El magistrado aparta a Sousa de Pescanova

Los sindicatos apoyan la decisión del juez

CUT cree que no se podrán evitar los despidos de trabajadores

Asamblea informativa de trabajadores de Pescanova, celebrada el 20 de abril en Vigo, ante la solicitud del concurso de acreedores por la compañía.
Asamblea informativa de trabajadores de Pescanova, celebrada el 20 de abril en Vigo, ante la solicitud del concurso de acreedores por la compañía. EFE

“Una de las medidas que iba a tomar el juez era separar al presidente y al consejo de administración del grupo”, afirma Francisco Vilar, responsable de la Federación de Alimentación de CC OO, sindicato mayoritario en Pescanova con 25 delegados en el comité.

“Es una decisión acertada debido el daño incalificable que han hecho a la firma”, afirma José Fernández Piñeiro, secretario general de Alimentación de CIG , tercera fuerza sindical con ocho delegados. El secretario general de CUT, sindicato minoritario en la firma gallega, Ricardo Castro, también coincide en que “es una medida que tenía que darse”.

La decisión tomada por el juez de retirar a Manuel Fernández de Sousa de la dirección de Pescanova ha sido recibida con optimismo entre las fuerzas sindicales, que consideran a él y al resto del consejo de administración de la empresa culpables de la crisis que está viviendo la firma. Además, creen que “es un paso muy positivo porque va a permitir comenzar a negociar la deuda con las entidades bancarias, que exigían esta condición para iniciar los contactos”, explica Vilar.

Una vez aceptado el concurso por el juez y apartado a Sousa, “lo principal es elaborar un plan estratégico para conocer la reorganización que va a tener lugar en el grupo y las ventas de activos que se van a producir”, explica Piñeiro.

En este punto, los sindicatos se muestran cada vez más preocupados. Consideran que la pérdida de puestos de trabajo en Galicia va a ser imposible de evitar. “Dudamos de la viabilidad de la empresa porque cada día aparecen datos nuevos acerca de la deuda que acumula”, declara el portavoz de CUT.

Sin embargo, CC OO sigue confiando en la firma gallega. “El grupo es viable y el peso de la crisis no debería caer sobre los trabajadores. Consideramos que puede mantener el personal y la actividad industrial”, razona Francisco Vilar. Su sindicato se reunirá mañana con el juez para trasladarle su preocupación por la situación y poder acceder a toda la información del proceso.

Normas