América Saudita

En 2000, el gas de esquisto (shale gas) generaba un 1% de la producción de gas natural en EE.UU. En 2010 alcanzó un 20%. Con un ritmo de crecimiento anual del 4%, la producción de gas de esquisto en EE.UU. ha contribuido a que el gas natural cubra el 20% de la demanda energética actual y el 40% de la prevista para 2020. EE.UU. cuenta con 23,4 billones de metros cúbicos de reservas de gas de esquisto recuperables.

Además posee abundantes reservas de otros hidrocarburos gaseosos (gas de formaciones compactas y metano contenido en formaciones de carbón) y de crudos no convencionales como petróleo de esquistos, petróleo de formaciones compactas y arenas bituminosas. Las nuevas técnicas de extracción auguran una revolución energética. EE.UU. posee más de la mitad (entre 1,5 y 2,6 billones de barriles) del total de reservas mundiales de petróleo de esquisto (2,8 a 3,3 billones de barriles).

Canadá cuenta con unas reservas de crudos no convencionales superiores a las convencionales de Arabia Saudita. En Europa, los agraciados con reservas de gas de esquisto son Reino Unido, Holanda, Alemania, Francia, Polonia y Noruega. Mientras EE.UU. y otras potencias avanzan hacia la independencia energética, en Europa los inversores no cuentan con un marco regulatorio adecuado y se enfrentan a la resistencia del lobby verde.

La dependencia de la UE de energía extranjera es del 54%. Estamos divididos sobre la conveniencia de la energía nuclear y deslumbrados con unas energías renovables aún muy costosas. Haríamos bien en sumarnos a la revolución de los hidrocarburos no convencionales.

Comentarios

Hola Alexandre te recomendaria que vieras un documental sobre la extraccion de este tipo de hidrocarburos y sobre las tecnicas que emplean,el "fraking" o fractura hidraulica.Una vez visto me pregunto:a que precio la tan ansiada "independencia energetica"
Se me olvido,el documental se llama "GASLAND"puedes verlo en youtube
Normas