Premiarán a las empresas que hagan aportaciones voluntarias

El Ejecutivo elige a las Cámaras para implantar la FP dual

La plantilla ha pasado de 3.600 a 1.600 empleados

Impulsará programas de competitividad en el Estado y las autonomías

Manuel Teruel, presidente de las Cámaras de Comercio.
Manuel Teruel, presidente de las Cámaras de Comercio.

“Ilusionado y comprometido”. Esas son las dos primeras palabras que salen de la boca de Manuel Teruel, presidente de las Cámaras de Comercio, nada más conocer la aprobación de la Ley de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación. En declaraciones a CincoDías, Teruel recalca que con esta ley se garantiza la supervivencia de la institución tras la travesía del desierto que ha tenido que afrontar desde que en mayo de 2011 fue nombrado presidente. Desde esa fecha hasta la actualidad ha liderado un dramático proceso de ajuste que ha llevado la plantilla de las Cámaras desde los 3.600a a los 1.600 empleados.

Ahora, reconoce, llegan mejores noticias. El anteproyecto fija tres grandes áreas de acción para las Cámaras. En primer lugar, el plan cameral, cuyo principal objetivo es aumentar la base de pymes exportadoras, se mantiene en los mismos términos que en anteriores años, pero incluye por primera vez a las delegaciones de las Cámaras en el exterior. En segundo, el plan Cameral de Competitividad se ejecutará bajo la dirección del Ministerio de Economía y en él se diseñaran todas las acciones que puedan incrementar la competitividad de la Administración General del Estado y de las comunidades en materias como innovación o desarrollo tecnológico.

Pero el aspecto más novedoso del nuevo papel de las Cámaras será la puesta en marcha de la FP dual a imagen y semejanza del modelo alemán. Se trata de un sistema de formación que combina formación y prácticas para jóvenes de 16 a 20 años durante dos o tres años. El factor más relevante es que hasta un 78% de los jóvenes que realizan prácticas bajo este sistema en Alemania se quedan en la empresa tras acabar su aprendizaje. Unos resultados que si se producen en España podrían enjugar las dramáticas cifras de paro juvenil, que superan el 50% de la población activa. “Nos corresponden identificar a las empresas y alumnos interesados, así como seleccionar a los tutores y garantizar la calidad de los programas”, destaca Teruel.

En ese nuevo marco de financiación se faculta a las Cámaras para que puedan premiar las contribuciones voluntarias, otorgando una mayor representatividad en los órganos de gobierno a las empresas que hayan realizado aportaciones, aunque en ningún caso podrían tener una posición mayoritaria.

Normas
Entra en El País para participar