Destinos

De cata en cata con los sumilleres de bolsillo

Sumilleres y guías de vinos nos descubren los mejores caldos españoles

De cata en cata con los sumilleres de bolsillo

En las etiquetas de las botellas de vino (una pequeña ficha en clave del caldo que contienen) hay demasiada información no apta para no iniciados, pero las mejores guías de vino las explican y ponen en orden.


¿Quién no ha sentido horror en el hipermercado, la bodega o las webs de compra cuando no eres un experto y has querido elegir un vino para regalar, compartir o darte un homenaje?
De entrada, una simple etiqueta nos abruma con todo lo que tienes que saber esencialmente sobre el vino a degustar. Un pequeño papelito pegado al cristal, que indica edad, procedencia, tipo de uva y más, nos pierde en un mar de información a los neófitos o, al contrario, nos ayuda a dar con el caldo que buscamos gracias a un mensaje así de escueto.

Más allá del origen y la etiqueta

Si no sabemos qué vino elegir, es bastante típico que nos dejemos guiar por la etiqueta, y lo es más que compremos un vino sin haberlo probado antes, lo que los expertos llaman a ciegas. Ellos coinciden en que lo importante es la cata, “el gusto es personal y no es fácil explicarlo, pero hay que valorar los vinos que se han probado, así distinguirás sus características”, apunta el sumiller Ferran Centelles.
En cualquier caso, a la hora de escoger un vino tinto o blanco “no hay patrones generales, casi todo vale y depende de muchos matices, variedad de la uva, tipo de elaboración o procedencia”, añade el experto Carlos González. Tampoco hay que seguir fiándose solo de la categoría reserva, indica la catadora Maite Corsín, porque “hay vinos frutales o con poca crianza que están muy buenos” y es, sobre todo, un reducto ligado a la ley de las viñas y el vino que afecta a la denominación de origen y que protegen las comunidades autónomas.


A la hora del almuerzo, una buena opción son los jóvenes tintos frescos del año, que combinan con platos fáciles, menús del día o comidas consistentes, siendo el precio uno de sus atractivos. Hasta ocho euros hay vinos con poca madera procedentes de Aragón, La Rioja, El Bierzo, La Mancha o Montsant, entre otras, y hasta diez euros, excelentes reservas de Rioja o Valdepeñas.


Jóvenes, frescos y afrutados

“El vino blanco es”, en palabras de Marta Corsín, “el mejor invento español porque [enfatiza], además de ruedas (verdejos) o albariños, existen un sinfín de uvas locales autóctonas, como la viura, la garnacha blanca y otras”. Además, “las nuevas crianzas con lías o fermentadas en barrica confieren una expresión frutal de la uva”.
De manera básica y teniendo en cuenta, igual que sucede con los tintos, factores como el tipo de uva, la elaboración y el origen, y que el 90% del vino blanco que se elabora en España es joven, Carlos González recomienda que “sea fresco, frutal y con una buena acidez”. Si se prefieren los vinos blancos, “es mejor buscar denominaciones de origen frías de Galicia o el País Vasco”, y si te gustan los vinos más fuertes, hay que optar por los que se producen en zonas de más calor, pero “lo importante es probar y probar”, insiste Centelles.


Por si fuera poco, los blancos van con todo tipo de platos. Su frescura y acidez combinan con los platos ricos en grasas y picantes de la comida tradicional española, y los blancos con crianza o fermentados en barrica casan perfectamente con los menús de otras cocinas tan de moda en nuestro país como la japonesa, china o árabe. Y además, acaparan las mejores puntuaciones de todas las guías en precio y calidad.

Las guías de vinos suelen ser muy buenas consejeras para descubrir la amplia y diversa oferta enológica nacional e internacional. Accesibles y atractivas para el público, son “una buena manera de adentrarse y entender la cultura del vino, sobre todo si ya hemos identificado qué estilo tiene cada una. Seleccionar vinos y aprender de vinos no es fácil”, afirma el sumiller Ferran Centelles, avalado por sus once años de experiencia en el restaurante elBulli, de Ferran Adrià.


Más de veinte lleva la Guía Peñín de los vinos de España, Argentina, Chile y Portugal orientando a la hora de comprar o consumir un vino, y “ese debe ser nuestro fin: transmitir de una manera simple, pero correcta, los valores positivos de cada uno de esos vinos sin que predominen los gustos personales del catador”, resume su director, Carlos González.


Lo que distingue a Peñín es que “catamos y valoramos la gran mayoría de los vinos que se comercializan en España”. Más de 9.800 caldos probados por su equipo de cata, con el propio González y Javier Luengo al frente, puntúan todas las recomendaciones en una horquilla de entre 50 y 100 puntos, lo que les ha convertido en el primer referente en el sector. Y parece una tarea ardua, porque ¿cuáles deben ser las características que debe reunir un buen vino? Depende de varios factores, pero “los principales son la complejidad y el equilibrio, que sepa o huela a muchas cosas, pero en su justa medida. Esto hace al vino, agradable, sabroso y muy apetecible”.

