Redes

Los pacientes se fían de los foros de internet

Los laboratorios vigilan la red para saber cómo influir en las decisiones de los enfermos, médicos y farmacéuticos

Los pacientes se fían de los foros de internet

Los ciudadanos consultan, y mucho, en internet sobre su salud. Pero no siempre buscan en los mejores sitios. Y es más, en muchas ocasiones se fían de foros públicos de poca credibilidad. "En el norte de Europa las búsquedas son más profesionales. Hablan más con sus enfermeras y buscan en sitios especializados. No se fían tanto de la opinión de los pacientes. En el sur es más social. Se fían más de la opinión de otros pacientes", cuenta Valentín Hernández, socio director de la consultora Guidance.

Esta empresa española ejerce como detective de todo lo que ocurre en internet. Gracias a su herramienta MyObserver puede recoger los contenidos que se generan y ordenarlos para sus clientes, empresas de todo tipo de sectores. También compañías farmacéuticas y algún laboratorio homeopático (es el caso de Boiron) la ha contratado para escuchar lo que dicen y demandan los pacientes en la red sobre enfermedades como diabetes, depresión, EPOC, esclerosis múltiple, gripe, colon irritable o alergias.

Los datos de Guidance reflejan que el 73% de los españoles consulta la red en temas de salud. El 42% recurre a foros, el 41% inicia su búsqueda en Google, el 27% confía en Wikipedia, el 18% busca en webs de noticias, los portales de laboratorios son únicamente visitados por el 18%, los de las asociaciones de pacientes por el 17% y los de los centros hospitalarios por el 15%, según datos del reciente estudio You share, you care, de MSL Group y Marco de Comunicación, en base a 1.200 consultados. Esta fiabilidad que los enfermos conceden a los comentarios de otras personas anónimas conlleva peligros. "Hay gente que se mete en cualquier tipo de sitios y se deja aconsejar por cualquiera. Hemos detectado que en enfermedades graves, como la esclerosis múltiple o la depresión, hay gente sin escrúpulos que ofrece soluciones mágicas", alerta Hernández.

Las empresas reciben una información muy valiosa de lo que piensan los ciudadanos sobre determinadas enfermedades: desde dónde buscan ayuda, con quién hablan, de qué conversan, qué buscan o qué medicamentos recomiendan. "Las compañías farmacéuticas no pueden publicitar sus productos para dirigirse a los pacientes. Así que crean grandes portales de información patrocinados sobre distintas enfermedades sin mencionar sus fármacos", explica el socio director de Guidance.

"Las compañías no pueden hacer publicidad, por lo que crean portales sobre enfermedades", explican en Guidance

Esta vigilancia, según Hernández, sirve a las compañías para elaborar contenidos y saber en qué lugares insertar referencias publicitarias. Pero también para otras cosas. "Las farmacéuticas, acostumbradas a un lenguaje más técnico, no saben cómo se expresan los pacientes. Así pueden construir un mejor mensaje de valor que trasladar a las oficinas de farmacia". No hay que olvidar que como los médicos recetan principalmente por principio activo, sin marca del medicamento, gran parte de la presión comercial se ha trasladado a las boticas.

Las compañías también patrocinan a médicos que dan opiniones en estos foros y webs especializadas, según Hernández. Y también ha aparecido la figura que se identifica como doctor y aconseja anónimamente, sin identificarse con nombre y apellidos, a los ciudadanos.

¿Y por qué se consulta en la red sobre la salud? El informe de MSL Group, proveedora de resultados deportivos o electorales, señala que el 30% de los enfermos opina que el médico no les informa lo suficiente y un 35% indica, asimismo, que el tiempo de consulta es insuficiente.

Guidance también analiza por cada patología cómo se comportan los enfermos en internet. En diabetes, "al ser una enfermedad socialmente aceptada", explican desde la compañía, los pacientes recurren principalmente a sites de organizaciones (asociaciones y fundaciones en su mayoría), en un 31,1%, a noticias de actualidad, medicina y salud (23,7%), a portales de información (18,1%), blogs (11%) y foros (7,4%). En esclerosis múltiple se repite bastante este patrón de comportamiento.

Sin embargo, en una enfermedad común como la gripe, son los sitios de noticias (38,2%) y los blogs (35,1%) los entornos más consultados. Finalmente, donde cambia este patrón es en el caso de la depresión. Se informan sobre todo en foros (37,2%), "donde la identificación no es necesaria". De hecho, los pacientes hablan de forma que no sean identificados sobre sus experiencias y buscan tratamientos, consecuencias de la enfermedad, causas y el tipo de ayuda que pueden recibir. Y también comentan cómo les han funcionado los fármacos y sus efectos secundarios.

Las ‘apps’ de salud, en la farmacia

La red también entra en el mundo del paciente a través de las aplicaciones móviles. Según datos ofrecidos en Infarma, un encuentro europeo de farmacia que se celebra en Barcelona, la posibilidad de que el médico y el farmacéutico prescriban a los enfermos estos programas está cada vez más próxima. "Actualmente hay más de 17.000 aplicaciones de salud disponibles, la mayoría con un coste para el usuario de unos 10 euros de media", asegura Bernat Guitart, director general de AppFutura.

Según datos de la distribuidora Cofares, el 70% de estas aplicaciones están dirigidas al paciente y el resto, a los profesionales. Informes como el Global mobile health market report destacan que en 2015 las usarán 500 millones de personas en todo el mundo.

Los médicos se ayudan de su móvil

El móvil es ya la principal herramienta que utilizan los médicos para buscar información que les ayude en su práctica clínica diaria. En Estados Unidos, el 43% de las consultas de información médica se han realizado desde un teléfono móvil, frente a un 27% del acceso por internet desde el ordenador, según datos de la empresa iDoctus. Esta compañía ha lanzado recientemente una aplicación como instrumento de ayuda en la toma de decisiones clínicas y que minimiza los fallos a la hora de prescribir la medicación. Esta aplicación ofrece una base de datos de medicamentos permanentemente actualizada para cerca de 600 patologías y un servicio de actualización científica con resúmenes de artículos relevantes.

Normas