"Se ajustó con carácter general a la normativa"

La banca cumplió la ley en la venta de preferentes, según un informe de la CNMV

El supervisor constata que pueden existir casos puntuales de clientes a los que no se informó correctamente

También advierte que la información verbal ha podido ser inexacta

La banca cumplió la ley en la venta de preferentes, según un informe de la CNMV Ampliar foto

La avalancha de preferentes vendidas a los pequeños inversores en 2009 ha conllevado una oleada de procedimientos de arbitraje y en el futuro inmediato abrirá otro aluvión de procesos judiciales. El organismo que preside Elvira Rodríguez no se quedó de brazos cruzados ese año. Mientras la banca se recapitalizaba gracias a estos híbridos, desplegó una serie de estrategias para tratar de proteger a los pequeños inversores.

Pese a contar con una capacidad regulatoria mínima –con la Ley del Mercado de Valores en la mano, carece de la potestad de echar para atrás un folleto si cumple con los requisitos formales y tampoco podía exigir obligatoriamente un tramo mayorista hasta que Guindos cambió la ley el pasado verano– pidió dos informes de valoración independientes en los folletos si las emisiones carecían de tramo para inversores cualificados. Incluyó advertencias explícitas en caso de que la valoración ofrecida por el emisor difiriera de la de los informes: avisó en las emisiones de BBVA, Santander, Banesto y también en la de Banca Cívica de 2011.

El supervisor ha elaborado un informe sobre la situación de las preferentes fechado el 28 de junio de 2012 (en CincoDías.com puede consultarse una de las páginas del documento) en el que explica que “en los últimos años la CNMV ha revisado un volumen significativo de las emisiones de participaciones preferentes [...]”. Y el veredicto, de entrada, es de inocencia para las entidades financieras que las vendieron. “La conclusión de dichos trabajos ha sido que, por lo que se refiere a los procedimientos de información a los clientes, la comercialización realizada se ajustó con carácter general a la normativa vigente”, asegura el informe.


El supervisor, presidido hasta septiembre del año pasado por Julio Segura, pone varios asteriscos a esa exoneración general: “Ello no obsta para que, tal como indica el análisis de reclamaciones, puedan existir casos puntuales de clientes a los que las entidades no han informado de acuerdo a sus procedimientos o, incluso, que habiendo entregado la documentación prevista, la información verbal pueda haber sido inexacta”, indica el informe.


Es más, la CNMV revela que “ha detectado situaciones de incumplimiento en lo relativo a la valoración de la conveniencia/idoneidad, en cuyo caso se han iniciado medidas disciplinarias contra las correspondientes entidades”.


La entrada en vigor de la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros (Mifid) incluyó a las preferentes dentro de los instrumentos complejos y de riesgo elevado, que pueden generar rentabilidad, pero también pérdidas en el capital invertido. En los folletos de las emisiones se especifica que la entidad debe evaluar la conveniencia del producto para el cliente y, si este está siendo asesorado, también debe cumplimentar un test de idoneidad.


A finales del año pasado, la CNMV había abierto o se disponía a abrir un total de 17 expedientes sancionadores a nueve grupos financieros por malas prácticas en la comercialización de preferentes por un valor de 5.900 millones de euros. En el informe de finales de junio de 2012, el supervisor asegura que los principales motivos de apertura de los seis expedientes en curso por instrumentos de renta fija que había entonces han sido dos: “Por un lado, incidencias en cuanto a los análisis de conveniencia e idoneidad y deficiencias informativas y en las advertencias a facilitar a los clientes cuando las operaciones no resultaban convenientes y, por otro, la existencia de conflictos de interés no resueltos adecuadamente”.

También destaca que en el momento de publicación del informe había “otras actuaciones de supervisión en curso [...] para las que no es posible anticipar o pronunciarse sobre los resultados que se obtendrán”. Eso sí, la CNMV avisa de que en 2011, “tras revisar los mecanismos para casar internamente órdenes de compra y venta de sus clientes [...] cuyo objetivo fue verificar el grado de seguimiento de las pautas establecidas por la CNMV”.

Eldiario.es publicó la semana pasada un informe de la CNMV que constata que las cajas que forman Bankia revendieron participaciones preferentes y deuda subordinada muy por encima de su precio de mercado. Pero no solo las preferentes de las cajas de Bankia se vendían de tal manera que el vendedor no perdiera dinero. Así ocurrió con muchas otras emisiones según los datos de la plataforma Send hasta noviembre de 2011, según publicó este periódico el pasado lunes. 

Supervisó en torno al 70% de las emisiones

La revisión de la avalancha de participaciones preferentes por parte de la CNMV se intensificó en 2009: “En términos agregados, puede indicarse que se ha realizado algún tipo de actuación supervisora dirigida a la comprobación de la información que se facilitó a los inversores, sobre aproximadamente el 70% del importe nominal de las participaciones preferentes emitidas entre 2008 y 2011”. En concreto, la CNMV revisó ocho emisiones de participaciones preferentes emitidas en 2008 o 2009 por un importe nominal total que ascendió aproximadamente a 8.500 millones de euros y que fueron adquiridas, en el momento de su emisión, por más de 200.000 inversores minoristas.

El número de reclamaciones presentadas en el supervisor de los mercados creció un 450% el año pasado, hasta cerca de 11.000, debido en gran parte al estallido de los problemas con las preferentes y la deuda subordinada vendidas a los particulares.

Normas
Entra en El País para participar