Envía al juez del concurso la información adicional solicitada

La deuda de Pescanova cotiza en el mercado con descuento del 85%

La deuda aún cotiza en el mercado pese a la suspensión de negociación en Bolsa

Entre unos barcos de pesca del Puerto de Vigo la nave de fr’o de Pescanova, en la avenida de Beiramar
Entre unos barcos de pesca del Puerto de Vigo la nave de fr’o de Pescanova, en la avenida de Beiramar EL PAÍS

Pendiente de la aprobación del concurso de acreedores, a la espera del dictamen del auditor forense, sin haber publicado las cuentas anuales ni la deuda real, con el consejo de administración dividido y con la Fiscalía pendiente, también, de averiguar si el presidente de la empresa cometió delito operando con información privilegiada. La situación límite de Pescanova está asustando a los inversores, que castigan con dureza la deuda de la empresa.

En el mercado se puede comprar hoy deuda de la compañía con un descuento que ronda el 85% en las tres emisiones de bonos que cotizan en el mercado, según la agencia Bloomberg. Esto quiere decir que se puede comprar en el mercado por 15 un bono con un nominal de 100, y que supondrá la devolución de 100 a vencimiento (más el interés anual). Cuando una deuda cotiza con tanto descuento supone que el mercado tiene poca fe en que se vaya a devolver el dinero. Como se puede comprar tan barato, el tipo de interés que obtendría el comprador (presumiendo que a fecha del vencimiento se devuelva todo el dinero) es estratosférico.

Así, de las tres emisiones de Pescanova, una tiene vencimiento en 2019 cotiza al 15% del nominal, y ofrece un tipo de interés anual del 66%; otra vence en 2017 y cotiza también al 15%, con un tipo de interés del 72%, y otra en 2015 ofrece un descuento del 86% y un tipo de interés del 156%.

La empresa tiene una deuda reconocida en sus cuentas de 1.500 millones de euros, si bien se calcula que la cifra real es más del doble. La entrada en concurso de acreedores supondrá, con toda probabilidad, la renegociación de la deuda y una quita (o un impago en caso de quiebra) para los acreedores. De momento, los 45 bancos a los que debe dinero la empresa se han agrupado para aunar intereses.

Mientras tanto, el proceso concursal sigue su curso, y ayer Pescanova aportó la información complementaria solicitada por el juez a la ya entregada al Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra, donde la firma gallega ha presentado la solicitud de concurso.

El juez debe ahora admitir la solicitud de Pescanova y declarar el concurso de la compañía. En la declaración del concurso el magistrado comunicará la designación de los administradores concursales. Uno de ellos, al ser Pescanova una compañía cotizada, será nombrado por la CNMV. Otro de los posibles administradores concursales sería uno designado entre los bancos acreedores.

A pesar de tratarse de un concurso voluntario (no instado por ningún acreedor), el magistrado puede decidir entre la intervención de las facultades de los actuales administradores, pero también la suspensión de esas funciones.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sigue a la espera de información adicional porque la que le trasladó Pescanova en respuesta a su segunda petición “no se ajusta a lo requerido”, al no cumplir los “estándares de contabilidad exigibles”, por lo que el ente regulador anunció que monitorizará el análisis forense de la empresa gallega (labor que desarrollará la consultora KPMG).

Normas
Entra en El País para participar