Si no puedes beberlo, báñate en él

Las propiedades terapéuticas del vino y otros alimentos como la leche, la miel o el chocolate se conocen desde la antigüedad. Griegos, romanos y egipcios eran expertos en algunas de ellas, pero desde que los centros de belleza y los spas lo han incorporado a sus tratamientos de belleza es más fácil pasarse de copas. Se sabe que un vasito de vino tinto al día mejora el sistema cardiovascular y también que los granos de la uva contienen polifenoles y vitaminas que luchan contra el envejecimiento e hidratantes que contribuyen a que la piel conserve su elastina. Los antioxidantes de las uvas son más potentes que la vitamina E y ayudan a retrasar el paso de los años.
La vinoterapia consiste en tratamientos en los que se utilizan distintos tipos de uva, mostos, vinos o aceites derivados para reducir abdomen y glúteos o mejorar la tonicidad de la piel. Los masajes con pulpa de uva fresca y aceites son relajantes y actúan como peeling. Lo mejor contra el estrés es un masaje de vino caliente y semillas de uva o sucumbir a los aromas de un Rioja en un tonel de vinomasaje. En estos casos el alcohol no engorda, no deja resaca y sus efectos mejoran el cuerpo y no nublan la mente.

En opinión de González, una buena guía es aquella que “no se limita a selecciones por precio, variedad o calidad, sino que de una manera objetiva muestra la mayor cantidad de vinos posible”. Es importante también que informe y sepa comunicar, que utilice un lenguaje adecuado para el consumidor. En el caso de Peñín, complementan las catas “con textos descriptivos de los vinos por regiones y añadas”.


Además de Peñín, la Guía Gourmets y la Guía de Vinos Parker. Los mejores vinos de España recomienda 1.324 vinos catados a ciegas, es decir, que tan entrenado está el paladar de los sumilleres para reconocer los vinos que no necesitan ver su etiqueta. La Guía Proensa tiene más de 3.000 vinos catados, pero solo selecciona los de más de 90 puntos; la Guía del vino cotidiano reúne 1.265 vinos de excelente relación calidad-precio, y la Guía Repsol de Vinos ofrece un listado completo de todas las variedades disponibles de blancos, rosados, tintos o espumosos, bodegas y calificaciones. Todas ellas disponibles en su versión online.


Como ocurre con todos los productos que se comercializan a gran escala, los vinos también se ponen de moda, pero lo importante, según González, son “las tendencias, y ahora la tendencia es a los vinos que sean agradables, frescos y no muy potentes. Hasta hace poco era lo contrario, vinos potentes y muy tostados”. De moda, entre los tintos, están Montsant, Jumilla, VT Castilla, Bierzo, Ribeira Sacra, Rioja, Manchuela y Somontano, y entre las zonas de blancos in destacan Valdeorras, Navarra, Penedès, Montsant, el Priorato, Ronda, La Rioja y el Somontano, apunta Maite Corsín, consultora de merchandising de vinos para empresas y experta catadora.


Desde su blog Vinospara.com sugiere caldos para regalar, para combinar con menús o simplemente de capricho. Una guía atípica que da a conocer vinos desconocidos, vinos de supermercado, vinos de moda..., y pone al descubierto falsos mitos y curiosidades, como que el origen de la cápsula que envuelve el corcho y la boca de la botella “no sirve para nada y es una cuestión estética y, en parte, de higiene”. Son los bodegueros alemanes, que ven peligrar sus corchos enmohecidos de color verde por la humedad, los primeros que adoptan esta medida, que data del siglo XVIII, y luego es la nobleza, que por antojo decide poner su santo y seña con lacre para diferenciar y cuantificar sus vinos.


Otro falso mito que cae es que los vinos más caros no tienen por qué ser los mejores, aunque, matiza González, “sí guarda relación el hecho de que sea caro con que la elaboración haya sido costosa, tanto en la obtención de una uva de mucha calidad como en la propia elaboración”. La suerte, coinciden ambos, es que en España podemos consumir vinos de muchísima calidad a precios muy competitivos. Y entonces, ¿qué le falta al vino español para tener un mayor reconocimiento en el mundo?


Los dos también están de acuerdo: “El gran problema está, sobre todo, en la escasa inversión en marketing y comercialización”. La bodega debería destinar el mismo presupuesto para la venta del vino que para elaborarlo. Y en eso franceses e italianos lo hacen mejor.

Al gusto de cada paladar

Las nuevas tecnologías, las redes sociales y los cambios en los hábitos de consumo posibilitan adentrarse en el mundo del vino con un solo clic. De la mano del sumiller Ferran Centelles y guiados por un grupo de expertos, amantes, curiosos o no familiarizados con los distintos tipos de caldos, podrán ahondar o iniciarse en el arte de la cata y descubrir su perfil personal. Wineissocial.com es un club de vinos online que permite descubrir caldos adecuados al paladar de cada persona a través de un sencillo cuestionario que identifica los diferentes tipos de vino. Centelles asegura que “para disfrutarlo no hacen falta grandes conocimientos”, solo compartirlo. Tiene la certeza de que el vino es un acto social y se disfruta más en compañía.


Los socios del club pueden acceder a experiencias de cata personalizadas mediante las recomendaciones de los expertos y dos vinos cada mes seleccionados según las preferencias personales de cada afiliado, además de intercambiar opiniones o comprar.

Normas