Su beneficio cae un 29,8% sin tener en cuenta las plusvalías

BBVA quiere ganar cuota con el ajuste de sus rivales

Su beneficio cae un 29,8% si tener en cuenta las plusvalías del trimestre.

En España gana solo 73 millones de euros

Ángel Cano, consejero delegado de BBVA
Ángel Cano, consejero delegado de BBVA

Una de cal y otra de arena en los resultados trimestrales de BBVA presentados el viernes. El banco que preside Francisco González superó las previsiones de los analistas consultados por Bloomberg, que esperaban 1.520 millones de euros. Además, y por primera vez desde hace mucho tiempo BBVA gana más, aunque sea solo en un trimestre, que su más directo rival, Santander, que obtuvo 1.205 millones de euros, mientras que la entidad que preside Francisco González tuvo un beneficio atribuido de 1.734 millones, un 72,6% más que un año antes. Otro dato positivo es que esta cifra superó el beneficio atribuido de todo el año pasado.

 

La parte negativa es que ha sido la venta de activos producida durante el trimestre la que ha llevado a BBVA a tener este crecimiento. De hecho, si se descuenta las plusvalías obtenidas y pasadas por la cuenta de resultados, las ganancias del grupo ascienden a 865 millones de euros, lo que supone un descenso del 29,8% sobre el registrado en la misma fecha del año anterior.

Durante el trimestre BBVA ha realizado 1.800 millones de euros en plusvalías provenientes de la venta de sus seguros de vida en España, y de los fondos de pensiones de México, Colombia y Perú. De estos atípicos, ha pasado por la cuenta de resultados global este trimestre 870 millones de euros.

Una gran parte de estas plusvalías se han destinado a reforzar su saneamiento, con más provisiones. De hecho, en España, de los 420 millones de euros que ha incluido en la cuenta por la venta de sus seguros, 150 millones han pasado por los beneficios, el resto se ha destinado a provisiones, adelantando así dotaciones de futuros trimestres.

Como en el caso de Santander, BBVA ha padecido en su negocio de España la atonía de la actividad financiera. Eso sí, ha ganado en un año 1,95 puntos de cuota de mercado, que ahora se sitúa en casi el 13%. De esta cuota de mercado, 1,05 puntos porcentuales corresponden a la compra de Unnim el pasado año y el resto ha sido arañado a las cajas que han sido nacionalizadas, principalmente. Santander también ha aprovechado esta salida de negocio de la banca intervenida y ha ganado en 18 meses 2,3 puntos de cuota.

La actividad bancaria doméstica ha sumado un beneficio en BBVA de 569 millones de euros, un 53,9% más, pero a esta cifra hay que restarle unos 150 millones de euros que ha incluido en el beneficio de las plusvalías obtenidas en el trimestre, y otros 346 millones de pérdidas que ha registrado el banco malo o división inmobiliaria que han creado a finales de año todas las entidades sanas y en la que se incluyen los créditos de promotores, activos adjudicados y participaciones relacionadas con promotores y ladrillo.

De esta forma, España obtuvo un beneficio de 73 millones de euros, que compara con los 64 millones de Santander. Estos resultados, no obstante, son superiores a los del pasado ejercicio cuando la cuenta de resultados de España arrojó pérdidas como consecuencia de las fuertes dotaciones que tuvieron que realizar todos los bancos para sanear su balance de sus elevados activos inmobiliarios por exigencias del Gobierno.

Cano coincide con la opinión de su homólogo de Santander, Alfredo Sáenz, y considera que el crédito caerá en España este año entre un 3% a un 6% adicional. En el caso de BBVA en el trimestre el crédito ha descendido en España un 4% a perímetro igual que el año anterior, ya que con Unnim el dato se distorsiona y aparece un crecimiento del 2,8%. En este trimestre BBVA ha decidido realizar un esfuerzo en provisiones, sobre todo en empresas, que es donde creen que se va a producir las variaciones de impagos. Ha destinado 618 millones a la partida de pérdidas por deterioro de activos financieros, un 37,6% más que un año antes. La mora en España es del 7,4%.

Pese a lo negativo de la cuenta de resultados, BBVA confía en que se irá mejorando en trimestres posteriores. De hecho, su objetivo es crecer en cuota de mercado en España del 13% actual al 20% en dos años y sin hacer compras. La estrategia pasa por seguir arañando depósitos y clientes a los bancos nacionalizados. Reconoce que desde mediados de 2012 las entradas de clientes se podían contar a miles.

Ahora, a los bancos nacionalizados también hay que añadir que bancos sanos como Santander o CaixaBank, sus más directos rivales, también se encuentran en plenos procesos de reestructuración, lo que les beneficiará, no solo por una hipotética salida de clientes, sino también porque estos procesos suponen siempre un despiste comercial. BBVA repartirá este año cuatro dividendos: dos en acciones y dos en efectivo, y adelantó que la tendencia será ir avanzando hacia los último.

Inmobiliario

BBVA pretende vender una media de 1.000 viviendas al mes, un ritmo que le gustaría acelerar. “El negocio inmobiliario no es parte de nuestra experiencia, nosotros nos dedicamos a hacer banca”, precisó Ángel Cano. En la actualidad tiene 15.400 millones de euros en activos inmobiliarios. Ya ha vendido 1.020 viviendas mensuales de las 15.000 que forman parte de la unidad inmobiliaria. El descuento medio que aplica es del 45% sobre el valor de tasación original. Para los próximos dos años, prevén una caída de los precios de entre un 8% y un 15%. Con las ventas realizadas ha perdido 17 millones. A esta cifra se suman los 800 activos en manos de promotor que se han venido hasta la fecha. “Son viviendas nuevas en las que el descuento medio ha sido del 12%. El banco financia dos tercios de las ventas que realiza. BBVA cuenta con unas 43.000 viviendas en su cartera, incluido promotor.

Banca sana versus banca "enferma"

“Si queremos tener una banca sana que ayuda a la situación económica del país, o somos capaces de separar bien la banca sana de la que se ha gestionado mal en los últimos años o será difícil que tengamos una recuperación económica sólida en este país”, sentenció el viernes Cano. El directivo insistió en que el sector financiero es igual que cualquier otro tipo de industria. “Si miramos a cualquier industria, a nadie se le ocurriría pedir a una empresa del mismo sector que financiase la mala gestión de la empresa peor”, apostilló. Aseguró que muchos banqueros coinciden en “lo importante que es que un sistema económico como el de este país tenga una banca sana para recuperarse, ya que es la que acompaña en el crecimiento económico volviendo a conceder créditos”.

No a Sareb

La entidad no tiene previsto entrar en Sareb. “Si no ha habido ningún cambio en este período de tiempo, la respuesta tiene que ser en consonancia con ese análisis, y no pensamos que vaya a ser muy diferente”, señaló Cano. Esta decisión perjudicaría al banco al aportar fondos a la derrama con la que el Fondo de Garantía de Depósitos dará liquidez a las preferentes de nacionalizadas no cotizadas, ya que la norma prevé descuentos para los accionistas de Sareb. Cano subrayó que “obviamente” el banco no puede ser “partidario” de ningún tipo de “discriminación”. Por ello, ha dicho que al estar en un Estado de Derecho, BBVA tendrá que actuar “de acuerdo al Estado de Derecho en el que estamos”.

 

Normas