Entrevista

“Hay empresas que han sufrido solo por cotizar en España”

Rory Bateman, responsable de renta variable europea de Schroders

“Hay empresas que han sufrido solo por cotizar en España”

Gestor de los fondos Schroder ISF European Equity Focus y Schroder ISF European Large Cap, Rory Bateman defiende “la calidad de ciertas compañías de países periféricos” y admite el daño que están sufriendo muchas empresas porque “los inversores no han tenido en cuenta la fortaleza de su negocio internacional”. Además, asegura que los riesgos del mercado se han desplazado hacia ciertos sectores defensivos cuyas valoraciones son muy elevadas, ya que los inversores han priorizado la seguridad sobre la rentabilidad.

Pregunta. ¿Ha empezado la renta variable 2013 tan bien como se esperaba? ¿Qué plazas lo están haciendo mejor?

Respuesta. La renta variable global. EE UU y Japón son los que han abierto el camino, con rentabilidades superiores al 10% (en dólares) durante el primer trimestre. Europa se ha quedado atrás, con un rendimiento del 2%, mientras que los mercados emergentes decepcionaron al caer el 2%. En Europa, las plazas de Suiza, Suecia y Bélgica han sido las más sólidas, mientras que Italia, España y Portugal han mostrado una mayor debilidad debido a la incertidumbre en torno a las elecciones italianas y al fuerte repunte registrado durante el pasado verano.

P. ¿Qué mercados pueden dar las grandes sorpresas? ¿De cuáles huiríamos?

“Los mercados emergentes han decepcionado al caer un 2% en el comienzo de año”

R. Aunque parece que persiste la incertidumbre en Italia, creemos que existen varias empresas internacionales fuertes que cotizan en los países de la periferia europea y que podrían generar buenos resultados el próximo año. Muchos valores se han vendido de manera indiscriminada simplemente porque los inversores han reducido su exposición a la región sin tener en cuenta el mix de negocio internacional de las compañías de estos países.

P. ¿Cuál es la presencia de España en sus fondos?

R. Contamos con una serie de empresas españolas en nuestra cartera, pero todas ellas tienen un modelo de negocio internacional, con poca exposición a los países del sur de Europa.

P. ¿Qué puntos fuertes y qué déficits encuentran para invertir en España?

“Los inversores han priorizado la seguridad sobre la rentabilidad”

R. Alberga un grupo muy fuerte de empresas multinacionales que son poco dependientes de la economía nacional. Muchas de estas empresas han sufrido una venta indiscriminada de sus títulos simplemente porque cotizan en España. Creemos que esta clase de ineficiencias brinda oportunidades. Por otro lado, las medidas de austeridad y la situación bancaria dejan a algunas empresas más dependientes de la economía nacional, en una posición vulnerable en cuanto a presiones sobre sus beneficios, lo que las hace menos atractivas en estos momentos.

P. ¿Hay compañías o sectores que nunca les han defraudado?

R. Aplicamos un enfoque pragmático para gestionar nuestros fondos, lo que nos ha permitido ofrecer rentabilidades positivas durante todos y cada uno de los últimos cinco años. Esto significa que no tenemos una preferencia particular por un estilo de gestión y que la valoración es una pieza clave de nuestro proceso. Constatamos que el mercado subestima el potencial de crecimiento de muchas compañías, especialmente aquellas expuestas a factores demográficos favorables y a regiones con perspectivas de mejora del nivel de vida.

P. ¿Qué busca hoy en día el inversor?

R. La mayor parte sigue adoptando un enfoque prudente por temor a que se produzcan nuevos acontecimientos que puedan deteriorar aún más la situación. Además, los bajos tipos han impulsado a muchos a buscar mayores rentabilidades. Esta búsqueda de ingresos, combinada con el temor a nuevas complicaciones, ha llevado a muchos inversores en Bolsa a comprar valores de consumo defensivos que presenten unos perfiles de beneficios y flujos de caja muy estables que les permitan pagar generosos dividendos. Las valoraciones de estos sectores se encuentran próximas a máximos históricos, lo que sugiere que es probable que se produzca cierto grado de rotación hacia otras áreas del mercado.

La ruptura del euro, “peor que un Lehman”

P. ¿Siguen resultando atractivos los emergentes europeos?

R. Cada vez resulta más importante identificar empresas individuales en lugar de un país concreto en un entorno de globalización. Actualmente, teniendo en cuenta las persistentes turbulencias en la eurozona, preferimos empresas en Europa Occidental, donde las valoraciones siguen siendo muy atractivas.

P. ¿Afectará la crisis de la eurozona a los países del Este?

R. Europa del Este no es inmune a la crisis de la eurozona si consideramos la importancia de los intercambios comerciales en la región. Además, cada país tiene sus propios problemas internos.

P. ¿Cómo valora las decisiones tomadas en Chipre?

R. La gestión del rescate de Chipre ha sido muy desafortunada e innecesaria. Aunque no existe ninguna solución exenta de complejidad, la idea inicial de que los chipriotas de a pie con depósitos inferiores a 100.000 euros pudieran perder los ahorros de toda una vida generó una gran inquietud y habría sentado un precedente extremadamente peligroso.

P. ¿Siguen temiendo una desintegración del euro?

R. En esta crisis hemos mantenido firmemente nuestra convicción de que no se produciría una ruptura. Las consecuencias serían mucho más graves que las de un evento de tipo Lehman en términos económicos y bancarios. Creemos que los inversores deberían hacer caso a Draghi cuando anunció que haría “todo lo que fuera necesario”.

Normas
Entra en El País para participar