La filial chilena del grupo gallego se declara en quiebra

El hombre de confianza de Sousa dimite del consejo de Pescanova

Asegura que ha perdido toda la confianza en el trabajo y gestión realizada

Jesús Carlos García ha presentado su dimisión como representante en el consejo de la empresa Sociedad Gallega de Importación de Carbones (Gicsa), propiedad del que fuera presidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa, según la carta que ha enviado al resto de miembros del consejo.

Según han indicado hoy a Efe fuentes conocedoras de esta dimisión, en su misiva, Jesús Carlos García, hombre de confianza de Sousa, alude a que a la vista de los últimos acontecimientos ocurridos en Pescanova “ha perdido toda la confianza en el trabajo y gestión realizada que ha conducido a la situación actual a la empresa”.

Con esta dimisión ya son dos los consejeros que han renunciado a su puesto, el anterior en hacerlo fue Antonio Basagoitti, aunque en su caso era independiente, mientras que García indica en la misiva que es dominical (con vinculación laboral a la empresa).

Basagoiti fue uno de los cinco consejeros en votar en contra de la propuesta del presidente de solicitar el concurso de acreedores de Pescanova -junto a Damm, Luxempart, Iberfomento y Yago Enrique Pascual Méndez-, mientras que Jesús Carlos García, junto con el resto del consejo, votó a favor de esa propuesta.

García fue nombrado consejero de Pescanova como representante de Gicsa en abril de 2006 y la última vez que se renovó su cargo fue en abril de 2011.

Por otro lado, el 4º Juzgado Civil de Santiago (Chile) declaró el pasado 2 de mayo la quiebra de la sociedad Pesca Chile S.A., filial de Pescanova, según ha comunicado la firma pesquera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En la misma sentencia, el juzgado chileno ha informado de la designación como síndico provisional titular a Hernán Chadwick Larraín, que aceptó el cargo al día siguente y que administra 23 quiebras en Chile.

La filial Pesca Chile se dedica a la pesca, además de procesar y comercializar productos marinos, principalmente merlúcidos y otras especies de profundidad. La firma exporta más de 10 especies marinas y cuenta con una flota de nueve embarcaciones pesqueras, siendo una de las más grandes en operaciones en aguas chilenas.

Según informa el 'Diario Financiero' de Chile, la quiebra de Pesca Chile se ha declarado tras la petición de los bancos HSBC, el mayor acreedor de la filial, y BCI. Además, la banca acreedora estima que podría recuperar prácticamente el 100% del capital prestado a la compañía después de iniciar una venta ordenada de sus activos, que superan ampliamente la deuda total de la compañía.

Negocia la venta de Acuinova

Entre las medidas tomadas en la filial de la pesquera por Hernán Chadwick Larraín, según indica el diario chileno, figura el despido de unos 600 trabajadores de la compañía.

Pesca Chile adeuda unos 70 millones de dólares (53,1 millones de euros) a un grupo de ocho bancos, entre los que se encuentran BCI, DNB Chile, Itau, Banco Tokio, Banco do Brasil, Banco Internacional y Penta, además de HSBC.

Pescanova ya estaba en negociaciones con dos operadores internacionales para vender Acuinova en Chile, una sociedad dedicada al cultivo del salmón.

Normas