La operación de canje cierra el proceso de absorción de la filial

Los titulares de Banesto pueden pasar ya a ser accionistas de Santander

El proceso de integración fue anunciado en el mes de enero

Los títulos de Santander cerraron el viernes con un repunte del 1,9%, hasta los 5,584 euros

Tras 110 años de historia de la entidad, las acciones de Banesto dejaron de cotizar en Bolsa el pasado viernes en el penúltimo paso hacia su integración definitiva en Banco Santander. El movimiento final, el proceso d canje que permitirá a los poseedores de títulos de Banesto convertirse en accionistas de Santander, se ha abierto esta mañana.

Banesto pone fin así a más de un siglo de actividad y culmina el camino emprendido después de que, en 1994, Banco Santander se hiciese con más del 90% de su capital social, después de que la firma hubiese sido intervenida.

Los accionistas de Banesto tendrán a su disposición las acciones de Banco Santander entregadas en canje a partir de hoy, lunes, después de que el viernes dejaran de cotizar las acciones de la filial a un precio de 3,507 euros.

La operación había sido anunciada ya en enero, cuando la matriz avanzó su intencio´n de absorber la entidad filial. Banco Santander atenderá el canje de la fusión con Banesto mediante la entrega de acciones en autocartera según la relación de 0,633 acciones de Banco Santander, de 0,5 euros de valor nominal cada una, por cada acción de Banesto, de 0,79 euros de valor nominal, sin compensación complementaria en dinero.

Teniendo en cuenta el tipo de canje y las acciones que no acudirán a esta operación, el número máximo de títulos de Banco Santander necesarios para atender el canje será de 51,2 millones, de las que se deducirán las que, en su caso, correspondan a los picos que se adquieran, informa Europa Press.

Los títulos del Santander cerraron la sesión del viernes con un repunte del 1,9%, hasta los 5,584 euros. Como consecuencia del proceso de fusión por absorción, Banesto queda extinguido como entidad.

El objetivo final de la operación es facilitar un ahorro de costes a Banco Santander, que prevé ahorrar unos 520 millones de euros por la integración. La jugada permite al grupo que preside Emilio Botín simplificar su estructura en cuanto a marca y personal, y ha sido el gran movimiento estratégico que la firma ha sellado en España desde el estallido de la crisis.

Normas