El ministro de Hacienda enfría las pretensiones de la Generalitat

Montoro advierte a Mas: "No es negociable" un déficit superior al 2%

De izquierda a derecha, el alcalde de Badalona, Xavier García Albiol; el alcalde de Castelldefels (Barcelona), Manuel Reyes; el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro; la presidenta del PP Catalán, Alícia Sánchez-Camacho; Andrea Levy y Alberto Fernández, durante la reunión de dirección de los populares catalanes en Barcelona.
De izquierda a derecha, el alcalde de Badalona, Xavier García Albiol; el alcalde de Castelldefels (Barcelona), Manuel Reyes; el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro; la presidenta del PP Catalán, Alícia Sánchez-Camacho; Andrea Levy y Alberto Fernández, durante la reunión de dirección de los populares catalanes en Barcelona.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha asegurado hoy que “no es negociable” una cifra de déficit público para Cataluña que sea superior al del cierre del Presupuesto de 2012, que él sitúa en el 2%, pese a que la Generalitat reclama un objetivo del 2,1%.

“El punto de partida es bajar del 2% claramente. Si no, estaríamos haciendo un flaco favor [a Cataluña]”, ha subrayado Montoro, en declaraciones a los periodistas, tras participar en Barcelona en una reunión de la junta directiva del Partido Popular de Cataluña.

A juicio del ministro, la reclamación del 2,1% como mínimo que ha puesto sobre la mesa el presidente de la Generalitat, Artur Mas, no es más que “una petición de inicio de negociación”, por lo que ha descartado que el Gobierno considere en estos momentos esta posibilidad.

Montoro, que ha avanzado que no habló de “cifras concretas” en la reunión que mantuvo este viernes con el consejero de Economía y Conocimiento de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, ha advertido de que para volver a tener acceso a los mercados Cataluña necesita seguir trabajando en la reducción del déficit.

 Aunque según la Generalitat, Cataluña cerró el 2012 con un déficit del 2,3% -lejos del 1,5% comprometido inicialmente-, los datos del Ministerio de Hacienda rebajaron esa desviación hasta el 1,96%, por lo que, según Montoro, cualquier objetivo para 2013 debe ser inferior a esa cifra.

 El ministro, que ha reiterado que hasta que Europa no confirme el objetivo para el conjunto del Estado -previsiblemente en junio- no se podrá fijar el déficit de cada administración, sí ha subrayado su apuesta por que las autonomías tengan objetivos distintos, algo que ya se está estudiando desde el último Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

De esta forma, Montoro sí abre la puerta a que finalmente la Generalitat tenga un mayor margen este ejercicio pero nunca por encima del 2%, lo que le acerca a las tesis defendidas por el PP catalán, que reclama que el objetivo se sitúe entre el 1,5% y el 1,8%.

 La reivindicación del Govern que preside Artur Mas -que mantiene los Presupuestos de 2012 prorrogados hasta conocer el objetivo final de déficit- es que las autonomías dispongan de un tercio del margen que Europa dé al conjunto del Estado, lo que, según cálculos del Ejecutivo catalán, situaría el objetivo de déficit de la Generalitat para 2013 en torno del 2%.

El titular de Hacienda ha remarcado que el Ejecutivo central está “cubriendo la insuficiencia de financiación” de la Generalitat a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), y ha argumentado que la única forma que tiene Cataluña de volver a acudir a los mercados es saneando las cuentas.

 La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha celebrado que el Estado y la Generalitat negocien un mayor déficit para Cataluña, pero ha apremiado al Govern de Artur Mas a presentar cuanto antes unos presupuestos que mantengan la lucha por reducir el déficit.

Montoro, que ha asegurado que España “encara el final de la crisis” pero para salir de ella necesita mantener la lucha contra el déficit, ha explicado también que el Gobierno central impulsará reformas para adaptarse a una directiva europea que obliga a las administraciones a pagar a los proveedores en un máximo de 30 días.

El ministro ya avanzó esta propuesta este viernes por la tarde en un encuentro que mantuvo con un reducido grupo de 20 empresarios catalanes en la Delegación del Gobierno en Barcelona, a los que aseguró que impulsarían una ley para llevar a cabo esta reforma antes de final de año.

 

Normas
Entra en El País para participar