Advierten que la matriculación en las carreras se desplomaría

Los ingenieros informáticos reclaman que la Ley de Servicios Profesionales incluya a su especialidad

Diversas proposiciones no de ley en los distintos Parlamentos Autonómicos, el Congreso y el Senado, han tenido en cuenta la importancia de esta profesión

De confirmarse el borrador que la deja fuera, se reduciría drásticamente el número de matriculaciones en las carreras que dan acceso a esta profesión, cuando la demanda de estos profesionales sigue en aumento

Tras las apariciones en distintos medios de un supuesto borrador del articulado del Proyecto de Ley de Servicios Profesionales y a la vista de que las profesiones de Ingeniería Técnica Informática e Ingeniería Informática pueden quedar fuera del reconocimiento profesional que merecen tras más de 25 años de estas profesiones en España, el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería Técnica en Informática (CONCITI), el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería en Informática (CCII), la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática (CODDII) y la Reunión de Estudiantes de Ingenierías Técnicas y Superiores en Informática (RITSI), alertan que esto supondría un agravio inaceptable respecto al resto de profesiones de ingeniería y de graves consecuencias.

“Hoy en día los sistemas informáticos gobiernan las comunicaciones, los sistemas de transporte, la maquinaria industrial, sanitaria o aeronáutica, los sistemas de abastecimiento de energía (luz, agua, gas), los sistemas de salud o judiciales, y tantos otros sistemas e infraestructuras críticas para el funcionamiento adecuado de un país, además de la propia seguridad y protección de datos personales asociados a dichos sistemas. Resulta incomprensible que los ingenieros formados para concebir, proyectar, desarrollar, desplegar y mantener estos sistemas (las tareas y actividades típicamente relacionadas con la ingeniería) no formen parte del mecanismo regulador que debe tener como objetivo principal el de aportar las máximas garantías a la sociedad en estos ámbitos, y en el que sí aparecen la totalidad del resto de Ingenierías.

El actual escenario normativo, en el que no existen responsabilidades sobre los proyectos de sistemas informáticos, está provocando ya importantes consecuencias económicas a las administraciones públicas y a las empresas por proyectos fallidos o duplicados, además de los riesgos sobre la seguridad y salud de las personas que puedan derivarse por los fallos en los mismos. Resulta incomprensible que un nuevo marco legal no aporte las garantías que impidan que se retroceda aún más en los índices de la Sociedad de la Información y que permita salvaguardar los intereses de todos los implicados en este tipo de proyectos.

De confirmarse el borrador, dejando fuera de las profesiones reconocidas como Ingenierías a la Ingeniería e Ingeniería Técnica en Informática, se produciría una drástica reducción en las matriculaciones en las titulaciones que dan acceso a estas profesiones, en detrimento de las que sí tienen dicho reconocimiento, precisamente cuando en Europa el nivel de demanda de estos profesionales está en continuo aumento (según la propia Comisión Europea, en 2015 serán necesarios más 700.000 puestos de trabajo en el ámbito de las Tecnologías de las Información). Esta falta de profesionales altamente cualificados provocará una gran merma en el crecimiento del sector tecnológico y de todos los demás sectores industriales que utilizan la informática como mecanismo productivo y de mejora de la eficiencia y competitividad, lo que además puede originar la fuga de profesionales experimentados a otros países al no ver reconocido en el suyo propio el ejercicio profesional, cosa que viene sucediendo de unos años a esta parte. España no puede permitirse arriesgar el futuro de su desarrollo digital aprobando este tipo de normativas.

Nuestros políticos no han sido ajenos a esta problemática, como así consta en las proposiciones no de ley presentadas o aprobadas hasta hoy en diferentes Parlamentos Autonómicos y en el Senado y el Congreso, muchas de ellas a iniciativa de los respectivos representantes del Partido Popular, entre las que se incluyen:

Senado: Moción por la que se insta al Gobierno a la adopción de determinadas medidas en relación con la regulación de la profesión de Ingeniero en Informática e Ingeniero Técnico en Informática. Grupo Parlamentario Popular. (Nº Expediente: 661/000112). 2008.

Senado: Moción por la que se insta al gobierno a legislar las atribuciones profesionales de los titulados universitarios en el ámbito de las Ingenierías en Informática. (Nº de expediente 661/000115). 2008.

Congreso: Proposición no de Ley sobre contenidos y competencias de la Ingeniería Informática. Presentada por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso (Nº de expediente 161/000260). 2008.

Grave agravio

Todas estas proposiciones quedan perfectamente resumidas en este párrafo: “Nos encontramos, por lo tanto, ante una situación única en el mundo que supone un grave agravio para nuestros informáticos. No existe ningún país desarrollado que tenga a una ingeniería como la informática con una participación tan importante en el desarrollo de la sociedad en una situación como la que se encuentra en nuestro país en estos momentos, provocando que muchos de nuestros mejores estudiantes acaben desarrollando su trabajo fuera de nuestros territorios.” Intervención del Grupo Popular. Diario de Sesiones del Senado. Comisión de Ciencia e Innovación, miércoles, 12 de noviembre de 2008.

Los representantes de los profesionales, comunidad académica y educativa exigen al gobierno un trato justo y ecuánime con respecto al resto de Ingenieros e Ingenieros técnicos, tanto a nivel profesional como universitario, que desarrolle y dignifique a la Ingeniería en Informática e Ingeniería Técnica en Informática como dos profesiones sólidas y con vistas al desarrollo presente y futuro del país.

Normas
Entra en EL PAÍS