Gana 1.205 millones, un 26% menos, y cree que España “ha dejado atrás lo peor”

El beneficio de Santander tropieza en su gran apuesta: Brasil y Reino Unido

El beneficio trimestral de Santander queda pr debajo de la previsión de los analistas

Sáenz cree que el crédito en España caerá otro 3% este año

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín.
El presidente de Banco Santander, Emilio Botín.

Unos beneficios por debajo de lo previsto. Esta es la opinión más generalizada de los analistas tras conocer ayer la cuenta de resultados del grupo Santander en el primer trimestre. Y es que sus principales apuestas: las filiales de Brasil y Reino Unido han experimentado un descenso considerable en la aportación de beneficios, que no han podido ser compensados por otros mercados ni por las menores necesidades de saneamientos. Santander obtuvo un beneficio atribuido de 1.205 millones de euros de enero a marzo, el 26% menos que un año atrás, debido a la crisis económica que ha provocado que sus ingresos caigan el 9 % en el grupo. Todos los márgenes de la cuenta de resultados del grupo, de hecho, han descendido.

En Brasil, su principal apuesta internacional junto con Reino Unido, el grupo ha ganado 499 millones de euros, cifra que es un 3,7% inferior a la del cuarto trimestre del pasado ejercicio y supone una caída del 22,3% sobre el primer trimestre de 2012. Lo mismo que sucede en el grupo se repite en la entidad brasileña, todos sus márgenes descienden. El conjunto de los créditos en esta filial se estancan de marzo a marzo, aunque mejoran un 4,6% si se compara con el último trimestre de 2012. Según el consejero delegado, Alfredo Sáenz, los créditos deberían crecer en Brasil un 10% si la economía crece a ritmos del 3%. Este país aporta el 26% del beneficio del grupo.

El retroceso de la aportación de los resultados de Brasil coincide con un cambio en la dirección de Santander en el país. Marcial Portela ha dimitido como presidente y ha sido sustituido por el hasta ahora director general de la división para América, Jesús Zabalza. Javier San Félix, ex director general de Banco Santander y ex consejero delegado de Banesto hasta su fusión con Santander, mientras, será el nuevo responsable de América. Esta división incluye todos los negocios de Grupo Santander en Latinoamérica, excepto Brasil.

En conjunto, en Latinoamérica los resultados del grupo descienden un 18,2%, pero no solo por el pinchazo brasileño. En Chile bajan un 21 % y en México el 18%. Reino Unido aportó un beneficio de 224 millones de euros, con un descenso del 23%. La caída de los ingresos en un 10,5%, afectados por el mayor coste financiero y el crecimiento en determinados segmentos de activo son la principal causa de la bajada de los resultados, y eso pese a que las dotaciones caen un 20,5% por la mejor calidad de su crédito.

Las expectativas económicas para este país, que supone el 12% del total de las ganancias del grupo, son de débil crecimiento, según explica el propio Santander. Estados Unidos, sin embargo, gana peso en el grupo. Con 233 millones de euros de ganancias, un 2,4 % más, aporta el 12 % del resultado.

En España la debilidad económica se sigue reflejando en sus resultados y negocio, que también se resiente de unos bajos tipos de interés “los más bajos de la histórica”, según Sáenz. Ante este panorama el grupo decidió a finales de año fusionar Santander, Banesto y Banif, y crear una división, una especie de banco malo, en el que ha incluido sus activos con promotores, activos adjudicados y su participación en Metrovacesa y Sareb, área que ha registrado unas pérdidas de 175 millones en el trimestre.

Mientras que el resto de su actividad en el país, excluyendo Santander Consumer –que generó un beneficio de 32 millones–, ganó 207 millones, lo que supone un aumento del 2,5% sobre el año anterior. De esta forma, el resultado total en España es solo de 64 millones. Pese a estos resultados, Sáenz, en un tono menos optimista que en otras ocasiones, aseguró que la cuenta irá de “menos a más”. El presidente del grupo, Emilio Botín, fue más positivo en sus declaraciones por escrito. Dijo que el beneficio de 2013 será “muy superior a los 2.295 millones de 2012, después de cuatro años en los que la entidad ha realizado saneamientos por 60.000 millones, reforzado el capital en 20.000 millones y fortalecido la base de depósitos en 233.000 millones”.

Tres puntos menos de crédito en 2013

El consejero delegado confía en que las cosas irán mejorando a lo largo del año –no la morosidad que subirá–, tanto en los resultados del banco (cree que ha habido un cambio radical de tendencia en los beneficios), como en la economía española, que a su juicio “está tocando fondo”. Asegura que España ha dejado atrás “lo peor de la crisis” y saldrá de ella en la segunda mitad del año. Entonces, “volveremos al crecimiento” aunque sea “lento y gradual”.

Pese a todo, la concesión de crédito en España no se recuperará este año. Sáenz cree que aún descenderá un 2% o 3%más y eso que reconoció que el Gobierno está pidiendo el apoyo de la banca para que abra la financiación. El crédito de Santander en España cayó de marzo a marzo un 3,8%, pese a ello, dice que no ha perdido cuota de mercado.

La apuesta de la entidad por crecer en depósitos para arañar cuota de mercado y clientes a las firmas más débiles, y además conseguir así más liquidez sin tener que apelar tanto al BCE, sí ha tenido su recompensa. Ha ganado 2,3 puntos de cuota en 18 meses, con 30.000 millones de entradas nuevas de depósitos, con lo que ya superan a los créditos en más de 31.155 millones.

Esta estrategia ha permitido al grupo devolver ya 31.000 millones al BCE que tomó como “seguro de liquidez”.

Grupo Santander cerró el primer trimestre de 2013 con un 'core capital' del 10,7% bajo los criterios internacionales que marca Basilea II, lo que supone 0,34 puntos más que a cierre de 2012. Dicho ratio se situaría en el 12% a finales de año, ya con la normativa de Basilea III.

Acelera en un año el cierre de oficinas

Alfredo Sáenz anunció que el grupo va “a ir mucho más rápido de lo previsto” en el ajuste que debe realizar tras la fusión de Santander, Banesto y Banif. Cerrará unas 250 oficinas este año y 450 el que viene, con lo que recortará en un año la reestructuración. El banquero, que se negó a hablar de su situación judicial y a contestar si el banco tenía o no un plan B en el caso de que el Banco de España decidiese que debía dejar sus funciones en Santander, calculó que la entidad ha aportado 3.300 millones al saneamiento de las cajas. De ellos, 2.500 millones son costes directos, por aportaciones al FROB. Estima que la factura global de la crisis en el sector asciende a 23.000 millones, de los que 10.000 millones los han aportado la banca vía Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), con 8.000 millones y 2.000 millones en aportaciones, como a Sareb. “El coste para la banca de la crisis de cajas esta siendo muy elevado”, se quejó.

 

Santander, por otra parte, ha comercializado unos 5.000 inmuebles en el trimestre, “que es un ritmo adecuado”. De este modo, espera cerrar el ejercicio con unas ventas inmobiliarias de unos 20.000 activos. El objetivo es reducir sus activos inmobiliarios a un ritmo del 25% anual.

 

Normas
Entra en El País para participar