas
Entra en El País para participar