Los sectores con más potencial de subida

Pistas para invertir en Bolsa al finalizar la temporada de resultados

Panel de la Bolsa de Madrid. EFEArchivo
Panel de la Bolsa de Madrid. EFE/Archivo EFE

La mayoría de las empresas del Ibex ya han hecho públicas sus cuentas trimestrales. Aunque las cifras presentadas no han dado lugar a grandes sorpresas, sí han dejado la sensación de que lo peor de la crisis para las grandes compañías ya ha pasado. Ese sentimiento, unido a la tranquilidad del mercado de deuda gracias al apoyo del Banco Central Europeo, han permitido un pequeño rally de los mercados europeos que, en menor medida, también ha animado al Ibex. En el último mes, el principal indicador de la Bolsa española ha ganado un 6,5%, y desde el pasado 17 de abril, la ganancia es del 9,5%.

Los analistas pronostican que, a partir de ahora, las empresas puedan ir a más en la generación de beneficios. Según datos de Gesconsult, en el apartado de los beneficios, un 60% han sido sorpresas positivas frente a un 40% de sorpresas negativas. Por el lado de las ventas, un 42% de las cifras conocidas en los últimos días pueden valorarse como positivas, mientras que el 58% son negativas.

En ese entorno, los inversores plantean nuevos pasos en su planificación de los próximos meses. Para Link Securities “asistiremos a una rotación en las carteras de los inversores”, que desharán posiciones en sectores como las infraestructuras, los valores relacionados con la sanidad, las utilities, las compañías de gran consumo y todos aquellos valores considerados defensivos para “incrementarlas en los directamente relacionados con el ciclo económico”. A su juicio, esta estrategia beneficiará a las compañías mineras, los valores industriales o los del sector financiero, entre otros, que son los que actualmente ofrecen valoraciones más atractivas y, por tanto, mayor potencial de revalorización.

Desde Serenity Markets señalan que, en general, “los valores tecnológicos y de las materias primas han operado con especial firmeza”, mientras que los títulos más defensivos, como las eléctricas o los bienes de consumo, “han mostrado un peor comportamiento”. Estos valores defensivos "han sido precisamente los que han liderado el rally de la renta variable en buena parte de 2013. Pero ahora son los valores cíclicos, los más relacionados con el crecimiento económico, los que muestran mayor atractivo, sobre todo las empresas industriales y financieras”.

 En cuanto a la estrategia de empresas, los analistas coinciden en que el ahorro de costes, así como el desapalancamiento, continúan siendo las tendencias dominantes. Así y de cara a los próximos meses, los principales retos a los que tendrán que hacer frente las cotizadas son:

 

Morosidad

Después de la oleada de provisones efectuadas a lo largo de 2012 por parte del sistema bancario, ahora la morosidad vuelve a situarse al frente de los problemas. Según las previsiones más optimistas, hasta el primer semestre de 2014 esta seguirá aumentado de manera considerable. Los más realistas retrasan su reducción a finales del próximo año. Mientras ese momento llega, los créditos dudosos seguirán afectando a las cuentas de las entidades. Hasta que no se ponga freno a esta tendencia, el hecho de que los bancos estén baratos no supondrá que los inversores quieran incluirlos entre sus carteras de valores.

 

Desapalancamiento

La reducción de la deuda es una de las prioridades de las compañías. La venta de activos así como las nuevas fórmulas de retribución al accionista, que tanto protagonismo han tenido en los últimos tiempos, seguirán acompañando a las empresas. La razón de este esfuerzo no es otro que el de mantener el rating de cara a la obtención de financiación en el mercado. En los últimos meses, y coincidiendo con la mejora de la prima de riesgo, muchas compañías se han lanzado a emitir deuda. Además de entidades como BBVA y CaixaBank, recientemente han acudido al mercado Telefónica, Abengoa o Gas Natural.

Presencia exterior

En un momento en el que la demanda nacional está bajo mínimos, debido a la recesión y las elevadas tasa de paro, muchas empresas han visto en la internacionalización su principal aliado para sortear la pobre evolución del mercado nacional. Hasta el momento, Latinoamérica ha sido el objetivo de las empresas españolas y Telefónica es el mejor ejemplo.

A pesar de la devaluación de monedas como el bolívar, que han afectado a los resultados de este trimestre, los analistas creen que se trata de una situación excepcional. La situación se normalizará en los próximos meses y la presencia en emergentes será una de las claves para la inversión.

Escenario Macro

A comienzos de año todo era optimismo y el mercado así lo reflejaba. Sin embargo, la realidad es que las cosas no han cambiado en exceso. Aunque la confianza en España ha mejorado en los últimos meses (tan solo basta con echar un vistazo al mercado de deuda), las incertidumbres sobre el crecimiento y el empleo siguen marcando el día a día. Muchos analistas creen que será a partir del segundo semestre cuando el mercado pueda evaluar el comportamiento de las empresas y de la economía con una mayor precisión. Y la clave, según los expertos, la tiene una vez más Alemania. Hasta que no se conozcan los resultados electorales, los países intentarán no hacer ruido. Las tensiones, así como la búsqueda de soluciones a los grandes interrogantes, quedarán relegados a un segundo plano.

Normas
Entra en El País para participar